Pais
Martes 10 de Noviembre de 2015

Condenaron a 24 años a un hombre que violaba a sus hijas y las obligaba a abortar

La Justicia de Catamarca condenó a 24 años de prisión a un hombre por haber obligado a abortar en varias oportunidades a sus dos hijas, a las que sometía sexualmente en forma continua.
El fallo que recayó sobre el hombre al que se en la provincia le confirieron el mote de "El Chacal" de Santa María, fue emitido por la Cámara Penal Número 3 en la capital provincial integrado por los jueces Cesar Soria, Rodrigo Morabito (subrogante) y Jorge Palacios.
Si bien el fiscal había pedido 28 años de prisión, los jueces resolvieron condenar al abusador a 24, además de ordenar que se le brinde asistencia psicológica y psiquiátrica, al igual que a las víctimas de los abusos, según la información difundida por el sitio del diario El Ancasti.
De acuerdo con los escalofriantes detalles del caso  que se ventilaron, el condenado llegó a obligar a abortar a una de sus hijas a tener siete abortos y los fetos resultantes eran entregados a los perros.
Además, se estableció que el hombre obligó a sus hijas a mantener relaciones con un asistente sanitario, a cambio de medicamentos abortivos.
Las jóvenes víctimas, que en el momento de las denuncias tenían 19 y 25 años, fueron abusadas desde temprana edad en el seno de una familia dedicada a la cría de llamas en un paraje rural cercano a la localidad de Santa María, en la zona catamarqueña de los Valles Calchaquíes.
La mayor de las jóvenes dijo ante los jueces que su padre comenzó a violarla cuando tenía siete años, en 1995,en el momento en el que cumplía sus labores en el campo, al cuidado de las llamas.
Sostuvo que su progenitor, para someterla, la golpeó y la amenazó con matar a su madre, y los continuos abusos se prolongaron en el tiempo.
El primer embarazo lo tuvo nueve años más tarde y tras ocho meses, su padre la colgó de una pieza, para que el bebé se golpeé contra el piso y muera.
Sin embargo, el pequeño nació, pero sólo sobrevivió unos cinco días, siempre de acuerdo con el relato de la joven.
Posteriormente, en los siguientes embarazos, su padre le daba inyecciones abortivas.
La otra joven también comenzó a ser violada, pero a los once años, hasta dos veces por semana y quedó embarazada a los 14.
El bebé nació, pero sólo vivió 15 días y ambas jóvenes huyeron de la casa, para años más tarde presentarse en la Justicia y denunciar a su monstruoso padre. 
Fuente: Noticias Argentinas. 

Comentarios