A Fondo
Domingo 03 de Enero de 2016

Con una mirada diferente

Hoy por Hoy. Opinión.


Lautaro López/De la Redacción de UNO
llopez@uno.com.ar


Comenzó un nuevo año, con muchas expectativas e ilusiones por seguir comprometido con las metas que uno tiene. Con el deseo de continuar cumpliendo con las obligaciones y prolongar el crecimiento en la labor de uno. Levanté la copa por todos ustedes, pero apuntando al norte entrerriano por la realidad que sacude a todo el Litoral argentino que vive unas de las inundaciones más grandes de su historia, el río Uruguay dejó varias ciudades entrerrianas bajo agua. Concordia, con más de 10.000 evacuados que siguen esperando que la naturaleza deje de pasar factura a los desmanes humanos, deforestaciones, trabajos mal realizados, faltas de contención en la riberas, entre otras cosas. 
El año nuevo llegó con buenas noticias, el río bajó seis centímetros y se espera que siga disminuyendo. La página Web de este medio, dio a conocer que el río Uruguay, en Concordia, se ubica en 15,80 metros, luego de mantenerse por más de dos días estacionado en 15,86. Las personas que fueron evacuadas, sin pronósticos de lluvias, pero mirando de reojo qué pasará con el tiempo en los próximos días, empiezan a planificar el retorno a sus hogares. La Capital Nacional del Citrus es la más afectada, pero el alivio llegó gracias a las buenas condiciones climáticas con las que comenzó el 2016. Muchos profesionales nacidos en Concordia, jugadores, técnicos, etc, hicieron campaña para ayudar a los damnificados, recibiendo donaciones y entregándolas en los distintos lugares.
Desde el primer momento se buscó distribuir todas las donaciones planificando todo para que lleguen en forma equitativa a todos los afectados. De ahora en más, todo tendrá que ser con una mirada diferente, empezar a planear cuáles serán las soluciones para los ciudadanos de Concordia y otras ciudades entrerrianas que se encuentran afectadas por las inundaciones. Qué tipo de obras se desarrollarán y qué ayuda recibirá cada familia que se quedó sin nada. El 2016 para ellos arrancó de la peor manera, sin poder disfrutar del nuevo año y seguramente levantaron su copa al cielo pidiendo que se terminen las lluvias y que el agua empiece a bajar, los mismo pide uno por los hermanos entrerrianos que aún tienen incertidumbre de cuándo se va a terminar con la odisea que comenzó a mediados de diciembre.

Comentarios