Hoy por Hoy
Lunes 13 de Febrero de 2017

Cárceles: imitar un modelo que no es zona roja

Durante años especialistas, políticos y hombres de Derecho han abordado un tema candente para nuestro país y que resulta complejo de poder resolver: la superpoblación de las cárceles en la Argentina. Diferente por cierto a lo que sucede en Holanda, donde enfrenta una situación diametralmente opuesta: se dio una disminución en la cantidad de presos. Según el Sistema Nacional de Estadísticas de Ejecución de la Pena (Sneep), del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, en la Argentina hay 285 unidades de detención. La jurisdicción que más cárceles tiene es la provincia de Buenos Aires (54), en tanto hay 33 prisiones federales.

En los Países Bajos tienen tal superávit de celdas sin usar que han alquilado algunas de sus cárceles a Bélgica y Noruega. También han convertido alrededor de una decena de prisiones en centros para quienes buscan asilo. Según el informe Sneep de 2015 (último año disponible), para el 31 de diciembre de 2016, había 71.464 personas detenidas en cárceles de Argentina. Es decir que la tasa de detenidos en el país es de 166 cada 100.000 habitantes.

En Holanda un tercio de las cárceles permanecen vacías, de acuerdo con datos del Ministerio de Justicia de ese país. Ahora, ¿a qué se atribuye esta baja? Los criminólogos atribuyen esta situación a una caída espectacular de las tasas de criminalidad durante las dos décadas pasadas y a un enfoque que prefiere la rehabilitación al encarcelamiento. En Argentina, de 2002 a 2015, la población carcelaria aumentó un 58,9%. Sin embargo, sigue siendo una de las tasas más bajas de la región. "Los holandeses tienen imbuido profundamente un pragmatismo en lo referente a las reglas sobre la ley y el orden", dice René van Swaaningen, profesor de Criminología en la Erasmus School of Law en Rotterdam, y señala el enfoque relativamente liberal del país a las drogas "suaves" y la prostitución. "Las prisiones son muy caras. A diferencia de los Estados Unidos, donde la gente tiende a enfocarse en los argumentos morales para el encarcelamiento, los Países Bajos están más enfocados en lo que funciona y es eficaz". En Argentina, ¿cuánto tiempo nos llevará poder construir este camino?


Comentarios