La Provincia
Miércoles 23 de Diciembre de 2015

Candioti: “Las penas debieron ser acordes a la gravedad de los hechos”

Uno de los fiscales que intervienen en la causa Área Paraná destacó el hecho de que todos los represores fueron condenados, pero manifestó su disconformidad con las penas otorgadas a la mayoría. 

El fiscal federal José Ignacio Candioti, al igual que los querellantes, manifestó su desacuerdo con la mayoría de las penas dictadas por el juez federal Leandro Ríos para los represores juzgados en la causa Área Paraná. Remarcó que fueron “sensiblemente menores” a las solicitadas, aunque también destacó que no hubo absueltos. 
Ríos dictó prisión perpetua para el represor Cosme Demonte y penas de tres a 18 años de prisión para los otros seis imputados. Además, ordenó la libertad de Alberto Rivas y Rosa Bidinost y dispuso que la pena para Oscar Obaid sea de ejecución condicional. Hugo Mario Moyano, por su parte, quedará libre en junio de 2017.
Candioti, quienes es fiscal en esta causa junto con Mario Silva, dijo a UNO que lo positivo del fallo de Ríos fue “que haya dictado una sentencia condenatoria a los responsables de graves violaciones a los derechos humanos; hechos que a su vez, no podemos dejar de lado, generaron graves daños en quienes los padecieron”. 
“Recuerdo lo que consignamos en los alegatos cuando hicimos referencia a las palabras de una de las víctimas en las audiencias testimoniales, quien sostuvo: ‘tenemos escritos en nuestros cuerpos y en nuestra memoria lo clandestino de la represión’. O también otro de los testimonios que no puedo olvidar: ‘somos sobrevivientes del horror’”, sostuvo el fiscal. 
Los fiscales se encuentran evaluando la posibilidad de recurrir la sentencia del juez de primera instancia, con el objetivo de lograr revertir en la Cámara Federal de Apelaciones los aspectos cuestionados. 
“Dentro de ese contexto de la gravedad de los delitos y de los daños que generaron en las victimas es que nos parece que las penas fueron sensiblemente más leves que las que solicitamos, y debieron ser dictadas más acordes a la gravedad de los hechos juzgados”, remarcó Candioti. 
Por otra parte, rescató que la condena demuestra que “los hechos ilícitos existieron” y que los represores imputados “fueron los responsables de la comisión, lo cual lleva a sostener que lo que las víctimas declararon durante años en sus testimonios quedó acreditado. Las victimas no mintieron. Los señalamientos hacia quienes ellos indicaban como redponsables también fueron confirmados. La prueba testimonial fue consistente y coherente durante todo el tiempo”.

Comentarios