Caso Lódolo
Sábado 19 de Noviembre de 2016

Caso Lódolo: pericias aliviarían la situación penal del oftalmólogo

La moto se cruzó en el trayecto de la camioneta, que iba rápido. El profesional tenía 0,9 de alcohol; la víctima 2,54 más cocaína en orina.

La investigación del siniestro vial que sucedió el sábado 5 en el Acceso Norte de Paraná, se va esclareciendo a la luz de los informes científicos sobre las diferentes circunstancias que rodearon el hecho. Ayer en la Fiscalía se recibieron las carpetas con las conclusiones de los diferentes profesionales que analizaron las evidencias, y las mismas resultarían favorables para Pablo Lódolo, el conductor de la camioneta que está acusado de la muerte del motociclista José Álvarez.
Según se informó a UNO, la pericia vial confirmó lo que a primera vista observaron los policías que trabajaron en el lugar del hecho: que existió una maniobra extraña por parte de la moto Honda CG, por lo cual fue embestida por la camioneta Hyundai Veracruz.
Aquella noche iban ambos vehículos por el Acceso Norte, en el mismo sentido de circulación, hacia Paraná. Poco antes de llegar a la rotonda que está en la intersección de la ruta con calle Gobernador Maya, la calzada hace una curva hacia la derecha y comienza un triángulo de tierra, sin señalización ni guardarrail, que va separando las dos manos de circulación.
Al parecer, la moto siguió unos metros por ese divisorio y regresó bruscamente hacia el asfalto. En ese momento se produjo el impacto: el frente de la camioneta chocó con el costado de la moto. Esto explicaría las huellas de este vehículo en la tierra y que la parte abollada de la moto sea el costado del tanque de combustible, así como la fractura en la pierna derecha de Álvarez. Así también, se descartaría con estas evidencias que el motociclista haya sido atropellado desde atrás.
Además, se constató la presencia de un bache en la ruta antes de la curva, que podría pensarse que fue lo que hizo perderle el control al motociclista. Pero tampoco se descarta la existencia de un desperfecto mecánico en la moto.
Una de las conclusiones que se podrían sacar en beneficio del oftalmólogo, es que el otro vehículo se le cruzó repentinamente y que no tuvo forma de evitar el impacto. Otros datos, desde el punto de vista de la acusación, podrían argumentar, por ejemplo, que si circulaba a menor velocidad tal vez habría sido otro el desenlace, pero lo mismo cabe para el motociclista: la camioneta iba a unos 100 kilómetros por hora, y la moto a 90. Un cartel antes de la curva indica que la máxima es 40.
Más allá de esta tragedia, que deja muchos puntos para reflexionar, el tramo del Acceso Norte donde tuvo lugar necesita urgente las obras para otorgar seguridad vial a las personas que transitan a diario, ya que los accidentes en este lugar son muy frecuentes.

Laboratorio
El informe químico fue otro de los solicitados por la Fiscalía y que ayer llegaron a su conocimiento. A Lódolo se le practicó, al momento de ser detenido aquel sábado a la noche, la extracción de sangre y orina, y también se tomaron muestras de sangre del cuerpo de Álvarez.
El resultado en el caso del médico fue de 0,9 gramos de alcohol por litro de sangre, lo que es superior al máximo permitido, de 0,5.
En el caso del fallecido, la pericia dio 2,54 gramos por litro de sangre y arrojó positivo el informe toxicológico sobre la presencia de cocaína.

El casco de la discordia
Uno de los puntos controvertidos de la investigación, cuestionado por los familiares de Álvarez, es la presunta desaparición del casco de la víctima en la escena del accidente. Al respecto, se indicó a UNO que la víctima impactó de lleno con la cabeza en el parabrisas de la camioneta, y quedaron restos de cabellos y sangre en el vidrio, lo que haría presumir que no lo llevaba, salvo que se le haya salido en el instante previo al impacto.
A su vez, desde la Policía se había indicado que durante toda esa noche y al día siguiente, recorrieron toda la zona buscando el casco pero no estaba.
seniales.jpg

Imputación
En los primeros días de la semana que viene (lunes o martes) la fiscal Melisa Saint Paul citará a Lódolo a la declaración de imputado, y le informará la acusación por el delito de Homicidio imprudente. Esta fue la carátula que siempre tuvo el legajo, nunca se cambió como se mencionó en la confusión informativa de la semana. Es el delito que naturalmente se investiga cuando ocurre un siniestro vial fatal, que luego puede avanzar a una condena o a un sobreseimiento.
En esta instancia, el médico podrá dar a conocer su versión del hecho o abstenerse de declarar, según lo que le aconseje su abogado defensor Miguel Cullen. Asimismo, el abogado querellante Guillermo Smaldone, que representa a la viuda, presenciará y controlará como parte cada acto de la investigación.

Un encuentro para limar las asperezas
El jueves los familiares de Álvarez realizaron una marcha en la que escracharon al médico Pablo Lódolo, tanto en su domicilio particular como en la clínica de ojos de calle La Paz, y luego se manifestaron frente al Ministerio Público Fiscal como en Tribunales. Esa mañana, el procurador general Jorge García repudió los aprietes y amenazas recibidos, al tiempo que desmintió las denuncias por irregularidades en la causa. El lunes o martes, según supo UNO, García recibirá en su despacho a la viuda de Álvarez y otros familiares para hablar sobre la investigación y despejar las dudas al respecto.

Comentarios