Policiales
Lunes 06 de Junio de 2016

Condenaron a dos hermanos por narcomenudeo

Aceptaron cuatro años de prisión en un juicio abreviado. Están presos desde setiembre de 2014

Una denuncia disparó una investigación en la ciudad de Gualeguay sobre la venta de droga en el barrio Defensa Costera, en el año 2014. Aunque apuntaban a otro hombre, la pesquisa descubrió que eran dos hermanos los que se dedicaba al narcomenudeo de marihuana y cocaína en una vivienda de bulevar Barroetaveña. Claudio Raúl Smith, de 45 años, y Carina Lorena Smith, de 40, aceptaron cuatro años de prisión en un juicio abreviado.

La causa se inició ante la sospecha en la Policía de Gualeguay respecto de un sujeto que se encontraría comercializando estupefacientes en dicho barrio, y en las tareas de vigilancia se pudo observar la gran concurrencia de personas en vehículos que entraban por breves instantes y se retiraban. Luego se pudo constatar que el sospechado trasladó su actividad comercial fuera del barrio, a dos cuadras de su domicilio, en la casa de Claudio y Carina Smith. Las imágenes que registraron en filmaciones acreditaron el comercio de estupefacientes durante de agosto de 2014.

Así, el Juzgado Federal de Concepción del Uruguay ordenó allanamientos de varias viviendas, el día 19 de setiembre de ese año. En la casa de los hermanos hallaron dos bochitas con 2,5 gramos de cocaína, y 22 paquetes en forma rectangular los cuales arrojaron un peso total de 346 gramos de marihuana.

Los imputados, asistidos por el defensor oficial Mario Franchi, arribaron a un acuerdo de condena con el fiscal general José Ignacio Candioti, y el mismo fue presentado ante el Tribunal Oral Federal de Paraná. Los jueces Roberto López Arango, Lilia Carnero y Noemí Berros, analizaron las prueba de la causa y afirmaron en la sentencia que “no surgen dudas sobre la autoría y materialidad del hecho respecto de los imputados, quedando claramente demostrado que tanto Claudio como Carina Smith tuvieron en su poder el tóxico con la finalidad de comercializarlo”, al tiempo que descartaron que “lo detentaban para su propio consumo sino para ser vendido al menudeo”.

A su vez, entre las pruebas fundamentales se encontraban los mensajes de texto hallados en los celulares que les secuestraron a los acusados en el procedimiento, Según las pericias, en dos de los cinco teléfonos se observan manifestaciones referidas a la actividad ilícita, tales como: “Hola Loka perdona q te toda no tener un 100 que me aguantes??”, “Claudio si tenés para entregarme ahora avísame y voy, tiene que ser antes de las cinco, aunque sea la mitad de una”.

“Por todo ello -concluyeron los magistrados- no cabe duda que las dosis de droga fraccionadas iban a ser colocadas inmediatamente en la red de comercialización”.

Así, condenaron a los dos hermanos a cuatro años de prisión efectiva, que en el caso de la mujer es de cumplimiento en la modalidad domiciliaria. Al respecto, el defensor presentó documentación referida a cursos que realizó Claudio Smith en el establecimiento carcelario para que sean tenidos en cuenta por el Juzgado de Ejecución para el régimen progresivo de ejecución de la pena.

Por otro lado, Franchi solicitó que le sean devueltos los celulares secuestrados, a lo cual el fiscal expresó que se podían devolver aquellos que no se mencionen en los fundamentos del requerimiento de elevación de la causa a juicio, es decir, los que no contenían pruebas del delito que sí deberán ser decomisados, y así lo estableció el Tribunal en la sentencia.

Comentarios