Ovacion
Viernes 13 de Mayo de 2016

Caso Gisela López: reticencia de testigos para hallar al asesino

El silencio en la gente es la principal dificultad para encontrar un hilo en la investigación del asesinato de la joven de 19 años de Santa Elena.

Durante los 18 días que Gisela estuvo desaparecida fueron miles los comentarios de personas de Santa Elena aventurando hipótesis y dando pistas que nunca pudieron ser corroboradas. Versiones que incriminaban a la familia de la joven de 19 años o a su entorno social, o a la trata de personas. Cuando el martes fue hallado el cuerpo en las inmediaciones de donde había sido visto por última vez, la conmoción sacudió a la localidad del Departamento La Paz, el dolor provocó la solidaridad con la familia y una masiva movilización en reclamo de Justicia. Pero luego reinó el silencio sobre algunas pistas o sospechas para dar con el asesino.

Fuentes policiales allegadas a la pesquisa refirieron a UNO la dificultad para encontrar pruebas o al menos algún indicio que permita avanzar sobre una de las tantas hipótesis que se encuentran abiertas. “Alguien tiene que haber visto algo”, se afirmó, ya que el lugar y el horario en que Gisela fue vista por última vez, las 22.20 del 22 de abril, generalmente es muy transitado.



Se trata del bajo, una cuesta de unos 300 metros ubicada entre la ciudad y el barrio 120 Viviendas, que está a un costado del arco de ingreso. Si bien hay pocas viviendas y partes descampadas en esa zona, siempre hay mucha gente que transita por el lugar. Por esto, hay esperanzas de que alguien recuerde algún episodio llamativo que pueda estar relacionado al ataque sufrido por la víctima.

En relación al móvil del homicidio, se afianza la posibilidad del ataque sexual, ya que la víctima estaba semidesnuda. La autopsia aún no pudo determinarlo, por el estado de descomposición en que se encontraba el cuerpo y por lo tanto los tejidos no evidenciaban el abuso sexual. Pero se enviaron muestras y tomas de hisopados que hicieron los médicos forenses, que serán analizados por el laboratorio, y podrían arrojar resultados más certeros al respecto.



Por ahora se trabaja sobre varias pistas, no se descarta nada: ni sobre el entorno familiar, ni sobre personas que viven en las inmediaciones del lugar del hecho, ni tampoco sobre el detenido, Gustavo Centurión, que está alojado hace dos semanas en la Jefatura Departamental La Paz de la Policía.

***
Una semana en la intemperie


Si bien los médicos forenses no arriesgan todavía a decir si el cuerpo de Gisela estuvo siempre en el lugar donde fue hallado (y que fue rastrillado varias veces por policías, perros, caballos y familiares) o si fue arrojado posteriormente, se supo que, por las características que presentaban los tejidos había estado entre los pastizales alrededor de una semana, cubierto con una bolsa.

Comentarios