La Provincia
Martes 30 de Junio de 2015

Con 41 pilotes de hormigón se estabiliza la barranca del Parque

Ya se avanzó en la colocación de 16. Esto evitó que la lluvia provoque mayores deslizamientos en la zona. Si bien las precipitaciones van a demorar los trabajos, se prevé culminarlos en 10 días. Luego se ejecutará una segunda etapa

El Parque Urquiza es uno de los lugares emblemáticos de la capital provincial y más queridos por los paranaenses. Es por eso que el desmoronamiento de una de las barrancas hace prácticamente dos meses causó preocupación.

Si bien en la actualidad se están efectuando trabajos para revertir los daños, los chaparrones que cayeron desde temprano ayer por la mañana generaron temor: precipitaciones anteriores habían provocado mayores deslizamientos en una de las zonas de barrancas del Parque, y se temía que ocurriera lo mismo.

Sin embargo, las tareas que se comenzaron a realizar hace una semana lograron minimizar el impacto de la lluvia y no hubo que lamentar ningún tipo de percance en el lugar.

Abelardo Llosa, subsecretario de Infraestructura de la Municipalidad, comentó a UNO: “Recorrí el lugar ayer por la mañana para verificar si se lavó el suelo debido al agua caída, pero el arrastre de suelo fue mínimo, sin llegar a avenida Laurencena. Estaba todo estable, sin ningún deslizamiento nuevo y estimamos que no vamos a tener más ese problema del barro llegando a la calle”.

El único inconveniente será una demora de unos días en la prosecución de la obra, ya que la empresa encargada de las tareas deberá esperar que la tierra se seque para poder seguir adelante con la ejecución de los trabajos, que en esta primera etapa consisten en la instalación de 41 pilotes en la parte superior de la Costanera con el fin de apuntalar la barranca. “Se están siguiendo los pasos previstos. La empresa Barbagelata Ingeniería SA (BISA) fue la encargada de emitir un primer informe técnico donde se recomienda realizar la obra de estabilización de la parte superior”, señaló Llosa. A su vez, explicó: “Los 41 pilotes son de hormigón y tienen 14 metros de profundidad. Hace una semana las máquinas comenzaron a colocarlos, procurando que no siga avanzando el desmoronamiento”.

El funcionario informó que la semana pasada ya se avanzó con 16 pilotes y se espera que en los próximos 10 días se pueda culminar esta etapa, si el buen tiempo acompaña, y adelantó que la consultora sigue elaborando un proyecto definitivo para avanzar a la siguiente fase, que implica la reconstrucción de la barranca de abajo hacia arriba. “Previamente es necesario estabilizar la parte superior, para no correr el riesgo de que se vuelva a caer lo que está arriba, que es lo que permanece más inestable y que con los pilotes se va a asentar”, sostuvo en referencia a la intersección de las calles Acuerdo de San Nicolás y Luis Etchevehere, frente a la Residencia del Arzobispado. En la actualidad, en la zona está cortada media calzada y está prohibido el paso por la bajada hacia Acuerdo de San Nicolás y lo mismo subir por esa misma calle desde la Costanera baja, a la altura del bar que se encuentra en el lugar. Tampoco se puede acceder por Marcelo T. de Alvear, calle que sube y bordea al Paraná Rowing Club.

Por último, adelantó que los trabajos en la parte inferior se ejecutarán “retirando todo el suelo que se desmoronó, y realizando taludes y terrazas con suelo nuevo compactado con máquinas, hasta llegar a la parte alta de la barranca, como se hizo en el Patito Sirirí, con un escalonamiento”.

Siguiente fase de los trabajos

“Estimamos que en 30 o 40 días la empresa BISA nos va a entregar el proyecto para las obras que se deben realizar en la segunda etapa”, indicó a UNO Abelardo Llosa. 

En este marco, comentó que se trata de un trabajo complejo: “No es solo poner suelo y compactarlo con máquina. Hay que hacer todo un sistema de drenaje interior, como se hizo en el Patito Sirirí, para quitar el agua subterránea, que es el gran problema de las barrancas. Entonces hay que calcular el diámetro de esos caños, su ubicación exacta, evaluar los materiales. Luego se va a llamar a licitación para hacer la obra”.

Por otra parte, indicó que al hacer las perforaciones con las máquinas, advirtieron que “pasando los seis metros de profundidad, existe un manto de roca calcárea muy duro, e inmediatamente aparece agua subterránea en el pozo. Si bien conocíamos esto, nos sorprendió que fuera tanta cantidad, que es lo que produce la desestabilización en la barranca”.

El funcionario explicó que hay que realizar trabajos de drenaje para sacarla, con caños perforados que la van a conducir hacia afuera, en cámaras y cañerías que llegarán hasta el río.

 

Comentarios