La Provincia
Jueves 02 de Abril de 2015

Coleccionistas de cactus & suculentas: Una pasión sin espinas

Desde hace unos años, estas especies son las vedetes de los viveros. Hay grupos de intercambio de plantas, están presentes en las redes sociales, e incluso abrió un comercio exclusivo del ramo

Nosotros copiamos mucho de Europa. Y allá empezaron los primeros fanáticos por los cactus y las suculentas, que son especies distintas”, explica Augusto, empleado de un vivero en el centro paranaense. Por otro lado, un conocido comerciante con muchos años en el ramo lamenta que “a pesar de que casi todos los cactus son de origen americano, a las semillas (que se cosechan de las flores) hay que importarlas de España, lo que ahora es complicado ”.

 

Lo cierto es que se ven cactus y suculentas por todos lados, en ventanas, balcones, porches de las casas, y su venta ha aumentado exponencialmente. Según Augusto, esto se explica porque “son plantas bellas, especialmente cuando florecen, y son muy fuertes, aguantan el sol directo, vientos, la altura, se adaptan perfectamente a los balcones de la ciudad. No necesitan muchos cuidados, a diferencia de otras especies, y son económicos: se consiguen desde 35 pesos”, agrega, como para desentrañar las preferencias de los clientes, en especial de la gente joven.

 

Los cactus no requieren de regado muy seguido, ya que la tierra tiene la propiedad de absorber la humedad ambiente y transmitirla a las raíces de la planta. Las especies más comunes también son fáciles de reproducir: con plantar un gajito o “hijito”, alcanza. Entre los cuidados necesarios, es fundamental que la maceta tenga un buen orificio para que drene el agua sobrante. Por lo general tienen flores cuando están expuestos directamente al sol. Se plantan en tierra negra mezclada con vermiculita o perlita, que son hechas de arcillas especiales y se consiguen en los comercios del ramo.

 

“Los cactus son las plantas más eficientes que existen”, sigue Augusto, quien estudia Agronomía. Pueden almacenar agua durante meses, no desperdician ni exudan, ya que las espinas son hojas modificadas para adaptarse a ambientes hostiles. Además aprovechan al máximo los nutrientes de la tierra, que suele ser desierto y no tienen demasiadas propiedades” explica.

 

Se conocen más de 200 géneros de cactus, con unas 2.500 especies, en su mayor parte adaptadas a climas áridos.

 

En cambio las llamadas crasas o suculentas, (del latín suculentus, ‘muy jugoso’) son aquellas en las que la raíz, el tallo o las hojas se han engrosado para permitir el almacenamiento de agua en cantidades mucho mayores que en el resto de las plantas. Esta adaptación les permite mantener reservas de agua durante períodos prolongados y sobrevivir en entornos áridos y secos. No siempre tienen espinas. Suelen tener bellas flores, necesitan más agua que los cactus, y suelen colgar, lo que las vuelve más atractivas. El aloe vera es una de las suculentas más comunes, y hay muchas variaciones de la misma planta.

 

Para posibilitar la captación de la escasa humedad presente en el ambiente, algunas de estas plantas presentan una superficie cubierta de “pelitos”, que retienen el rocío matutino. Hay miles de especies de suculentas y cactus, de varias familias.

 

“Tenemos clientes que son coleccionistas y gastan mucho dinero en algunos ejemplares. Una señora nos contó que tenía alrededor de 100, pero un fin de semana le entraron a robar y le llevaron la mitad. Otros clientes están expectantes o se dan una vuelta todas las semanas para ver si entró alguno nuevo. Subimos al Facebook cada vez que hay novedades”, cierra Augusto.

 

 

Lithops y titaniopsis

 

Yamil, estudiante de Agronomía y empleado de un vivero, trabajó en el Jardín Botánico de Oro Verde, que depende de la cátedra de Botánica Sistemática de la Facultad de Agronomía. Explica que estas raras especies, que tiene a la venta a 60 pesos, son originarias de zonas desérticas de África, y se fueron adaptando a ese entorno al punto de parecer piedras. Los titaniopsis en cambio se mimetizan como líquenes para evitar ser digeridos por los animales que allí habitan. Se considera que las cactáceas han evolucionado entre 30 y 40 millones de años atrás. El continente americano estaba unido a los demás, pero se fue separando progresivamente por la deriva continental. Las especies de América debieron desarrollarse después de esta separación; el distanciamiento significativo se alcanzó en los últimos 50 millones de años. Esto explica la falta de cactus endémicos en África: estos evolucionaron en América cuando los continentes ya se habían separado.

 

 

“Los colecciono hace 25 años”

 

Elbi Zeballos tiene una de las colecciones más añosas de la ciudad: cientos de cactus y suculentas pueblan el generoso patio de la casa que comparte con su esposo, el DJ Luis Corujo. “No sé exactamente cuándo ni de dónde traje el primer ejemplar”, confiesa, “pero es una pasión que me atrapó. He traído cactus de casi todos los viajes”. Elbi no se considera una coleccionista erudita, no sabe los nombres, a diferencia de quienes etiquetan cada ejemplar con el nombre en latín. “Antes no había tanta información como ahora, y fui ensayando cómo cuidarlos. Siempre estoy haciendo nuevas plantas, que me encanta regalar. Incluso le regalé una a mi hermana que vive en Buenos Aires y es artista plástica. Se fanatizó de tal forma que empezó a comprar y reproducirlos, hasta hace macetitas que vende en una feria artesanal”, recuerda. También inició a varias de sus amigas en esta actividad, con motivo del Día del Amigo: “Tengo un grupo de ocho amigas, nos juntamos siempre.

 

Un año decidí regalarles cactus con macetas pintadas por mí. A partir de entonces, seis de ellas empezaron a coleccionar”, comenta. Elbi y Luis tienen varios nietos, pero no temen a pinchaduras: “Mis amigos cuando ven el patio me preguntan cómo hacemos con los chicos, pero siempre les enseñamos que no se deben acercar a las plantas. El único problema es que se les pinchan las pelotas con las espinas”, cuenta entre risas. Y agrega “mi gran placer es estar entre plantas, acá en el patio. Para las fiestas de fin de año están florecidos, con miles de flores de colores y nos encanta disfrutarlos” concluyó.

 

Harán una feria con precios populares

 

Mañana y el sábado habrá Feria Americana Mascotera de cactus, suculentas, ropa, zapatos, carteras, bolsos, cintos, para niños y adultos. Será en Racedo 227 (frente al ferrocarril) y lo recaudado será para comprar alimento balanceado para los más de 50 animales de Graciela, proteccionista que se encuentra en una difícil situación. También para pagar cuentas de los rescates de Zulma Quiroga: Pololo, India, el Rengo. Estos animales debieron ser rescatados e internados y se encuentran en recuperación.

Comentarios