Pais
Sábado 25 de Julio de 2015

Condenan a siete años a un kinesiólogo por abuso a un niño discapacitado

El viernes a mediodía en los tribunales de San Isidro se dio a conocer la decisión de los jueces del Tribunal Oral en lo Criminal N° 3 Marcelo García Helguera, Verónica Di Tomasso y Raúl Luchelli Ramos.

La Justicia condenó a siete años y medio de prisión a un kinesiólogo acusado de violar a un nene de tres años con síndrome de Down al que debía cuidar. A la hora de la lectura del fallo no estuvo presente el imputado, Pablo Rubén Torres, quien se quedó en la cárcel donde cumple prisión.

Pero como para los familiares del nene la condena fue poca, hubo gritos e insultos y promesas de apelar ante el Tribunal de Casación bonaerense.

Todo sucedió ayer a mediodía en los tribunales de San Isidro, cuando se dio a conocer la decisión de los jueces del Tribunal Oral en lo Criminal N° 3 Marcelo García Helguera, Verónica Di Tomasso y Raúl Luchelli Ramos.

"Fue indignante. Los jueces ni aparecieron y mandaron un auxiliar. El acusado no estaba y el abogado tampoco. Mi esposa, mi abogado y yo escuchamos que le dieron siete años y medio, que fue un fallo unánime y que lo inhabilitaron para ejercer, pero que le quitaron el agravante de la guarda y por eso le dieron una pena menor", dijo Diego Hernández, el padre de la víctima.

Hernández aseguró que irán a Casación porque "este hombre sale en cinco años y vuelve a atacar, porque los perversos son así y no podemos permitir eso".

"Estoy devastado y voy a seguir peleando. Apenas escuchamos la sentencia tuvimos que salir a calmar a la gente que nos acompañó en esto porque estaban indignados", afirmó.

La fiscalía había pedido 16 años de prisión por "abuso sexual con acceso carnal agravado por tener la guarda" de la víctima, mientras que la querella, a cargo del abogado José Vera, solicitó la pena de 19 años y 10 meses.

El caso ocurrió en octubre de 2013, en un instituto donde el menor, a partir de los tres años y tras haber sido operado del corazón, comenzó a quedarse solo con un terapeuta, sin la presencia de los papás.

Los padres denunciaron que el 31 de octubre Torres habría llevado al menor a un consultorio diferente al habitual y que el nene salió llorando, tras lo cual tras ser revisado en su casa fue llevado a una clínica, donde se indicó que tenía lesiones anales.

Comentarios