Policiales
Martes 09 de Agosto de 2016

Condenaron a tres policias por apremios ilegales y vejaciones, pero no irán presos

En juicio abreviado, los funcionarios admitieron haber golpeado y sometido a vejaciones a dos hombres y una mujer, detenidos en mayo de 2015 en un camino entre La Picada y Villa Urquiza.

El Juez de Garantías Nº 3, doctor Humberto Franchi, condenó hoy a la pena de tres años de prisión e inhabilitación especial por el doble de ese tiempo al suboficial Gustavo Ramón Collaud y la cabo primero María Cecilia Depardón; y a dos años y medio de prisión e inhabilitación especial por el doble de ese lapso al sargento ayudante Raúl Taborda.


Las condenas se dieron en el marco de un juicio abreviado, en el que los funcionarios admitieron haber golpeado y sometido a vejaciones a dos hombres y una mujer, detenidos en un procedimiento realizado en mayo de 2015 en un camino entre La Picada y Villa Urquiza.


Collaud, Depardón y Taborda fueron reconocidos en rueda de personas por dos muchachos y una chica, que fueron detenidos el 25 de mayo del año pasado a las 19.50, en el marco de un operativo que realizaba la Policía en un camino vecinal de Paraná Campaña.


Los jóvenes denunciaron que fueron golpeados durante la detención y el traslado a la Comisaría de Villa Urquiza, como así también, la joven dijo que fue amenazada por los efectivos que le decían que la obligarían a mantener relaciones sexuales. Una vez en la comisaría, uno de los jóvenes fue desnudado, mojado y sometido a descargas eléctricas con una picana.


La Fiscal, doctora Patricia Yedro, señaló las pruebas obtenidas sobre el hecho y sobre la autoría de los tres funcionarios policiales, entre las que se destacaron las pericias médicas sobre las lesiones sufridas por los detenidos.


En el marco de un juicio abreviado, acordado por la Fiscal y el abogado defensor, doctor Marcos Rodríguez Allende, las partes convinieron esas penas de cumplimiento condicional, más la inhabilitación especial para portar armas, custodiar o trasladar detenidos, más la imposición de reglas de conductas, consistentes en fijar domicilio sin poder variarlo sin previa noticia al Juzgado, y abstenerse de realizar actos molestos o perturbadores contra las víctimas, por cualquier medios, por sí o por terceras personas.


Luego de explicar a los imputados los alcances y consecuencias del juicio abreviado, el juez de Garantías requirió de los acusados la confesión de los hechos narrados por la Fiscalía y la ratificación del acuerdo, a lo cual los tres respondieron que los hechos ocurrieron como indicó Yedro, y que ellos participaron.


La representante del Ministerio Público Fiscal indicó que las víctimas fueron informadas sobre lo convenido con la Defensa, y que manifestaron su conformidad.

Comentarios