Policiales
Jueves 08 de Enero de 2015

Condenado por asesinar al hijastro, casi mata a su novia

Un hombre gozaba de la libertad condicional por matar al hijo de su pareja en Feliciano en 2005. El domingo intentó degollar a su novia en Paraná. Ahora quedó detenido, pero en su domicilio

Antonio Gamarra demostró ser un hombre violento, cuando consume alcohol en exceso y tiene un cuchillo al alcance de la mano. En 2005 asesinó al hijastro de una puñalada en el pecho en la ciudad de Feliciano, al discutir por un fernet. Lo condenaron a nueve años de prisión, pero ya quedó libre y se puso de novio: el domingo intentó degollar a la mujer en su casa de Paraná, quien quedó internada en el hospital San Martín con una herida de arma blanca en el cuello.

 

Fue detenido luego de este último episodio y ayer se realizó la audiencia en Tribunales, donde el fiscal de la Unidad de Violencia de Género, Leandro Dato, formuló cargos por Tentativa de homicidio agravado y solicitó la prisión preventiva para el hombre, de 70 años. El juez de Garantías Ricardo Bonazzola decidió, como pidió la defensa oficial, que Gamarra quede preso por 30 días, pero en su vivienda de calle Pedro Martínez y Miguel David.

 


Al parecer, Gamarra y la víctima, de 42 años, hace un par de meses iniciaron una relación de noviazgo. No se registraron denuncias por episodios de violencia anteriormente. Según la investigación del hecho, fue entre las 3 y las 4 del domingo, cuando la mujer estaba en la casa del hombre y decidió retirarse hacia su vivienda. Pero Gamarra no la dejó, como si se tratara de su propiedad pretendía que se quedara con él. Ofuscado, tomó un cuchillo y le produjo un corte en el cuello.

 


La mujer recibió auxilio y la llevaron al hospital, donde los médicos la asistieron y constataron la herida de arma blanca en un lado cuello, que le podría haber costado la vida. Se salvó por centímetros. La víctima sigue internada en el nosocomio, fuera de peligro.

 


En la casa no había otras personas que pudieran atestiguar acerca de lo sucedido, aunque existe la declaración de la víctima al respecto, y podrían declarar también las personas que la asistieron a quienes la mujer les habría contado lo que le pasó.

 


Gamarra quedó detenido en la Alcaidía hasta ayer, y ahora goza de la prisión domiciliaria por el período de 30 días debido a que ya tiene 70 años, aunque con severas restricciones impuestas por el juez. Quedó imputado por Tentativa de homicidio agravado por el vínculo y por mediar violencia de género provisoriamente hasta tanto avance la investigación de la Fiscalía.

 


Ahora se esperan los resultados de pericias, como del cuchillo secuestrado en la casa del agresor, así como el análisis de la historia clínica de la mujer y los informes médico forenses para determinar las características de las lesiones y el ataque.

 

 

 

Una pena liviana

 


El hombre de 70 años está libre, porque ya cumplió los dos tercios de la condena a nueve años de prisión por asesinar al hijastro en Feliciano.

 


Fue al mediodía del 31 de octubre de 2005, cuando Antonio Gamarra llegó ebrio a la vivienda de calle La Rioja de la ciudad del norte entrerriano consumiendo fernet. Allí se encontraba el hijo de su pareja, de 17 años, a quien había criado desde los 8.

 


Una aparente discusión por quién compraba la siguiente botella desencajó a Gamarra, quien agarró un cuchillo y se lo clavó al adolescente Daniel Oliva en el estómago. La víctima murió en el acto.

 


En el juicio desarrollado en 2007 en Paraná el hombre intentó defenderse con una presunta inconsciencia debido a la ingesta de alcohol al momento del ataque. Sin embargo, los jueces no le creyeron y lo condenaron a nueve años de prisión.

 

 

Comentarios