La Provincia
Jueves 23 de Abril de 2015

Comenzaron a liberar la traza para unir el Túnel con la ruta 12

Reubicaron 80 familias. Estaban intrusadas desde hace más de 20 años. Desde el lunes tienen un nuevo hogar

Parecía como si un terremoto hubiera pasado por Hernandarias y Soldado Bordón, pero en realidad eran topadoras que derribaron casas precarias en un tramo de no más de 100 metros. Las familias, unas 80, fueron reubicadas en viviendas sociales muy cerca del lugar, a menos de dos cuadras. Es que por esa zona pasará la obra de circunvalación que unirá el Túnel y la ruta 12 que va a Crespo. El proyecto lleva años, y si bien aún no tiene fecha concreta de iniciación, ayer Vialidad Provincial ya había comenzado a liberar y limpiar la traza.  

Muchas de las familias que estaban asentadas por donde pasará el asfalto llevaban entre 15 y 20 años intrusadas en el lugar, otras mucho menos. Ayer ya no quedaban ni los postes de luz eléctrica y ni bien les entregaron las nuevas viviendas, derribaron el resto. Algunas señoras hurgaban entre los escombros y había hombres que trataban de rescatar materiales que sirvieran, algún recuerdo.

Jorge Rodríguez, titular de Vialidad Provincial, dijo a UNO: “Todavía, con respecto a la obra y a su inicio no tenemos nada. La semana que viene habrá más novedades. Por ahora no puedo decir mucho, recién la estamos presentando; tiene la aprobación, pero  lleva un puente y mucho movimiento de suelo. Estamos trabajando en el tema para que salga. Hoy (por ayer), uno de los ingenieros está en Buenos Aires con los estudios y el proyecto”.

Rodríguez confirmó que la mayoría de las familias que estaban ubicadas por donde pasará la calle ya estaban reubicadas, y agregó: “Empezamos a hacer limpieza de obra, que es liberar la traza en todo un trayecto”. Según indicó, va desde el empalme con la ruta 12 hasta avenida Almafuerte.


Patios con muebles

Las nuevas viviendas, donde ya habitan esas 80 familias, todavía tienen en sus patios algunos muebles, recién comenzaron a acomodarse y había algunas opiniones y sensaciones encontradas, aunque la mayoría parecía a gusto.

Claudia Rosana Ayala ayer por la mañana organizaba y doblaba la ropa que tenía sobre las camas. “Vinimos el martes. Nos censaron hace mucho tiempo y después lo volvieron a hacer algunos meses atrás. Esta casa ya es mía. Tengo una nena discapacitada y está todo en condiciones para ella. Yo estoy agradecida porque vivía de una forma que no te das ni idea”. Claudia fue una de las primeras en llegar a la intersección de Hernandarias y Soldado Bordón hace 21 años. Dos décadas atrás pagaba un alquiler hasta que encontró un terreno donde era todo campo. En su nueva casa vive ella y sus cinco hijos. “Después se pobló todo. Estamos recién acomodándonos”, agregó.

Las viviendas sociales tienen dos habitaciones, otras son un poco más grandes, cuentan con los cerámicos del pisos, el baño completo y solo les faltan algunos artefactos eléctricos y las lámparas. Ayer por la mañana todavía había vecinos que iban y venían en esas dos cuadras de tierra que separan sus viejas casas con las nuevas. “Vivía en una pieza muy chica y esto para mí es un lujo, es un paso grande y está todo instalado para mi hija que está en silla de ruedas”, aclaró.

Sin embargo no todos los vecinos estaban contentos, algunos se quejaban porque sus viviendas de ahora no tienen las comodidades de las anteriores.

Eusebio vive ahora enfrente de la casa de Claudia, y a juzgar por su cara, no estaba del todo conforme.  “Es que mis hijos nacieron ahí y ahora está todo tirado, derribado. Y bueno, espero que sea para bien. Esta casa no es mejor que donde yo vivía, porque no es el lugar donde estaba, ya nos vamos a acostumbrar”. El hombre trabaja cerca del Seminario y realiza mantenimientos. A pesar de no estar del todo contento, enseguida llamó a sus hijos y junto a Claudia y otros vecinos posaron para la foto en el barrio nuevo.

Algunas viviendas precarias sobre Hernandarias  aún están instaladas muy cerca por donde pasará la ruta nueva. A esas familias les dijeron que no les iban a dar casas nuevas porque por las suyas no pasará la calle. Camiones de Enersa sacaron las columnas de la luz y se dejó sin energía eléctrica en la zona. Hubo quejas de quienes quedaron porque hace dos noches que la pasan en la oscuridad.



Jerarquizará toda esa zona de Paraná

El sábado 14 de mayo de 2011 se conoció la noticia de que se iban a reubicar a esas 80 familias. En ese momento fue el IAPV quien llamó a licitación para la construcción de las casas.

El trayecto que unirá avenida Almafuerte con la ruta 12 es de 2,5 kilómetros y llegará hasta muy cerca del acceso a San Benito.  La obra fue planificada hace décadas y ahora comenzó a tomar impulso.

UNO quiso comunicarse toda la mañana y hasta después del mediodía con Fernando Báez, titular de Acción Social de Paraná, pero los esfuerzos fueron infructuosos. Sí lo hicieron en esa Secretaría, pero aclararon que solo con él se podía consultar por el proceso llevado adelante para la reubicación de las familias.

Sin embargo, con el correr de las horas se conoció que el trabajo fue conjunto entre la Provincia y la Nación, y si bien se había anunciado que al finalizar el traslado de las familias comenzaría la obra, aún habrá que esperar para conocer los plazos.

La Municipalidad de Paraná fue la encargada de garantizar el traslado de todas las personas en una mudanza a dos cuadras del lugar.

El puente sobre Almafuerte está sin utilidad desde hace casi tres décadas, y la unión de la avenida con la ruta 12 permitirá atravesar la capital provincial de manera más segura y en menos tiempo, al menos así fue señalado en varias oportunidades.

 También le dará a ciudades como Crespo una conexión directa al Túnel, logrará jerarquizar al Parque Industrial y le dará mucho más agilidad al movimiento de camiones que a toda hora circulan por la zona.

 

Comentarios