La Provincia
Viernes 20 de Noviembre de 2015

Con nuevos semáforos céntricos en Paraná ganaron los peatones

Los equipos semafóricos ya funcionan. Cruzar a pie es más seguro, pero se atoran los autos en las esquinas y el tránsito se complica

Comenzaron a funcionar, desde esta semana, los nuevos semáforos en el microcentro de Paraná. Los equipos están interconectados y si bien no es fácil lograr la onda verde por diversos aspectos, las posibilidad de cruzar las esquinas para los peatones marca la diferencia.

Con solo pararse uno segundos frente a los nuevos semáforos instalados, se advierte enseguida que madres con coches de niños, adultos mayores o el peatón en general, solo esperan unos 38 segundos, el rojo se prende, y se puede cruzar sin dificultad. Antes no era tan fácil y muy pocos conductores reparaban en quienes estaban parados en las esquinas. Eso cambió, pero como contrapartida surgieron dificultades para los conductores.

En la capital provincial hay 90 esquinas semaforizadas y sincronizadas, son nueve los equipos ya instalados y faltan tres más, según lo que había sido informado oportunamente por la Municipalidad. La red está calibrada por computadora y el objetivo es evitar un caos tal que haga más imposible la circulación del tránsito local. Durante más de un mes, los nuevos semáforos solo destellaron amarillo para acostumbrar de su presencia a los conductores.

En Buenos Aires-Pellegrini ya hay uno instalado en la intersección con Urquiza; en San Juan-9 de Julio desde La Paz hasta Gualeguaychú hay cinco; uno en Monte Caseros y Alem y otro en Monte Caseros y Gualeguaychú; y uno más en Alem y Belgrano. Hoy, los nueve ya funcionan. 

Alem, la más difícil

Cualquiera de los semáforos de Alem, desde el verde hasta el rojo duran, 38 segundos cada uno. Eso permite que quienes estén parados en las esquinas, puedan cruzar sin problemas. Solo hay que esperar un poco, pero desde esta semana la diferencia se nota. Pudo observarse que algunos conductores al encontrarse con el semáforo apuraron el paso y cruzaron en rojo, al menos en las primeras horas de funcionamiento de los semáforos. Hay inspectores en el corredor, que con paciencia, comenzaron a ordenar esta situación. 

Los equipos están sincronizados para la onda verde y un fluir vehicular lento, pero constante. De todos modos, atravesar Alem a lo largo sin detenerse en el rojo no siempre se logra y surgieron dificultades complejas. 

UNO constató que si un auto se detiene frente al semáforo Alem y Peatonal San Martín, no logrará atravesar todo el largo sin volver a detenerse en una esquina. Eso ocurre, en principio y por la observación realizada, por varios aspectos. Por un lado, el ancho de Alem permite dos carriles de circulación: mano derecha e izquierda. Pero atraviesan esta calle siete líneas de colectivos que tienen sus paradas. Al frenar y cargar pasajeros se pierde una de ellas y el flujo vehicular se reduce a la mitad.  A eso habrá que sumar que todavía hay quienes estacionan en esta zona y perjudican el avance de los autos y ni que hablar si alguno estaciona aunque sea por algunos segundos en doble fila.

El otro problema se da en dos esquinas: Alem y Monte Caseros y Alem y 9 de julio. La cola de autos que se forma en las perpendiculares es tan larga que no se alcanza a doblar cuando el semáforo da verde. Se arman filas detrás del semáforo que en horas pico cuesta desagotar. Entonces, quienes conducen por Alem en el carril izquierdo y quieren doblar en Monte Caseros no pueden hacerlo y queda varado. Pero también, quienes conducen por el carril derecho deben esperar el avance de los colectivos que tienen sus paradas. El lado del problema para doblar se invierte en 9 de Julio y también genera demoras. 

Desde el verde en Alem y Peatonal hasta atravesar el último semáforo solo hay una demora de dos minutos y 56 segundos  –cronometrados– y a velocidad legal y reglamentaria, pero siempre que no sea hora pico. 

Para realizar esas cuatro cuadras, en el horario de mayor circulación, el tiempo, al menos, se duplica o triplica según el horario. 

La principal calle para salir del centro de Paraná no es Alem, sino Carbó con su onda verde, pero el uso y la costumbre la han vuelto una de las más utilizadas. 

Buenos Aires

Los semáforos de Buenos Aires y Urquiza tiene un ciclo total, desde el verde en uno de ellos hasta el rojo en el otro, de un minuto y 28 segundos. Sin embargo, al no estar instalado aún el semáforo en Pellegrini y España, es necesario que un inspector esté en esa esquina porque sino la fila de congestión se hace tan larga que supera la distancia de 100 metros y quedan autos colgados en Buenos Aires-Pellegrini y no permite el cruce de Urquiza cuando a los conductores de esa calle le da el verde del semáforo.

Ante todo, habrá que tener paciencia hasta que terminen de calibrarse los equipos, pero habrá que advertir, que quienes ganaron con el funcionamiento de los semáforos han sido los peatones, que pase lo que pase, solo esperan poco más de medio minuto y pueden cruzar con más seguridad.

* Número:  38 son los segundos que debe esperar como máximo un peatón que quiere cruzar por alguna de las esquinas de Alem. Los nuevos semáforos  comenzaron a funcionar esta semana. 

Comentarios