Narcotráfico
Sábado 09 de Julio de 2016

Claudia Bernal recibió un revés judicial y seguirá presa en la cárcel

La mujer condenada por narcotráfico, pero que ahora está presa por lavado de dinero, había pedido el arresto domiciliario

Hace casi un año, Claudia Bernal fue detenida en su vivienda de calle Combatientes de Malvinas 1536, de Paraná. Fue por la cuarta causa judicial que afronta en el fuero federal: esta vez por lavado de dinero, las tres anteriores relacionadas a la venta de droga, en las cuales dos fue condenada y una absuelta. La mujer de 49 años está alojada desde fines de agosto del año pasado en la Unidad Penal N° 6. Recientemente, solicitó el beneficio de la prisión domiciliaria o, al menos un "semi arresto", porque su hija pequeña se encuentra en un grave estado de salud mental y requiere la presencia de su madre en la casa, según un informe que presentó. Con la oposición de la Fiscalía, el Tribunal Oral Federal rechazó el pedido en base a un informe del Copnaf que afirma que la niña está contenida por su padre.
Según consta en la sentencia a la que accedió UNO, Bernal fundó su pedido en el estado de depresión que sufre su hija de nueve años desde su detención, la que se encuentra a cargo de otra de sus hijas de 33 años, quien a su vez padece una grave enfermedad que la obliga a permanecer aislada luego del tratamiento médico que recibe. Además, manifestó que la menor fue visitada por una psicóloga del Consejo Provincial del Niño, el Adolescente y la Familia, quien sostuvo que se encuentra como ausente, por lo cual le recomendó el seguimiento de una terapia y que no visite a su madre en el penal porque ello tendría efectos nocivos a su relativa estabilidad emocional.
Por último, en caso de que el reclamo de prisión domiciliaria no sea viable, Bernal solicitó un acercamiento diurno con su hija. Es decir, ir por la mañana a su casa para cuidarla, y regresar a la cárcel a la noche para dormir. Basó este planteo en el principio de igualdad en relación a otras internas que han gozado de tal beneficio.
Al respecto, el fiscal general José Ignacio Candioti, sostuvo que el primer planteo de la procesada no encuadra en ninguno de los casos que establece la ley para la concesión del beneficio, y que los padecimientos descriptos son los propios de quien se encuentra privado de su libertad.
Por otro lado, respecto al semiarresto, consideró que el mismo resulta absolutamente improcedente, atento que Bernal no individualizó a otras internas a las que se les ha concedido tal beneficio, quitándole seriedad a su pedido, y agregó que el principio de igualdad es un criterio utilizable en la medida que los casos sean efectivamente análogos.
Antes de resolver, el Tribunal solicitó al Copnaf que se constituya en el domicilio de Bernal para efectuar un informe sobre la situación de la hija menor y examinar su estado de salud mental, en particular si se encuentra depresiva y en qué grado le afectaría la privación de libertad de su madre. El informe de las profesionales refirió que la niña no estaba viviendo en el domicilio de la madre, donde sí se encontraba la hija mayor, quien le dijo al personal del organismo que su hermana estaba viviendo en al casa de su padre desde que Bernal está presa.
Al presentarse en la casa del padre, el hombre le contó que su hija se encontraba en la escuela, que estaba contenida emocionalmente, con referentes a su cuidado y organizada en sus actividades cotidianas. Asimismo, el padre les expresó su negativa respecto a que la niña se vincule con su madre ya que, según sus dichos, no es una relación saludable.
Los jueces Noemí Berros, Roberto López Arango y Lilia Carnero sostuvieron, en primer lugar, que el pedido de Bernal no está previsto en la ley, que establece que la edad máxima del hijo o hija de una mujer para el cuidado bajo la prisión domiciliaria es de cinco años. En este caso, la franja etaria se encuentra superada .
No obstante ello, y con el fin de efectuar la consideración primordial del interés superior del niño, analizaron si los derechos de la menor se encuentran afectados. Al respecto, el Tribunal sostuvo que del informe del Copnaf "no surgen carencias o graves deficiencias en la vida de la menor, por el contrario, se advierte contención suficiente por parte de su padre y su medio hermana".
"Por lo tanto -concluyó el Tribunal-, al no advertir afectados los derechos de la niña de nueve años, hija de la procesada, corresponde mantener por el momento la detención preventiva de la imputada en la modalidad en que viene cumpliéndose".

Mucha plata, y el negocio sigue
La investigación por la cual La Claudia está presa, advirtió un crecimiento patrimonial del clan Bernal, afincado en Villa Mabel: tres casas de calle Combatientes Malvinas al 1500, vehículos caros, remodelaciones en las viviendas y buen pasar general de la familia.
Días antes de la detención, la Policía Federal allanó y secuestró droga, pruebas del narcomenudeo y 100.000 pesos.
Además, había una camioneta Toyota Hilux, otra Ford Courier, un auto VW Bora y tres motos de alta cilindrada. A ninguno de los integrantes de la familia se les conoce una sola actividad lícita que permita justificar la adquisición de alguno de los bienes. Los antecedentes por narcotráfico y el incesante movimiento de personas por estas viviendas hacía sospechar el origen del patrimonio. Por esto, Bernal cayó nuevamente y ahora espera el juicio.
De todos modos, en la actualidad, la venta de droga en Villa Mabel continúa como si nada. Hay días y noches en que las filas de autos y motos alcanzan una cuadra de largo. Pero ya nadie se sorprende, el paisaje en este sector de la ciudad está naturalizado.

Comentarios