Policiales
Viernes 03 de Junio de 2016

Condenaron a 15 años de cárcel a un joven por degollar a su vecino

Fabián Humberto González, más conocido como “Peque”, reconoció haber sido el autor del brutal crimen de Hugo Alejo Martínez, quien fue hallado muerto el 10 de febrero en su casa del barrio Paraná XXVI de la capital provincial

La confianza le jugó una mala pasada a Hugo Alejo Martínez, que el 10 de febrero le abrió la puerta de su casa, en el barrio Paraná XXVI de la capital provincial, a un vecino que terminó siendo su verdugo. 

Las pruebas recolectadas por los fiscales Juan Malvasio y Santiago Brugo llevaron a la defensa de Fabián Humberto González, más conocido como Peque, a negociar una pena a través de un juicio abreviado. Así fue que ayer el juez Ricardo Bonazzola aceptó que el joven de 19 años cumpla 15 años de prisión efectiva por el delito de Homicidio en Ocasión de Robo.   

González, quien reconoció haber sido el autor del crimen, fue representado por el abogado Juan Carlos Rubio Pérez. Al parecer, el joven sabía que su vecino, que había  enviudado hacía poco tiempo, había cobrado una indemnización porque la empresa en la que trabajaba había cerrado sus puertas.  

***
Arrebatador 


Fabián Humberto González, un año antes de cometer el homicidio de Martínez, estuvo involucrado en un arrebato a una mujer. El 15 de setiembre de 2015, aproximadamente a las 12.30,  en el interior del colectivo de la Línea 8 de transporte público que transitaba por calle Santos Domínguez llegando a plaza España de Paraná, le arrebató el celular a una mujer y bajó corriendo del colectivo, siendo perseguido por particulares y finalmente aprehendido con el celular en su poder. Si bien este hecho fue tenido en cuenta en la negociación, el más grave de los delitos que cometió el joven fue el homicidio de Martínez. 

La madrugada del 10 de febrero,  Martínez estaba en su casa en barrio Paraná XXVI, calle Luz Vieira Méndez y Pacto Unión Nacional, cuando el imputado llegó a visitarlo. Una vez adentro González apuñaló a Martínez en el cuello y lo degolló. La víctima quedó tirada en casa. Mientras Martínez agonizaba, el procesado se apoderó de un microondas digital de color blanco, parlante consola de home theatre rectangular de color negro marca LG, un celular marca Nokia con teclado (similar al blackberry), un exprimidor metálico manual y un anillo con mesada de oro con las iniciales de la víctima. El acusado salió de la vivienda pensando que nadie lo había visto, pero no se percató de que por vivir en el barrio era muy fácil de reconocer. Fue así que la División Homicidios comenzó a trabajar y logró reunir pruebas. Entre ellas  secuestró parte del botín: el celular y el home theatre. Mientras que el chip del teléfono mencionado se encontró en el contenedor de basura ubicado en inmediaciones  sobre calle Poletti  al final y calle sin nombre del barrio 240 Viviendas,  del lugar donde fue aprehendido González.

“...sin perjuicio de la confesión de los hechos que realiza -como requisito procesal ineludible-  el imputado, a los fines de la procedencia del presente procedimiento abreviado, existen evidencias y/o elementos probatorios suficientes, de los cuales surge acreditado con grado de certeza la materialidad de los hechos investigados y la participación de  Fabián Humberto González en carácter de autor de los mismos”, reza el acta acuerdo firmada entre las partes y homologada por el juez.

González fue tan torpe que dejó huellas por varios lugares. Salió ensangrentado de la casa de Martínez sin percatarse de que lo habían visto. Pero un testimonio más que importante fue el del hombre que le dio cobijo al procesado, ya que contó que llegó a “las 5.30 a su domicilio sito en barrio 240 Viviendas,  debido a que mantiene una relación sentimental con su madre, cuando lo vio estaba con las manos ensangrentadas”.  El caso quedó cerrado, ya que el abreviado no permite Casación. 

Comentarios