Policiales
Miércoles 16 de Diciembre de 2015

Chofer aceptó prisión condicional por la muerte de su compañero

Jorge Valdemarín conducía el transporte que volcó y chocó contra otro en Paraná  

La causa judicial por la fatalidad ocurrida en la intersección de avenida Almafuerte y Salellas de Paraná, el 24 de agosto, concluyó ayer con un juicio abreviado. El chofer del camión Volvo que cruzó el semáforo en rojo, volcó y luego impactó contra el acoplado de otro vehículo fue condenado por la muerte de su compañero en el siniestro vial.
Aquella madrugada los empleados de un frigorífico de una localidad de Paraná Campaña regresaban tras un viaje largo. Jorge Fabián Valdemarín, de 36 años, conducía el camión que transportaba mercadería, y Hugo Orlando Giménez lo acompañaba. Según testimonios y las pericias accidentológicas del legajo, en la intersección de Salellas y Almafuerte el vehículo cruzó en rojo el semáforo a una velocidad aproximada de 93 kilómetros por hora. El camión se descontroló y el conductor nada pudo hacer para detenerlo. Tumbó sobre el lateral izquierdo y se arrastró unos 40 metros hasta impactar contra la parte trasera del acoplado de un camión que iba a delante, a 63 km/h.
Valdemarín, como iba del lado del volante, quedó debajo del semirremolque, resultó prácticamente ileso. Pero Giménez dio de lleno contra la estructura y murió de manera inmediata.
En la investigación, el fiscal Gervasio Labriola reunió varios testimonios, entre ellos dos presenciales. Otro conductor relató haber visto pasar al camión tumbado delante suyo levantando polvo, y que logró maniobrar para evitar la colisión.
También el fiscal se entrevistó con el mecánico de la empresa que debe revisar los camiones, quien contó que el vehículo había hecho muchos viajes anteriormente a otras provincias y no había tenido inconvenientes y que los frenos estaban en buenas condiciones. Obviamente que el hombre no se inculparía diciendo que no tenía el mantenimiento adecuado. Sin embargo, según se informó a UNO, el camión debió ser reparado en Corrientes por los propios camioneros antes de regresar a Paraná por una manguera que se había roto. Además, los camiones que llevan mercadería colgada, como en este caso medias reses, pierden estabilidad con mucha facilidad, ya que no cuentan con un sistema para evitar el balanceo. Esto podría haber sido otro factor determinante entre las causales del siniestro.
Valdemarín, que estuvo defendido por el abogado Leopoldo Cappa, llegó a un acuerdo de juicio abreviado con Labriola, y el mismo ayer fue formalizado ante el juez de Garantías Eduardo Ruhl. El fiscal explicó las pruebas del legajo y acusó al camionero por el delito de Homicidio culposo calificado por la conducción antirreglamentaria de vehículo automotor. Entre los atenuantes, contó que Valdemarín se mostró muy conmovido y angustiado durante la investigación penal preparatoria, que está bajo tratamiento psicológico por las consecuencias del siniestro vial, le mostró su arrepentimiento a la familia de la víctima en la Fiscalía y ademas que existe una parte de pena natural debido a que tenía una buena relación con su compañero de trabajo.
El juez, luego de interrogar a Valdemarín acerca de su consentimiento en la condena, que fue ratificado, homologó el acuerdo y dictó la sentencia de dos años de prisión condicional y la inhabilitación para conducir por cinco años. Además, entre las reglas de conducta que le impuso, el hombre deberá realizar un curso de educación en seguridad vial.
Reclamo de la familia Giménez
La familia de Omar Giménez presenció ayer el juicio abreviado, y se mostró muy conmovida y disconforme con el acuerdo. La hermana de la víctima le cuestionó a Jorge Valdemarín que había ido a su casa y le había expresado que no tuvo responsabilidad en la fatalidad. Luego, la mujer le reclamó al fiscal Gervasio Labriola: “¡Él decía que no había hecho nada, que era inocente!”.
Al respecto, Labriola dijo a UNO: “Se entiende el dolor de la familia en estos casos, nadie recupera la vida de una persona, de hecho nosotros los convocamos y les informamos de qué se iba a tratar esta audiencia, no presentaron objeción, por lo cual de alguna manera sorprendió un poco porqué se encontraban tan angustiados, pero parece que el imputado había tenido unas versiones distintas de no reconocer el hecho en una primera instancia, pero yo valoro y resalto como positivo que el sistema de enjuiciamiento penal procesó el conflicto en unos cuatro meses, ya se cuenta con una condena. En sede judicial, como quedó plasmado, Valdemarín sí reconoció ser el responsable de la muerte de su compañero de trabajo”.

 

Comentarios