La Provincia
Domingo 09 de Agosto de 2015

Con la nueva ley, se podrá dar un salto tecnológico en Entre Ríos

La Ley 10.383 legisla y habilita instalación de antenas, con criterios de cuidado ambiental y de salud. Permitirá la inversión empresaria

“Sin antenas no hay servicios de telefonía, de Internet, de radio, de televisión; es una ecuación unívoca”, sostuvo Héctor Benavídez, presidente de la comisión de Ingenieros Electrónicos y de Telecomunicaciones, del Colegio de Ingenieros Especialistas de Entre Ríos. Y la referencia es reiterativa en los últimos años: es que por un lado, la ciudadanía se opone a la instalación de antenas ante la convicción que sus radiaciones generan daño a la salud; pero al mismo tiempo, los servicios de telecomunicaciones –particularmente de telefonía e internet–, cargan con las mayores críticas por sus falencias en la calidad de las prestaciones.

Un paso que puede servir para superar esta situación es la reciente sanción de la Ley 10.383, que regula la instalación de antenas de telefonía, internet inalámbrico, radiodifusión, televisión, voz y datos, entre otros servicios que requieren el uso de estructuras de comunicación.

La nueva norma debatida por técnicos y vecinos, y posteriormente analizada y sancionada en la Legislatura provincial, habilitará la exigida inversión empresaria para cobrar por un servicio, que actualmente no se presta con la calidad que se requiere. Se trata de un nuevo marco normativo, al que deberá adherir cada municipio: actualmente, muchas ciudades poseen ordenanzas propias, en las que aún rigen prohibiciones desde hace varios años, en relación a la posibilidad de habilitar nuevas antenas. Ello torna inviable la sustentabilidad de un sistema interconectado.

Según contó Benavídez a UNO, actualmente las empresas no tienen declaradas estructuras y lugares que cubren con señal. “Hay infraestructura no declarada ni controlada”, sostuvo. Y si bien justamente no hay información sobre ello, se estima que podrían estar llegando a 900, diseminadas por distintos sectores urbanos e incluso, en casos, compartiendo las empresas una misma estructura. A diferencia de lo que pasaba hace 10 años, hay estructuras de distinto porte, ya que con el avance tecnológico ya no resultan imprescindibles armazones dantescas a grandes alturas.

“El cuadro de situación en la provincia es complicado, porque hoy por hoy hay muchos puntos oscuros –sin señal– que no se cubren en la provincia y la idea es avanzar en eso para que haya una buena prestación de servicio, en base a la nueva tecnología que viene de 4G y la ampliación de las 3G que harán las empresas en toda la provincia”, sostuvo el ingeniero.

La nueva ley consta de 42 artículos. Pero los puntos más salientes son la creación de un registro de estructuras, para identificar a cada una de las existentes, con sus respectivos dueños (empresas), con el propósito de poder fijar la responsabilidad social, en caso de que surja un daño o inconveniente, explicó el profesional, que fue uno de los integrantes de la comisión que debatió el proyecto de ley, junto con distintos actores públicos y privados.

“A partir de ahí se podrán ver y analizar los puntos oscuros donde no hay señal, y así trabajar en colocación o reubicación de antenas, habilitadas en forma correcta y controladas por profesionales”, aportó.

Para Benavídez, a diferencia de lo que ocurría años atrás, los nuevos soportes “no son como uno estaba acostumbrado; las nuevas tecnologías usan equipos más pequeños, que se pueden diseminar en distintos tipos de portes, y que permitirán mejorar el funcionamiento de los servicios de telecomunicaciones”.

El propósito legislativo de la nueva norma recientemente sancionada, apunta a que se uniformen los criterios técnicos en la provincia, que permitan resolver la disparidad de realidades existentes en cada municipio, bajo los lineamientos exigidos por la Organización Mundial de la Salud.

“El interés principal de la Ley   10.383 es preservar la seguridad y salud de las personas”, remarcó Benavídez. Según el ingeniero, la conformación de la nueva ley “es modelo” para otras provincias que aún no tienen legislación. Además de técnicos, profesionales, funcionarios, empresas y vecinos, se contó con la colaboración de organismos competentes del gobierno nacional. “El Colegio de Ingenieros Especialistas de Entre Ríos incorporó profesionales relacionados a la temática; se apunta a que ciudadanos e ingenieros estén en estrecha relación. Y que profesionales de cada zona participen en el control y fiscalización de estas estructuras, lo que dará tranquilidad a los vecinos que lo que se cumple está dentro de las normas legisladas”, agregó.

La legislación fue autoría del Poder Ejecutivo Provincial. Y considera estructuras soporte de sistemas de radiocomunicaciones, a toda infraestructura montada a nivel de suelo o sobre edificaciones existentes necesaria para soportar sistemas de radiocomunicaciones. En tanto, denomina “antenas” a todos aquellos elementos específicos destinados a la transmisión y recepción de ondas electromagnéticas de radiocomunicaciones, y define como “infraestructuras relacionadas” a aquellos elementos auxiliares que cumplan funciones que permitan el funcionamiento del sistema.

Escalada de consumo sin infraestructura

Para la aplicación de la norma, el Ejecutivo Provincial deberá crear un cuerpo de inspectores para constatar el efectivo cumplimiento de la norma y coordinar medidas con los municipios.

“El ensanchamiento social de las telecomunicaciones exige un permanente perfeccionamiento. A la escalada en cantidad de ‘aparatos’, se le debe sumar la permanente y sistemática incorporación de nuevas prestaciones en los mismos. O sea, los teléfonos móviles han dejado de ser meros dispositivos para uso en comunicación telefónica y mensajes de texto, para transformarse, y masificarse, en la conectividad de internet con todo lo que esto implica; desde el mayor transporte diario de datos al intenso acceso de incontables redes sociales; desde su utilización como herramienta informativa general, hasta el uso como sistema de posicionamiento”, fundamenta la norma aprobada.

“Este salto tecnológico, en su evolución permanente, sin embargo no ha sido acompañado con el despliegue en infraestructura que requiere el mejor funcionamiento de los servicios” y sostiene que “es pública y notoria la deficiencia de esto: como ejemplo puede mencionarse casi la imposibilidad de brindar el servicio de 4G con la infraestructura existente en Entre Ríos”, remarca.

La situación actual de impedimento de inversiones en infraestructura, llevó a que las empresas aduzcan –ante los cuestionamientos y exigencias de mejoras del servicio– la imposibilidad de actuar ante las medidas restrictivas a estas obras, que en algunos municipios rigen desde hace más de 10 años.

Detalles de la noticia

* 900 - La cantidad estimada de estructuras de todo tipo en la provincia, para telefonía, internet inalámbrica, radio, televisión, sistemas de voz y datos. La mayoría de ellas no está declarada ni controlada.

* Con una única normativa, se regula la disparidad de legislaciones locales existentes en la provincia.

* De todos modos, hasta tanto cada municipio no adhiera a la nueva ley, seguirá en vigencia la ordenanza local.

* La Ley 10.383 apunta a preservar la salud de la población, adoptando los criterios técnicos nacionales e internacionales exigidos a las empresas, pero al mismo tiempo busca hacer sustentable el desarrollo de las tecnologías de telecomunicaciones.

Comentarios