Corrupción
Miércoles 15 de Junio de 2016

Citan a indagatoria a Bonafini, De Vido, José López y otras 40 personas en la causa Sueños Compartidos

La lista incluye también a los hermanos Sergio y Pablo Schoklender, al ex ministro de Trabajo y actual legislador porteño Carlos Tomada y varios ex gobernadores.

El juez federal Marcelo Martínez de Giorgi dispuso este miércoles que sean llamados a prestar declaración indagatoria el ex ministro de Planificación Julio De Vido, el detenido ex secretario de Obras Públicas José López, la titular de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, y otras 40 personas, entre las que aparecen varios ex gobernadores, en el marco de la causa en la que se investiga la presunta comisión de los delitos "defraudación a la administración pública" y "lavado de dinero" a través del programa de construcción de viviendas sociales Sueños Compartidos.
La ronda de indagatorias que comenzará el 4 de julio con la declaración del ex subsecretario de Obras Públicas Abel Fatala incluye también a los hermanos Sergio y Pablo Schoklender, al ex ministro de Trabajo y actual legislador porteño Carlos Tomada y a los ex gobernadores Jorge Milton Capitanich (Chaco), Gerardo Zamora (Santiago del Estero), a los actuales mandatarios Miguel Lifschitz (Santa Fe) y Maurice Closs (Misiones) y al ex intendente de Almirante Brown Darío Giustozzi.
La decisión del magistrado de convocar a declarar a una larga lista de personajes de la política nacional en el marco de una causa iniciada en mayo de 2011 se conoció durante la tarde, luego de que el número dos de De Vido fuera detenido ayer y su nombre se instalara en los tribunales federales de Comodoro Py donde es investigado en el marco de distintas causas.
"La indagatorias no son procesamientos. Muchos de los citados tendrán que explicar con qué objetivo suscribieron los convenios marco para la aplicación del programa Sueños Compartidos", sostuvo en diálogo con Télam una fente de la investigación, tras repasar la larga lista de nombres citados a indagatoria que incluye dirigentes políticos vinculados al kirchnerismo, pero también otros alistados en las filas del PRO y del Frente Renovador.
"Las notas apuntadas permiten reconstruir una hipótesis delictiva, según la cual Sergio Mauricio y Pablo Guillermo Schoklender, valiéndose del prestigio y trayectoria de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, habrían utilizado a la Fundación de la cual eran apoderados, en connivencia funcionarios públicos nacionales, provinciales y municipales, para gestionar y obtener ilegítimamente fondos de la Secretaría de Obras Públicas dependiente del Ministerio de Planificación Federal", sostuvo el juez en la resolución de 27 páginas a la que accedió esa agencia.
El magistrado sostuvo también que parte de esos fondos se "habrían detraído luego de su destino específico –con el consecuente perjuicio económico a las arcas del Estado– contando para ello con la colaboración de otros empleados infieles de la fundación, así como también con terceras personas y empresas que fueron utilizadas para dar apariencia lícita a las sumas dinerarias ilegítimamente percibidas".
De Giorgi explicó el modo en que se ejecutaron los proyectos a través de la Fundación Madres de Plaza de Mayo y cómo se detectó un faltante de 206 millones de pesos sobre los 748 que se giraron a la organización encabezada Bonafini.
"A la hora de analizar la administración de los recursos que ingresaron a la Fundación Madres Plaza de Mayo de la forma reseñada y el modo en que se ejecutaron los proyectos adjudicados, se constataron diversas irregularidades que merecen destacarse", dijo.
Destacó que la Fundación incumplió obligaciones de pago de aportes y contribuciones de la Seguridad Social, con una deuda contraída con la Administración Federal de Ingresos Públicos a la suma de $110.689.735,98.
También incumplió el pago de los aportes al fondo de cese laboral. "En lo tocante a la efectiva aplicación de los fondos a su destino específico, se determinó que de los $748.719.414,64 que la Subsecretaría de Obras Públicas había transferido a las jurisdicciones locales para la ejecución de las obras convenidas y que luego se canalizaron a las distintas cuentas bancarias de la Fundación Madres de Plaza de Mayo –y que representaban el 86% de sus créditos-, sólo la suma de $516.247.173,07 pudo ser asociada a débitos asociados con la gestión de obras, detectándose que $206.438.454,05 ?es decir, el 23,54% de los egresos- fueron desviados de su fin específico", indicó el juez.
Fuente allegadas a la titular de Madres de Plaza de Mayo confirmaron a Télam que Bonafini tiene previsto abordar el tema mañana, al término de las habituales rondas de los jueves en torno a la Pirámide de Mayo.

Comentarios