La Provincia
Miércoles 20 de Abril de 2016

Causa Ilarraz: enviaron un oficio a Roma para que informe sobre sumario diocesano

La resolución de Paola Firpo obedece a una investigación interna del Vaticano. Ocurrió después de la carta que las víctimas le enviaron a Francisco. Rechazo de la querella 

Cuando todos los caminos llevan a que la causa Ilarraz clausure su etapa de instrucción, teniendo en cuenta que el tribunal de Apelaciones confirmó el procesamiento del cura y tanto la querella como la Fiscalía pidieron la elevación a juicio del expediente, una medida de último momento ordenada por la jueza Paola Firpo podría sacudir el tablero. Según una importante fuente con acceso al expediente, la titular del Juzgado de Transición N°2 dispuso que se envíe un oficio al Vaticano para que éste brinde información acerca de un sumario diocesano. 

Una movida de esta magnitud podría llegar a significar una considerable demora si la pretensión es que el religioso sea juzgado por los graves abusos que denunciaron siete seminaristas que fueron sus pupilos entre 1985 y 1993. Sucede que al requerir este informe a la Santa Sede implicaría para la magistrada depender de una respuesta que no se sabe el tiempo que demandará. La misma fuente reveló a UNO que la resolución de Firpo obedece a una investigación interna impulsada desde Roma en respuesta a la carta que en 2014 enviaron al Papa cuatro de las víctimas y las presentaciones que realizaran los denunciantes ante el Tribunal Interdiocesano de Santa Fe y del mismo tenor ante el arzobispo de Paraná, Juan Puiggari. Por un lado, el Tribunal decidió archivar las notas, mientras que el prelado local admitió que elevó una nota al Vaticano. Al parecer, Francisco leyó la carta y pidió que se reabra la investigación, aunque ahora todo cobró impulso a partir de la resolución de la Justicia que confirmó el procesamiento a Ilarraz.

Paola Firpo.

Una medida dilatoria

La querella que representa a las siete víctimas rechazará el planteo de la magistrada, por considerar que se trata de una medida dilatoria y porque entienden que no es necesario esperar una contestación desde Roma para requerir la elevación a juicio contra Justo Ilarraz. Si bien se trata de un trascendido, es probable que la mencionada parte articule acciones para contrarrestar la decisión, atento a que ayer se iba a notificar a las partes respecto de esta nueva medida.  Puntualmente, la pretensión de los querellantes es que se revise este criterio por el cual se esperaría una respuesta de la máxima autoridad de la Iglesia a nivel mundial. Se trata de la misma jueza que procesó a Ilarraz en julio de 2015 y que recobra la conducción de la investigación penal de un caso que generó un cimbronazo en la jerarquía eclesiástica. 

Correo para Francisco

En agosto de 2014, cuatro de las víctimas de abusos cometidos por el cura paranaense le enviaron una carta al papa Francisco, donde no solamente se denuncian los hechos cometidos, sino también remarcan el accionar negligente de los arzobispos Estanislao Karlic, Mario Maulion y Juan Alberto Puiggari. 

“Queremos solicitarle su intervención, dándonos una respuesta a los reclamos que hemos venido realizando ante las autoridades eclesiásticas de la Arquidiócesis de Paraná, por el término de casi 20 años”, indicaron en el arranque del escrito al excardenal Jorge Bergoglio. En el relato indicaron que durante esas dos décadas acudieron a los arzobispos Estanislao Esteban Karlic, Mario Maulión y Juan Alberto Puiggari y acotaron que “ellos, en todo este tiempo, han estado en conocimiento de los hechos acontecidos en nuestra infancia dentro del Seminario Menor, al que entramos con profundo deseo de servir a la obra de Dios, Padre Creador, siendo puros de cuerpo y espíritu”.

Papa Francisco.

Retoman la causa diocesana

La Iglesia reabrió la causa diocesana iniciada en 1992 al cura Justo Ilarraz, procesado por la Justicia de Entre Ríos, que lo investiga desde 2012 por abuso agravado de menores que tuvo a su cargo mientras fue prefecto de disciplina en el Seminario Menor de Paraná. La reapertura del expediente administrativo fue anunciada por el cardenal y arzobispo de Buenos Aires, Mario Poli. 

La noticia sobre la reapertura de la causa Ilarraz también sorprendió porque la investigación interna de la Iglesia será responsabilidad de la diócesis de Buenos Aires. Así quedarán desafectados tanto el Arzobispado de Paraná como el Tribunal Interdiocesano de Santa Fe, que tomaron intervención en el caso durante la década de los 90. La investigación interna fue consecuencia de un pedido ante la Nunciatura, la representación de Vaticano en la Argentina, efectuado por los exseminaristas. Quienes fueron los pupilos del sacerdote tendrán la oportunidad de declarar ante un tribunal eclesiástico, el 2 de mayo.

La defensa del cura va a Casación

La defensa del cura Ilarraz realizó un planteo a la Cámara de Casación contra el auto de procesamiento confirmado por  un Tribunal de Apelaciones de Paraná. “Observamos algunas irregularidades, tales como apreciaciones de la prueba, además no se trataron los agravios contra el fallo de primera instancia”, explicó a UNO el abogado Juan Ángel Fornerón.

Por otra parte, el letrado consideró que el expediente no debió haber bajado al juzgado de Instrucción, sino que previamente se tenía que haber resuelto el planteo elevado por la defensa. “Hay pruebas que quedan pendientes de producir”, consignó.
 

Comentarios