La Provincia
Miércoles 29 de Julio de 2015

Carteles equivocados en Crespo

En Crespo se colocó la carterelería de Rosario del Tala. Puede verse a los dirigentes Luis Schaaf y Oscar Rosetti junto al diputado justicialista Juan Reynaldo Navarro.

La profesionalización de tareas vinculadas a la comunicación política le resta espacio a la militancia tradicional, la del engrudo y el tarro de pintura. De la mano de empresas dedicadas a estos menesteres, las diferentes fuerzas políticas mejoran sus herramientas publicitarias y, lógicamente unifican los criterios. Los partidos con mayores recursos económicos acceden hoy a la posibilidad de colocar pasacalles exactamente iguales en toda la provincia, o gigantografías idénticas con los candidatos nacionales, provinciales y locales.

Esto tranquiliza a los candidatos, que ahora solo deben ocuparse de que fulano les envíe el material de campaña, y eventualmente de colocarlo. Pero la comodidad de una campaña organizada los alivió tanto que ya no deben preocuparse siquiera por colgar los pasacalles o los carteles, ya que la empresa se encarga.

Claro que la campaña tiene sus sinsabores, a  veces de las formas menos esperadas, porque pese a esta sofisticación en la comunicación política, se cometen errores. El caso más evidente ocurrió en Crespo, donde el actual intendente oficialista Ariel Robles no gana para sustos. A la atomizada oferta electoral que tiene el oficialismo crespense, que va con cuatro candidatos a las PASO;  se suman las dudas sobre la fortaleza real del candidato que pega con la lista oficial provincial (se sabe que la situación del roblismo en Crespo es objeto de variados comentarios, e incluso los intendentes de otras localidades de Paraná Campaña expresan  en off the record sus dudas sobre las chances de triunfo del peronismo con Robles de candidato); y en las últimas horas, el blooper de la publicidad cambiada: en Crespo se colocó la carterelería de Rosario del Tala. En los carteles puede verse a los dirigentes vecionalistas Luis Schaaf y Oscar Rosetti junto al diputado justicialista Juan Reynaldo Navarro. Las bromas de los opositores estuvieron a la orden del día, siendo la más cruel la que indicaba que más que error se trataba de una estrategia.   
 

Comentarios