La Provincia
Martes 24 de Mayo de 2016

Cambiar de sentido las calles “no soluciona” el estado del tránsito

El Centro Comercial de Paraná marcó distancia de la propuesta oficial. Algunos de sus asociados resisten la medida anunciada

La información proporcionada semanas atrás por UNO en torno a la decisión de establecer cambios en el sentido de las calles del casco céntrico de Paraná generó reacciones dispares en la comunidad. Algunos sectores comerciales marcaron su rechazo en forma inmediata; mientras tanto, el intendente Sergio Varisco fue manteniendo reuniones con distintos actores de la comunidad para consensuar los cambios.

A la par de ello, en algunas de las arterias involucradas en las modificaciones –Gualeguaychú y Echagüe– dueños de locales exteriorizaron su oposición.

Días atrás trascendió una reunión entre autoridades municipales y el Centro Comercial. Debido a “las distintas interpretaciones que se han atribuido”, la institución hizo público ayer el documento entregado al jefe comunal, en el que pone especial énfasis en que “un cambio de orientación de las calles por sí solo no significa ningún mejoramiento si no se resuelven otras situaciones conflictivas que son parte del problema”, aunque del mismo modo que planteó Varisco –había dicho en conferencia de prensa, cuando confirmó la medida: “Así como estamos no nos va bien”–, el Centro Comercial afirma: “Ante la evidencia del caos de tránsito en la ciudad coincidimos plenamente en que algo hay que hacer”

La centenaria entidad aseveró que “las modificaciones deben responder a un plan general que no se distorsione con aplicaciones parciales o rectificaciones posteriores que modifiquen el mismo, generando una nueva situación anómala”, y enumera los distintos inconvenientes existente en el espacio público.

Afirma que hay “baches, pozos y obstáculos que perjudican económicamente a quienes transitan”, y consideran que, en base a un relevamiento, se trata del problema “que más aqueja a los ciudadanos: baches, pozos y obstáculos que en algunos casos llevan años de permanencia, sin solución, ocasionando perjuicios económicos”.

Acto seguido, el documento cita la falta de habilitación de espacios para estacionar; el estacionamiento en doble fila; la falta de inspectores en horarios críticos, especialmente al ingreso y egreso de las escuelas; la falta de normas especiales para permitir el ascenso y descenso de escolares; la convivencia de colectivos, taxis y autos particulares, en los mismos carriles; entre otros.

En particular, también pone foco sobre el estacionamiento medido, que no cumple –tal como dicen las autoridades– su función de permitir  el constante movimiento de vehículos. “En el estacionamiento medido se advierte con frecuencia la reserva de espacios por parte de los tarjeteros; por otra parte, hay vehículos estacionados durante muchas horas continuas; y el estacionamiento indiscriminado en horarios comerciales”. Agrega también la falta de incentivos a la habilitación de nuevas playas de estacionamiento.

Por último, añade también el desmejoramiento del transporte público, “lo que alienta el uso de vehículos particulares”.

***
Los cambios más relevantes 


• El proyecto oficial propone que calle Gualeguaychú tenga un sentido único de circulación, este a oeste.
• España y Echagüe tendrían sentido de circulación de egreso del centro, es decir, de oeste a este.
• Calle 25 de Mayo será doble mano entre Monte Caseros e Yrigoyen, y entre Yrigoyen y avenida Ramírez mantendrá su dirección actual.
• Otra que cambiaría de circulación es Alem, que tendría sentido de ingreso al centro.

Comentarios