Policiales
Martes 11 de Agosto de 2015

Con más emociones que pruebas comenzó el juicio contra Bressan

Caso Priscila. En la primera jornada del juicio contra el joven de San Benito, familiares de la víctima recordaron sus últimas horas. También declaró el periodista Lucas Carrasco sobre su hipótesis que incrimina al intendente Vázquez

José Amado / De la Redacción de UNO
jamado@uno.com.ar


Los familiares y amigos de Priscila Hartman revivieron los momentos más duros de sus vidas en el juicio contra el acusado de su asesinato, Facundo Bressan. En las declaraciones testimoniales, la madre, el hermano y los tíos de la joven que tenía 22 años cuando murió el 24 de octubre de 2014, recordaron la última vez que la vieron con vida y las horas de búsqueda desesperada cuando estaba desaparecida. También aportaron datos sobre el vínculo y el encuentro de Priscila con el imputado. El último en declarar en la primera jornada del debate fue el periodista Lucas Carrasco, quien barajó su hipótesis sobre la participación del intendente de San Benito Ángel Vázquez en el homicidio y las características mafiosas del mismo.

Carina Hartman, mamá de Priscila, contó que la última vez que vio a su hija fue la noche del 23 de octubre a las 23.30, cuando se bañó y se fue en la moto del padre. Al día siguiente se levantó para ir a trabajar y se preocupó porque no estaba y tampoco contestaba las llamadas y mensajes, pese a que siempre avisaba si se quedaba a dormir en otro lado y siempre le atendía el celular. Carina contó cómo fueron las horas de búsqueda llamando a las amigas de Priscila, al exnovio, a sus familiares para pedir ayuda. Así llegan a “un tal Facu Bressan de San Benito” y la denuncia de la desaparición en la Fiscalía.

“Mi hija era una persona amorosa, muy dulce, era mi compañera, en nuestra familia era la alegría, siempre nos quería a todos juntos, era especial, muy buena amiga, amaba a los niños y los animales, era nuestra alegría”, dijo Carina en un mar de lágrimas.

Ariel Hartman, uno de los tíos de la víctima, tiene un negocio de fotocopias en calle Urquiza, donde trabajaba su sobrina. Recordó que aquel jueves 23 de octubre Priscila estuvo todo el día mandándose mensajes con alguien, y a la noche cuando la llevaba a su casa miró el celular y pudo leer el contacto: “Facu B” con tres corazones. Poco antes de la medianoche, la chica pasó por su casa en la moto para pedirle el celular y le dijo que se iba a la casa de unas amigas. “Cuidate, nos vemos mañana”, le pidió. “Sí, tío”, contestó Priscila.

Otro tío de la víctima que declaró ayer es Cristian Hartman, militar que vive en Colonia Avellaneda, quien se encargó de ubicar a Bressan en su casa de San Benito cuando su hermana le pasó el dato de que podría haber estado con él. El joven lo atendió y se sorprendió cuando le preguntó por Priscila, pero le dijo que hacía como tres meses que no la veía. El testigo recordó también que mientras averiguaban dónde podría estar su sobrina, se habían nombrado a otros dos jóvenes, pero los caminos condujeron a Bressan.

Alan Arredondo, hermano de Priscila, contó que conocía al acusado a través de otros conocidos. El sábado 25, cuando todavía la chica no aparecía, Bressan lo llamó para preguntarle si tenían novedades y porqué lo estaban buscando a él. A los 20 minutos lo volvió a llamar para decirle que tenía un casco y un celular que podrían ser de Priscila. Le mandó las fotos por wathsapp y Alan los reconoció. El imputado le dijo que un muchacho de San Benito se los vendió como robados.

Sobre una fiesta de cumpleaños que se hizo la noche y madrugada que Priscila desapareció, en el Club Palermo, los testigos contaron que la habían invitado pero ella dijo que no iba a ir porque estaba cansada. Incluso afirmaron que nadie la vio en ningún momento en el club del barrio Rocamora.

Las hipótesis

En el alegato de apertura, el fiscal Juan Malvasio, quien lleva adelante la acusación pública junto a Álvaro Piérola,  dijo: “Vamos a demostrar que Bressan pactó un encuentro con Priscila Hartman en el domicilio de calle Yrigoyen de San Benito. Que abusó sexualmente de la víctima para luego provocarle sufrimientos innecesarios previo a darle muerte mediante la colocación de un guante en su cavidad bucal. Probaremos que la víctima fue hallada tapada con una vegetación el 25 de octubre de 2014 en un campo propiedad de un tío de Facundo Bressan, arrendado por el padre del imputado. Por último probaremos que la moto, el casco y el teléfono de Priscila fueron comercializados por Bressan desde el momento que pactó el encuentro con ella y que luego de darle muerte los ofreció a su círculo más íntimo. Sin dudas es un hecho trágico que le ha provocado un daño irreparable  a la familia y amigos de Priscila, que ha movilizado a la ciudadanía paranaense. Estamos convencidos de que Facundo Bressan es responsable y pediremos la pena de prisión perpetua”. El querellante Marcos Rodríguez Allende adhirió a este planteo.

Los defensores Miguel Cullen y Guillermo Vartorelli dieron a conocer su hipótesis: “Tan atroz es el crimen que debe contarse con la más absoluta de las certezas para endilgar la autoría. Esta defensa ha aportado sin que sea su deber todas las hipótesis a esta causa y no han sido tenidas en cuenta. Vamos a probar que aquella prueba que aparece como de cargo, termina siendo la demostración que el estado de inocencia que goza Facundo Bressan no puede ser quebrantado. Desgraciadamente estamos convencidos de que hay un autor de tan macabro hecho que estará mirando este juicio por televisión. No existe prueba que permita tan siquiera inferir que existió un abuso sexual. Probaremos que Bressan es víctima de un sistema que deberíamos revisar, que ha puesto en manos de una acusación una sola línea de hipótesis que cierre definitivamente y que lleve paz a la ciudadanía aún a costa de someter a un proceso a un sujeto ajeno al hecho que se investiga”.

Las hipótesis del periodista Lucas Carrasco



El periodista director del sitio web Noticias Entre Ríos, Lucas Carrasco, declaró en el juicio sobre varias publicaciones en dicho medio sobre el caso, que difundieron una hipótesis e información que incrimina en el crimen de Priscila Hartman al intendente de San Benito, Ángel Vázquez. Por ejemplo, que la Policía había detenido a un chico de 16 años y lo torturó para que se inculpara en el caso de Priscila. También sobre una “fiesta narco” en Villa Mabel en la que habrían estado la víctima y el intendente. Desarrolló el episodio en que Vázquez llega al hospital San Martín con cortes en los brazos (que podrían ser lesiones defensivas), donde se identifica con un nombre falso pero luego esas actas se perdieron. “Como periodista para mí ahí hay algo que investigar, mínimo”, aseguró. Además, le llamó la atención que el intendente al otro día haya lavado su auto con la lesión en el brazo, teniendo chofer particular y empleada doméstica.

Carrasco hizo un análisis criminológico sobre el homicidio para concluir que “Bressan no mata ni una mosca”, comparando con la “capacidad delictiva” de quien lo llevó adelante, cuyas características además no son las de un femicidio sino de un crimen mafioso como de los narcotraficantes de México o Colombia, ya que por ejemplo el guante en la boca sería un mensaje para que nadie hable. Por último, Carrasco aseguró: “Tengo el convencimiento y sé que Ángel Vázquez está vinculado al homicidio de Priscila”.
 

Comentarios