Espectaculos
Lunes 15 de Febrero de 2016

Calamaro cargó contra "la izquierda de los papanatas"

El cantante y compositor criticó con dureza a los grupos progresistas españoles que se manifestaron contra la tauromaquía. Los calificó de "resentidos" y "marginales culturales". Desató una fuerte polémica. 

Andrés Calamaro no se guarda nada. No lo hace cuando compone y mucho menos cuando da su opinión. Esta vez habló de política, como lo hizo su colega Joaquín Sabina, quien tomó como blanco al gobierno de Cristina Fernández de Kirchner y fue impadoso. El Salmón disparó contra la izquierda española. 

Descorazonado, el cantante y compositor cuestionó hoy al populismo y a "la izquierda de los papanatas" por la supuesta "superioridad moral" que se adjudica y por no aceptar y condenar "las tradiciones, la liturgia y lo folclórico" de los pueblos. Lo hizo en una columna publicada por el diario ABC de Madrid

El músico planteó duros cuestionamientos a la situación que se vive en España, pero sus planteos tienen un eco identificable con muchas de las cosas que ocurren en la Argentina y en la región. Sus ideas apuntan contra la actitud personal y política de muchos que se identifican con la izquierda (o por qué no el progresismo), a los que no duda en calificar: "Narcisistas, charlatanes, inquisidores, puritanos y moralistas".

Su blanco, sobre todo, es Podemos, colectivo ideológico de izquierda liderado por Pablo Iglesias que pelea contra el Partido Popular y el Partido Socialista Obrero Español por ser el tercero y llegar, incluso, al gobierno. Su rechazo a la tauromaquia –de la que Calamaro es defensor fervoroso- lo llevó a hacer una filosa crítica que supera los límites de la cuestión de la corrida de toros y los límites geográficos.

"No soy optimista con la izquierda de los papanatas, los resentidos, los antisistema, los antisemitas, animalistas y marginales culturales. No soy optimista con la izquierda de los narcisistas, charlatanes, inquisidores, puritanos y moralistas. No soy optimista con la izquierda de la prepotencia, con los pactos que no responden ni reflejan a las mayores voluntades, ni con las prohibiciones seriales o la promesa de una brecha en donde con suerte quedamos algunos de un lado y enfrente amigos, familia y conocidos separados por esa falla (eso si no caemos en el abismo de la brecha misma)", afirma Calamaro.

Comentarios