La Provincia
Domingo 22 de Mayo de 2016

Con distintas estrategias, clubes intentan sobrevivir a los tarifazos

En los barrios más postergados cobran una cuota simbólica que no alcanza para cubrir los exorbitantes costos de luz y de gas. Esperanzados en una ayuda gubernamental que demora demasiado, ahorran como pueden y se la rebuscan 

Vanesa Erbes / De la Redacción de UNO
verbes@uno.com.ar


En Paraná hay clubes que nacieron en los albores de la década del 40 para dar respuesta a una demanda concreta al barrio en que se erigen. Por sus instalaciones pasaron varias generaciones y se formaron miles de deportistas que cultivaron además nobles valores que los impulsaron a ser mejores personas. 
Muchas de las instituciones superaron varias crisis económicas a lo largo de décadas y subsistieron, gracias al esfuerzo y el tesón de quienes creen con vehemencia que los clubes ayudan a que menos chicos estén en la calle a merced de hábitos nocivos, y que la contención social a través del deporte es su función fundamental. Por esos muchos de los que están situados en barrios más postergados no le cobran la cuota societaria a quienes no pueden pagarla, y a veces tampoco un canon por aprender y practicar alguna de las disciplinas que ofrecen. En otros casos, saben que hay papás que están atrasados con el pago mensual y los esperan a que puedan ponerse al día.
En los clubes, sobre todo los de barrio –los que la pelean a diario– la plata no sobra y con el dinero que recaudan de las cuotas o el alquiler de alguna de sus instalaciones apenas cumplen con el pago de las obligaciones. Por eso los tarifazos los afectaron de manera considerable. 
Uno de los que más sufrió las subas fue el Universitario, en el que se realizan distintos deportes y también funciona desde hace casi 50 años un centro de Arte que ofrece alrededor de 20 talleres, donde el Consejo General de Educación (CGE) paga un alquiler por usar las instalaciones pero no aporta para el consumo eléctrico. De pagar 4.600 pesos por bimestre de luz en la institución de calle Río Negro en la capital provincial pasaron a abonar 7.600 y la última boleta les llegó por 9.500 pesos. También sufren las subas del gas envasado, ya que al no estar conectados a la red de gas natural deben comprar los tubos de 45 kilos para que los chicos que juegan al fútbol puedan bañarse. Un tubo les dura un mes y cuesta 700 pesos. María Lidia Correa, una de las referentes del club, contó a UNO: “Tenemos alrededor de 50 socios grandes, más los chicos. La cuota para los adultos es de 60 pesos y para lo niños de 50. Pero al club vienen muchísimas personas más, son alrededor de 800 los que pasan a diario. Hay quienes sin ser socios practican alguna disciplina y se cobra una cuota deportiva; son niños que pagan su cuota de fútbol o de patín artístico. Está además el centro de Artes y se hace pesado porque desde el CGE no nos pagan la luz y hay un solo medidor para todo el club”. Asimismo, explicó: “Tenemos la escuela López Jordán cuyos alumnos hacen Educación Física, y funciona un gimnasio al que no se le cobra alquiler pero a cambio los chicos del club lo utilizan para entrenar. Después hay taekwondo, yoga, baile. En una zona con muchas necesidades sociales se brindan muchos servicios a la comunidad, para los chicos, los padres y para los abuelos”. 
En referencia a cómo están afrontando el pago de las boletas, comentó: “Vamos a pagar lo con las cuotas de los socios que están al día y se saca también del alquiler que paga el CGE. Creemos que llegaremos a cubrir la boleta esta vez pero con un gran esfuerzo, porque además tenemos que pagar los seguros, que tienen que estar al día, así como también el servicio de emergencias médicas, y otros gastos más. No pensamos en aumentar la cuota, porque ya hay muchos que no la pueden pagar con el importe actual y no queremos que la gente deje de venir”.

A media luz
María Lidia Correa comentó que la mayoría de los clubes están afectados por las subas. Los más complicados para pagar son los que tienen menores ingresos. “En el club Don Bosco pagaban 10.000 pesos bimestrales y les llegó el doble. En Toritos la factura de luz ascendió de 500 a 1.500 pesos; a Instituto les llegó 2.000 pesos más en la anterior y 4.000 en esta. Y los que tienen piletas climatizadas recibieron boletas de gas por 30.000 pesos”, dijo a UNO.
Al club Avenida Ejército les llegó una factura de luz con más del 300% de aumento. Al respecto, Sebastián Benítez, el presidente de la institución fundada en 1949, señaló: “De 1.200 pagamos ahora casi 4.000 pesos. De los 80 socios que hay, unos 30 pagan la cuota; los demás no están al día”. Por ahora, para poder cumplir y que no les corten el suministro eléctrico, le tuvieron que subir el precio del alquiler a quien tiene concesionada la cantina. Además alquilan caballos y esto les posibilita un ingreso extra, y le cobran un canon a quienes practican vóley. Como pueden, se las rebuscan para obtener ingresos con las instalaciones que tienen y sueñas con más: “Buscamos inversores para tener una pileta climatizada para salir adelante, pero no es fácil”, manifestó el dirigente. 
En el club San Agustín también buscan la forma de hacer frente a los nuevos costos de luz. De 1.300 pesos pasaron a abonar 4.800 y ahora 6.000 pesos. Como en otras instituciones, hay un número reducido de socios que paga una cuota, otro grupo que no puede ponerse al día y otro grueso de gente que practica deportes y paga un canon pero sin asociarse. La cuota es de 50 pesos para los chicos, las damas y los jubilados y 70 para el resto. “Sabemos que no podemos aumentarla y lo que estamos buscando es que todos los que vienen al club se asocien para colaborar”, contó Juan Oscar Rosales, presidente de la entidad desde hace 10 días, cuando asumió la nueva comisión directiva. En este contexto, afirmó: “Por lo pronto empezamos a ahorrar en lo que se puede, apagando las luces que no se usan, mientras esperamos las respuestas gubernamentales que están pendientes a las gestiones que hizo la Asociación de Clubes Deportivos de Paraná (Acludepa), y también aguardamos que se implemente la nueva ley de clubes desde Nación para adherirnos y lograr una tarifa social en el pago de la luz y que esto no afecte el funcionamiento de cada institución”, dijo Benítez, quien por último recordó que en San Agustín practican básquet, patín, gimnasia, vóley, kick boxing, yudo, boxeo, entre otras disciplinas que nuclean a unos 450 chicos y a un número importante también de adultos.
Hay otros clubes donde la situación es más difícil. En el club Palma Juniors, de calle Piedrabuena, practican bochas y también futsal y boxeo. En pleno cambio de Comisión Directiva saben que deben afrontar las subas en la luz, que de 700 pesos pasó a costar 2.800. Esperan ponerse al día con los papeles para gestionar un subsidio que les ayude a paliar la situación. “Hacemos todo a pulmón. Tenemos 50 socios y les cobramos 20 pesos a cada uno. No sabemos cómo hacer”, dijo resignado Raúl Landra, uno de sus integrantes.

Esperan tarifa social con 60% de descuento
Hugo Grassi, presidente de Acludepa, señaló a UNO que “hay 400 clubes en la provincia padeciendo las nuevas tarifas”. 
Grassi recordó que se está pidiendo a las entidades gubernamentales que además de la reducción del 14% que beneficia a los clubes de Entre Ríos a través de la Ley 8.347, todos tengan un 14% de descuento extra, como obtienen los que prestan sus instalaciones a una escuela pública para practicar actividad física. De este modo el descuento para todos los clubes sería del 28%. Asimismo, explicó que están pidiendo que eximan a los clubes de todos los impuestos que se cobran en la boleta de luz, para alcanzar un descuento del 60%. “El gobernador (Gustavo Bordet) tendría que firmar un decreto. La provincia no va a perder dinero porque ya está presupuestado de esta forma”, aseveró”. 
Por último, contó que esperan que pronto se implemente la Ley Nacional Nº 27.098, donde se reduce la cantidad de socios para obtener beneficios sociales que los ayude a seguir adelante.

Comentarios