Espectaculos
Viernes 01 de Abril de 2016

Celebrando la vida y obra del querido Lito Senkman

Mañana se repone “El vuelo de la mosca”, la última obra dirigida por el recordado referente del teatro paranaense, que falleció el 2 de febrero. La cita es en la Sala Metamorfosis, en Paraná, a partir de la hora 21.30

Mañana reestrenarán la obra El vuelo de la mosca, en homenaje al querido referente del teatro de Paraná, Lito Senkman, quien falleció el 2 de febrero. La cita será a las 21.30 en Sala Metamorfosis /Callejón de los Sueños (Alameda de la Federación 453).

El vuelo de la mosca narra la historia de tres hermanas, albaceas de un ilustre poeta gauchesco de la generación dorada. Los protagonistas de este “Telúrico Drama Burgués”, una historia sorprendente, con derivaciones farsescas, atraviesan con humor los variados conflictos (algunos no muy visibles) de esta singular familia de mediados del siglo XX, venida a menos.

El vuelo de la mosca, de Mariano Saba, obtuvo el 1º Premio del Primer Concurso Universitario de Dramaturgia Roberto Arlt, organizado por el IUNA y Argentores (2012).

Esta obra ha sido seleccionada por el jurado de la Fiesta Provincial de Santa Fe para participar del Encuentro Regional de Teatro – Región Centro Litoral.

Silvana Montemurri, Luchi Gaido, Cecilia Saucedo, Eduardo Fessia y Raúl Eusebi protagonizan la obra, que además cuenta con la escenografía e iluminación de Mario Pascullo, el vestuario de Andrea Fontelles, el diseño gráfico de Verónica Viduzzi, la fotografía de María Santi y la asistencia de dirección de Gachi Rezzónico, quien señaló: “Es el mejor y único homenaje que le podemos hacer al maestro, ya que fue la última obra que dirigió”.

En su última entrevista con Escenario, Senkman se refirió a esta obra: “Es una producción con artistas y técnicos de la región. A la obra la elegí porque me gustó mucho cuando la leí y tenía mucho interés en trabajar con estos cinco actores. Me interesó mucho que aborde el tema de la familia, que es un tópico aristotélico en el teatro, siempre ha sido el ámbito trágico por excelencia, despierta atracción, es la materia prima para la teatralidad en distintos géneros”.

Asimismo, destacó que la manera de escribir del autor, Mariano Saba, permite que los directores puedan trabajar el lenguaje de una forma más genuina: “Fue muy seductor para mí y para los actores y actrices, poder crear un sistema narrativo, porque eso había que inventarlo. Esta obra tiene elementos de la farsa, del grotesco, del realismo; y licuando todo eso surgió un sistema narrativo que se terminó de cerrar cuando la estrenamos, a partir de la presencia del espectador”.

Un grande del teatro

Senkman nació el 3 de octubre de 1941. Egresó del Instituto de Teatro de la Universidad Nacional de Buenos Aires. En su vasta trayectoria realizó diversos cursos y seminarios de especialización en dirección teatral y entrenamiento actoral en Buenos Aires. Se formó con el director berlinés Oscar Fessler, privilegio del que pocos actores pueden jactarse. 

En setiembre estrenó en el centro cultural La Hendija El vuelo de la mosca, una obra de Mariano Saba protagonizada por actores entrerrianos y santafesinos. Anteriormente había presentado Un hueco, de Juan Pablo Gómez.

Senkman dictó clases de actuación para jóvenes y adultos de manera particular y también en distintas ciudades. Dictó clases y dirigió en la Comedia Universitaria el Foro de la Universidad Nacional del Litoral y dirigía el Elenco Rotativo de Teatro de la Universidad Nacional de Entre Ríos. En la capital entrerriana, formó y dirigió a generaciones de actores hoy consagrados.

Integró diversos jurados para fiestas y premios en Paraná y para la Subsecretaría de Cultura de la Provincia de Santa Fe.

Fue jurado del Instituto Nacional Del Teatro representando a la zona Centro Litoral.

A lo largo de su carrera dirigió a distintos elencos en Buenos Aires, Santa Fe y Paraná. Entre ellos, a la Comedia Universitaria de la UNL. Ha llevado a escena textos de autores como Griselda Gambaro, Mauricio Kartún, Anton Chejov, Moliere, Roberto Cossa, Armando Discépolo, Daniel Veronese y Harold Pinter, entre otros.

Senkman se destacó por ser un verdadero intelectual del teatro. Por reflexionar más allá del texto y explorar cada arista expresiva dentro del universo teatral. “Para mí, cada función es una nueva puesta. En teatro y por el hecho efímero en sí, todo está atravesado por una gran novedad e improvisación. Eso es justamente lo que me gusta del teatro: la capacidad de riesgo y exploración que no tienen otras formas de expresión”, dijo.

Comentarios