La Provincia
Domingo 24 de Enero de 2016

“Conductor designado” aporta al debate sobre la seguridad vial

La figura para que un chico no tome y maneje al regresar en grupo se impulsa en Concepción. Ya se aplica en bares de Nogoyá y Chajarí 

Daniel Caraffini/De la Redacción de UNO
Si bien la idea como propuesta vial tiene un par de años con algunas experiencias en el país, en los últimos meses y semanas comenzó a extenderse en distintas ciudades del país el denominado programa “conductor designado”, que básicamente plantea que en un grupo de amigos que sale en automóvil, se designe a uno de ellos con esa figura, para que no tome alcohol –tiene bebidas sin alcohol gratis toda la noche–, para que al regreso, pueda manejar.
Desde su puesta en vigencia, la idea abre polémicas, porque si bien es un aporte a la seguridad vial, por otro lado se da vía libre para que el resto de los chicos consuma libremente bebidas alcohólicas, cuando el mensaje, en todo caso, sería beber con moderación. Pero claro, ante un cambio cultural que demanda mucho tiempo –en el mejor de los casos– la alternativa asoma como acción válida, ante el grave panorama de siniestralidad vial existente, con jóvenes alcoholizados como involucrados .
Esta semana, en Concepción del Uruguay, los Consejos de la Juventud y de Participación Ciudadana del municipio presentaron ante el Concejo Deliberante, jóvenes y algunos representantes de sectores privados, un proyecto para su puesta en marcha. Se trata, se aclaró, de un programa de carácter voluntario tanto para las personas que deseen sumarse, como para los propietarios de locales nocturnos de la ciudad. 
Como se explicó, en la práctica consiste en que los locales que adhieren al programa, otorguen una pulsera de conductor designado a quien conduzca un vehículo e ingrese al local adherido con un grupo. El conductor designado tendrá consumo gratis de bebidas sin alcohol en el interior del local. Y además, si en uno de los controles de alcoholemia que se realizan en la ciudad ese conductor designado tiene como resultado 0% de alcohol en sangre, obtendrá beneficios como entradas gratuitas a los locales nocturnos.
En los últimos meses del año, hubo incipientes experiencias en localidades como Nogoyá y Chajarí.
En la ciudad del centro de la provincia,el intendente, Rafael Cavagna, dijo a UNO que en las Fiestas de fin de año –el 24 y 31 de diciembre– tuvo plena vigencia, “con un alto nivel de adhesión y  resultados muy satisfactorios”.
“Hay un trabajo muy importante de concientización, y lo vamos a seguir implementando. La consigna es manejar sin tomar alcohol”, manifestó el jefe comunal.
Allí funcionan dos boliches bailables: El Templo y La Barraca. En ocasión de las Fiestas, hubo una asistencia del orden de las 3.000 personas, que para la localidad significa un gran movimiento.
“Lo estamos tratando de implementar cuando hay espectáculos de gran magnitud, y la idea es darle continuidad los fines de semana”, explicó Cavagna, sobre la experiencia que se realiza sin una normativa legal, sino a partir del diálogo con los responsables de los boliches.
“Son políticas de prevención para bajar los siniestros viales, y en nuestro caso tuvo un muy buen impacto en las fiestas, con prácticamente nula accidentología, ya que solo hubo un motociclista lesionado de consideración, en la madrugada de Navidad”, precisó.   
En el caso de Chajarí, el intendente, Pedro Galimberti, indicó que en la ciudad lo implementa solo un boliche, pese a que son muchos más los que funcionan. El jefe comunal se distanció de la iniciativa: “Me parece buena como medida aislada, pero necesitamos más cosas.  Porque tiene también su costado negativo, de que una persona no tome, y el resto beba sin límites; ese podría pensarse también como mensaje”, consideró.
En cuanto a la tarea del Estado municipal, dijo que desde su asunción en diciembre se modificó el sentido de los operativos de tránsito. “Antes había de noche muchos controles de alcoholemia, con secuestro de rodados. Nosotros seguimos con el control, con mucha prevención, pero no llevamos ni motos ni rodados. Si encontramos a alguien que haya bebido alcohol y esté manejando, hacemos que maneje otro que esté en condiciones, que generalmente no pasa. Entonces hay que esperar hasta que pueda conducir. Pero no queremos trasladar  vehículos porque termina siendo costoso al municipio y se ocupan depósitos que colapsan”, explicó Galimberti.
Volviendo al caso del “conductor designado”, opinó que su gestión en Chajarí apunta a programas en escuelas para hacer prevención, “para que si salen no tomen, que si toman no conduzcan, o que haya alguno que no beba para poder manejar”.
“Durante la anterior gestión municipal las sanciones de tránsito eran fuertes, pero sin embargo ello tuvo efectos relativos, porque todos los fines de semana se seguía tomando igual y se llevaban autos y motos. Nosotros apostamos a iniciar un proceso de concientización, donde además haya sanción”, remarcó.
Tras reconocer que esos cambios de hábitos culturales llevan su tiempo y “no hay soluciones mágicas”, quiso dejar en claro que “cualquiera de las medidas de un gobierno, necesita el acompañamiento de la conducta de la gente. “El Estado no puede estar en todos lados; yo no creo en el Estado que te dice cuánto tenés que ganar, que perder, o qué hacer. Estamos tratando muchas veces que el Estado resuelva, pero puede controlar, sancionar y nada más. El 90% depende de la conducta de la gente”.

Datos
  • En Santa Fe, el caso más reconocido es en Esperanza. En la capital provincial hubo experiencias similares.
  • En Mendoza el programa está vigente mediante ley sancionada en 2013. Sin embargo, se pide a las comunas su adhesión.
  • En la provincia de Corrientes está comenzando a ponerse en marcha la experiencia.
  • En Santiago del Estero, la propuesta está siendo impulsada por la Defensoría del Pueblo.

Comentarios