Abuso a menores
Miércoles 16 de Noviembre de 2016

Condenan a un hombre por abusar de su hija durante ocho años

La Cámara del Crimen de Concepción del Uruguay condenó a un comerciante de Villaguay a 12 años de prisión, por abuso sexual contra su hija menor de edad y ordenó que permanezca en libertad hasta que la sentencia quede firme.


La cámara integrada por los jueces Alberto Seró, Mariano Sebastián Martínez y Alejandrina Herrero encontraron penalmente responsable del delito de abuso sexual con acceso carnal del enjuiciado, de las pruebas elevadas por la Fiscalía de Villaguay.


Además, el tribunal decidió aplicar un agravante por la condición de "ascendiente" que tenía el violador respecto a su víctima de corta edad, 13 años desde el inicio del delito.


Los jueces dispusieron además que el condenado continúe en libertad hasta que presente sentencia se torne ejecutable, al tiempo que ordenaron una serie de reglas de conducta, como la prohibición de acercarse a menos de 200 metros de la víctima.


Por la índole del delito no se dan a conocer nombres, ni detalles del caso.



La denuncia


La joven denunció a su propio padre por los abusos sexuales que venía sufriendo desde que era apenas una niña y hasta que, en 2011, pudo romper el vínculo, alejarse de su progenitor y comenzar a reconstruir su vida.


La sentencia fue posible gracias a un arduo trabajo de los Unidad Fiscal de Villaguay que logró sortear las dificultades que entrañaba recolectar las pruebas y recopiló material suficiente para que los jueces determinen la culpabilidad del ahora condenado nacido en Paraguay, propietario de un importante comercio de Villaguay.


Durante el juicio, que se desarrolló entre el 1º y el 7 de noviembre, se logró probar que el violador se valía de "la superioridad económica y de la relación de autoridad / jerárquica que tenía sobre su hija, haciendo uso de su vínculo paterno logro someter perversamente a la víctima, cosificarla y manipularla para lograr su cometido, todo esto se dio en un contexto intrafamiliar que perduro en el tiempo".


La víctima pudo expresar tanto en la denuncia como en la extensa declaración testimonial brindada en el juicio, cómo fueron evolucionando los abusos sexuales cometidos en su perjuicio durante esos 8 años; brindando detalles contextuales y vivenciales.


También fue contundente la pericial psicológica practicada a la víctima, y la explicación brindada de la misma en el Juicio por el Perito Oficial Licenciado Rafael Chappuis; quien se explayó sobre las secuelas que semejantes ataques producen en la víctima, como así también los costos que implicaron para la víctima el animarse a denunciar a su padre.


El profesional refirió que la víctima "debió realizar un mecanismo defensivo de disociación padre/pareja para poder sostener tan tremenda situación en el tiempo". Asimismo, refirió que la denuncia implicó para la víctima una asunción de pérdidas no sólo en lo psicológico, sino también en la ruptura parental familiar, en lo social y en lo económico, señalando que el mayor costo se da ni más ni menos con la baja como persona que debió realizar la víctima para poder romper con la relación incestuosa y superar una situación de abuso.


También fue muy claro en explicar y fundamentar por qué la víctima tardó cuatro años en poder efectuar la denuncia, a raíz de la dificultad de elaboración y poder poner en palabras estos hechos aberrantes. También manifestó que los hechos dejaron "una huella traumática en el normal desarrollo de la sexualidad".


Además del psicólogo, prestaron declaraciones testimoniales varios testigos, a los que se sumaron las pruebas introducidas en el debate, como la sólida intervención de las profesionales del Equipo Técnico Interdisciplinario del Juzgado de Familia y Penal de Menores y de la Asistente Social del Poder Judicial de ésta Jurisdicción, que permitieron ir recontruyendo los dichos de la víctima y posibilitaron al Tribunal arribar a la condena.


Fuente: Noticias Villaguay

Comentarios