Mundo
Martes 06 de Octubre de 2015

Cientos de personas rindieron homenaje a Ike, un perro policía que fue asesinado

Ike era un excelente perro; participó en 450 despliegues y ayudó a capturar a 60 personas. Un día, cuando encontró al sospechoso de un hecho delictivo, éste sacó un cuchillo y lo apuñaló varias veces. 

Un inusual funeral fue llevado a cabo la última semana de septiembre en el Estado de Washington, Estados Unidos.  Unas 300 personas se reunieron a homenajear a un perro de la policía de la ciudad de Vancouver.

El homenajeado se llamaba Ike y era un perro que trabajaba en la detección de drogas hacía seis años.



Jack Anderson era el hombre a cargo de Ike, quien también fue premiado con una medalla al valor, otorgada por la Asociación Canina de la Policía del Estado de Washington.

Ike fue un excelente profesional y participó durante su carrera como policía en 450 despliegues y ayudó a capturar a 60 personas.

El 1º de septiembre, cuando el perro rastreaba a un sospechoso de un hecho delictivo y finalmente lo encontró, éste hombre sacó un cuchillo y lo apuñaló varias veces.

El perro fue llevado inmediatamente al hospital de Emergencia Animal Dove Lewis, para tratar sus heridas en el pecho, la cabeza y la espalda. Desafortunadamente, presentó algunas complicaciones en la cirugía y debió ser sacrificado al día siguiente.

Su cuerpo fue enterrado en el patio trasero de su cuidador, Anderson, donde vive con su mujer y dos hijas. La tumba tiene una cruz con su nombre y la abreviación de la frase “End of watch” (“fin del turno”).



Anderson recibió varias donaciones de la comunidad que han ido a parar a los fondos de la Policía de Vancouver, institución a la que pertenecía Ike.

Fuente: upsocl

Comentarios