Ovacion
Lunes 14 de Diciembre de 2015

Con la experiencia sumó su segundo título

Omar Martínez a los 49 años se convirtió en el piloto más longevo en ganar un campeonato de Turismo Carretera.  

José Luis Ballesteros / Ovación
jballesteros@uno.com.ar

  
Las lágrimas tras las primeras declaraciones y el sinceramiento en su pura expresión, fue lo que dejó ante todo el país fierrero, que se trató de un campeón más que merecido. Dueño de un temple absoluto y con un auto que demostró regularidad desde la mitad de campeonato hacia adelante, el Gurí llegó a su segunda corona dentro de la categoría más popular del país.

Más de 60 mil personas llegaron ayer al autódromo Roberto Mouras de La Plata para observar la última fecha del Turismo Carretera. Como hace once años atrás y en el mismo escenario, el Gurí tuvo un fin de semana perfecto para llegar a la cúspide del deporte motor nacional. A los 49 años se puede decir que valió la experiencia, porque hace dos años su final estaba marcado dentro del automovilismo, pero fiel a su estilo y gracias al acompañamiento de su familia se decidió a seguir en actividad y ayer tuvo su premio. Además, se convirtió en el piloto más longevo en consagrarse dentro del TC.

Ganó el automovilismo porque hasta el mismo Guillermo Ortelli, acaso ‘su’ rival de toda la vida (debutaron el mismo día en el TC, Buenos Aires de 1994) mostró su satisfacción porque pese a correr ante jóvenes valores, este Gurí que el 1º de enero llegará a los 50 años, se codeó de igual a igual ante todos.

Desde la carrera de Concepción del Uruguay (5ª fecha), la mayoría de sus rivales ya sabían que el auto a vencer era el Ford Nº 7, ya que demostraba que había encontrado el mejor conjunto en este primer año de la nueva generación del TC, con motores multiválvulas. No obstante, el Gurí no se puso el mote de candidato y sabía que para llegar con aspiraciones a las últimas fechas debía demostrar regularidad. Y así fue. El mérito del volante entrerriano también fue haber conseguido cuatro victorias en un año (Paraná,Rafaela, La Pampa II y La Plata ), su marca más importante en una temporada de TC.

Mucho tiempo pasó de aquel debut dentro del automovilismo local en 1983, sobre un monoposto de Fórmula Entrerriana. Dos años más tarde comenzaría su proyección en el ámbito nacional, que hasta ayer le dio ocho campeonatos. Martínez salió campeón a todo lo que se subió. Fórmula Renault (1990 y 1991), Top Race (1997, 2000 y 2006), TC 2000 (1998) y Turismo Carretera (2004 y 2015).

“Hace 11 años gané un campeonato. Quiero disfrutar esto con toda la familia. El automovilismo da revancha, es muy lindo. Le agradezco a mi familia que me apoyó siempre”, expresó el nacido en Rosario del Tala, que ya confirmó que continuará su participación en el TC y hasta se abre la puerta para llegar al Turismo Nacional.

A modo de chanza, ahora su próximo objetivo será ser candidato al campeonato del Karting Entrerriano, en el cual desde este año hizo su aparición revolucionando los autódromos entrerrianos. Claro está que su fin principal es acompañar y proyectar la carrera deportiva de su hijo Agustín, que este año fue protagonista en el Entrerriano y campeón del Zonal Paraná.

El Gurí de la experiencia, con 336 carreras y sellando la 32ª victoria en 21 años de Turismo Carretera, se subió ayer a lo más alto del automovilismo argentino tiene motivos suficientes para golpearse el pecho de dejar bien en alto la bandera de Entre Ríos. 

Dueño de una personalidad especial y de un temple absoluto a la hora de estar arriba de un auto de competición, el Gurí sigue escribiendo más historias y dejando en claro que es el piloto más importante que dio la provincia de Entre Ríos en toda su historia ligada al mundo de los fierros. 
 

Comentarios