Ovacion
Lunes 24 de Agosto de 2015

Caliente en la salida y tranquilo en vestuarios

Diego Jara se molestó por su reemplazo en el segundo tiempo. En la retirada del estadio minimizó lo sucedido.  

Edgardo Comar / Ovación
ecomar@uno.com.ar


Dicen que a ningún jugador le gusta salir de la cancha. Se ve que a Diego Jara tampoco. Cuando Iván Delfino dispuso su reemplazo a los 82’ para que ingresara Sergio Chitero, la TV Pública tomó un primer plano la imagen del concordiense que a los cuatro vientos exclamó: “Siempre me sacan a mí”. La calentura del delantero se extendió por un rato más. Cuando todos sus compañeros celebraban abrazados en el círculo central, él se mantuvo inmóvil parado delante del banco de suplentes. Con las pulsaciones en caída a la salida del vestuario local, minimizó lo sucedido: “No pasó nada, ya está”, aseguró a Ovación. 

Antes de entrar en detalle sobre las polémicas expresiones la Joya se refirió a al triunfo ante Gimnasia de Mendoza: “Fue un triunfo merecido porque jugamos mejor que el rival y fuimos los que más buscamos la victoria. De aquí hasta el final de campeonato se van a dar partidos muy duros con poca diferencia en el resultado y en el trámite. Está todo muy parejo entre todos los equipos”, acotó el máximo artillero Santo. 

De la calentura inocultable cuando el DT determinó su cambio, expresó: “Todo quedó ahí en la cancha. Uno siempre quiere seguir jugando, pero sé entender las necesidades del equipo, es una decisión comprensible la del técnico”.   

Mientras Matías Quiroga estuvo sentado en el banco de suplentes, Jara fue el encargado de efectuar el trabajo sucio en ofensiva: “Fue así, tuve que pivotear y tratar de aguantar la pelota para que pasaran mis compañeros. Patronato fue el que tuvo mayormente la pelota y siempre buscó la diferencia. Gimnasia prácticamente nunca nos llegó con peligro y nos incomodó en defensa”, analizó.   

En el primer tiempo se vio a un Rojinegro ansioso dejándose llevar, en parte por el ritmo que exigía la gente desde afuera: “No sé si fue tan de esa manera. Particularmente pienso que hoy sucede que todos los equipos que enfrentan al puntero buscan trascender sacándole puntos. Juegan con otra motivación. Será así hasta el final del campeonato y para eso debemos prepararnos. Si abríamos el partido en algunas de las chances que tuvimos en el primer tiempo, tal vez el trámite hubiera sido otro. Lo importante es poder aprovechar cuando se presenta una situación de gol, hoy –por ayer– lo hicimos y sirvió para que los tres puntos quedaran en casa”, acotó.  

El éxito de anoche de Patringa le mete presión a Atlético Tucumán que tendrá, en principio, un duro escollo en Chacarita: “Al ganar y estar primeros hace que sigamos dependiendo de nosotros y eso es lo más importante. Seguramente Atlético Tucumán tendrá un duro rival en Chacarita, pero eso no debe distraernos”, finalizó.     

“Vi un equipo un poco ansioso” 

“Se nos presentó un partido duro en el que pudimos sacar la diferencia y ganar un partido muy complicado. Creo que a esta altura del campeonato, el certamen es duro para todos porque cada uno juega cosas importantes”, sostuvo Iván Delfino al hacer un repaso de los 90’ disputados anoche ante Gimnasia de Mendoza por la 30ª fecha de la Primera B Nacional. 

El entrenador de Patronato reconoció dificultades para quedarse con los tres puntos: “Gimnasia nos presionó muy bien en gran parte del partido y nos dificultó el traslado, igualmente tuvimos algunas chances. En el primer tiempo vi al equipo un poco ansioso, jugando más al ritmo de los de afuera que al que todos pretendemos. En el segundo tiempo cuando cambiamos el esquema –pasó a jugar con tres delanteras– tuvimos mayor presencia en ataque y presionamos mejor al rival. Nos paramos 15 metros más adelante. Igualmente no todo lo que sale mal es culpa de Patronato; el rival también juega”, admitió. 

Sobre las falencias que notó en el equipo, detalló: “Tranquilidad para manejar en trámite en el primer tiempo. No estar tan ansiosos. Igualmente logramos algunas triangulaciones por afuera que no pudimos definir”. 

Matías Quiroga llegó a la quinta amarilla y no estará ante Central Córdoba, lo que no implica un problema para el DT: “Estaba previsto que lo amonestaran”, reconoció. 

De la reacción de Jara cuando le tocó salir: “Es algo que ya pasó. Miro para delante y pienso en lo que viene”, concluyó.     

 

Comentarios