La Provincia
Domingo 17 de Enero de 2016

Buscan refinanciar una deuda pública que equivale al 55% de los Recursos Corrientes del año

El stock de deuda provincial (consolidada y flotante) es de 13.182,94 millones de pesos. Comparada con los recursos, es casi la mitad que en 2007. El déficit acumulado en nueve años se asemeja al rojo del sistema previsional en 2015. 

Carlos Matteoda 
cmatteoda@uno.com.ar

El déficit acumulado por la Provincia desde 2007 hasta 2015 es casi equivalente al gasto de un año del desfinanciamiento del Sistema Previsional entrerriano. En realidad, es superior, por poco.
La deuda pública consolidada de la provincia se pagaría con el 55% de los Recursos Corrientes del año, mientras que en 2007 se necesitaba el 94% de esos recursos.
Estos dos aspectos podrían parecer  tranquilizadores, en el sentido de que relativizan el peso de la deuda provincial;  pero revelan también el creciente peso del déficit previsional, un agujero cada vez más grande para los números provinciales. Respecto de ese tema, en los últimos 12 años el déficit del sistema previsional provincial fue de 8.200 millones de pesos aproximadamente, y lo recibido como compensación por parte de la Nación no llegó a los  1.100 millones. Aunque políticamente no quede bien decirlo, las provincias que transfirieron sus cajas a la Nación están en una situación comparativa mucho mejor que las que no lo hicieron, como Entre Ríos.

En la agenda mediática
Las recientes declaraciones del ministro de Economía, Hugo Ballay, indicando que la deuda consolidada de la provincia es de 13.000 millones de pesos ameritan un contexto para entender la composición del rojo provincial, y en ese sentido va esta nota.
El presupuesto provincial para este año contempla Gastos Totales por 58.000 millones, de los cuales 29.100 millones son financiados con Rentas Generales y 28.900 millones de pesos con recursos con afectación específica.
Lo que interesa desde el punto de vista de este desarrollo son los recursos de libre disponibilidad (Rentas Generales) cuyo destino depende de las  políticas implementadas por el Poder Ejecutivo.
En el ejercicio de 2015, la conformación de los ingresos del Tesoro Provincial  fue de 24.000 millones aproximadamente, de los cuales el 67,56% correspondieron a fondos provenientes de Nación a través del régimen de Coparticipación Nacional; y el 28,96% fueron ingresos de origen provincial.
Comparado con 2014, la variación fue del 25,56%, crecieron más los de origen nacional (27,78%) que los de origen provincial (24%), situación que el gobierno atribuye a un mayor incumplimiento tributario de las cargas provinciales, y que es de estimar que traerá aparejada la aplicación de políticas correctivas. Puede estimarse que en vez del aumento de los gravámenes, se avance en la actualización de las valuaciones inmobiliarias  y en el “sinceramiento” de catastro provincial.

Los gastos 
El total de gastos del Tesoro durante 2015 fue aproximadamente 25.300 millones. No es sencillo acotar esos gastos. Se compusieron, el año pasado, con el 69,12% en personal, el 14% en coparticipación a los municipio, el 8,67%  para atender el déficit previsional, el 6,57% para el funcionamiento de la administración y el 1,64% para el pago de intereses de la deuda.
El gasto en personal en el ejercicio 2015 se ubicó cerca de 17.500 millones de pesos, con un crecimiento cercano al 30% respecto de 2014, es decir cinco puntos más que lo que crecieron los recursos. Según entienden en el equipo de Economía que lidera Ballay, esa variación se justifica tanto por el costo de la política salarial implementada como también por las variaciones producidas por el incremento en concepto de antigüedad del empleado.
Esto explica también que uno de los objetivos de la administración de Gustavo Bordet sea contener la planta de personal, tanto permanente como temporario, al igual que lograr un mayor control en las suplencias que mensualmente se liquidan.
La coparticipación a los municipios cambió con la reforma constitucional provincial de 2008, que fijó un crecimiento de dos puntos porcentuales respecto del sistema anterior. En 2015 se liquidaron 3.530 millones por este concepto, 700 más que si hubiera seguido el sistema anterior.
El déficit del sistema previsional demandó en 2015 un aporte del tesoro del orden de los 2.200 millones. El dato no es menor, como tampoco lo es el incumplimiento del gobierno nacional (durante los mandatos del kirchnerismo) acerca de la obligación asumida en el Compromiso Federal de 1999, (ratificado por Ley nacional Nº 25.235), que señala que el Estado nacional financiará los déficits globales de los sistemas provinciales no transferidos. De 8.200 millones de déficit de los últimos 12 años, la Nación compensó solo 1.100.
Otro punto importante del gasto es la inversión que demanda el funcionamiento  de la Universidad Autónoma de Entre Ríos, que es de 700 millones anuales. Ese  punto explica porqué en el equipo económico se considera conveniente volver a analizar la posibilidad de transferirla a la órbita nacional.

La evolución del déficit
Estos aspectos de los gastos provinciales fundamentan mayoritariamente el déficit acumulado. No son los únicos, pero sí los más importantes.
La serie de déficits anuales arranca en 2007 con 66,45 millones y termina en 2015  (resultado provisorio) con 440,92 millones. 
El desfinanciamiento fue de  227,9 millones en 2008, 113,1 millones en 2009, 164,6 millones en 2010, 463,7 millones en 2011, 397,2 millones en 2012, existió un superávit de 4,1 millones en 2013,  volvió el déficit en 2014 con 480,2 millones y cerró 2015 con 440,9 millones.
De esta forma, el déficit acumulado pasó en 2008 a  294,4 millones; y en 2009 a 407,5 millones. En 2010 trepó a 572,1 millones; en 2011 acumulaba 1.035,8 millones; y en 2012 llegó a ser de  1.433 millones. En 2013 bajó a 1.428,9 millones; y en 2015 subió a los 2.350 millones ya mencionados.
Si bien el déficit de 2.350 millones de pesos acumulado en  esos  nueve años no resulta despreciable, es apenas superior a los 2.200 millones de que demanda en un año el desfinanciamiento previsional.

Deuda pública
Si se analiza la evolución de la relación entre la deuda pública y el nivel de los Recursos Corrientes (El cuadro puede verse en la página 4) se determina un desendeudamiento, ya que se requiere un porcentaje mucho menor de los recursos corrientes para afrontar la deuda pública que en años anteriores.
En 2007 se necesitaba el 96,4% de los Recursos Corrientes para atender la deuda pública. En 2008 el porcentaje bajó al 84,9%, subió en 2009 al 93%, bajó en 2010 al 73,5%,  volvió a bajar en 2011 al 67,8% y en 2012 al 66,6%. 
En 2013 la deuda pública consolidada representaba el 64,5% de los Recursos Corrientes; y en 2014 el 56,8%. En 2015, esa relación fue del 55,3%.Es decir que respecto de 2007, hoy se requiere casi la mitad de los recursos corrientes que hacían falta en ese momento para afrontar la deuda pública.

El endeudamiento
El proceso de endeudamiento demanda de la correspondiente autorización legislativa que establece la capacidad máxima anual de deuda a emitir por el  Ejecutivo. 
Pero  más allá de eso, el trámite tendiente a la  concreción del endeudamiento demanda necesariamente la intervención del Ministerio de Hacienda y Finanzas Públicas de la Nación, quien en consideración de lo prescripto en la Ley de Responsabilidad Fiscal define la viabilidad de esa deuda en función de la situación de las finanzas provinciales que supervisa .  
A través del artículos 5 y 6 de la Ley Nº 10.338 de Presupuesto 2015, se establecieron las sumas hasta las cuales el Poder Ejecutivo puede concretar operaciones de Crédito Público.
El total autorizado por dicha ley es hasta la suma de  4.081,21 millones de pesos, de los cuales se utilizaron  3.179,84  millones, quedando un saldo disponible de  901,37 millones.

Letras del Tesoro
Durante 2015 se colocaron 11 series de Letras del Tesoro que sumaron aproximadamente 1.737 millones de pesos, de las cuales han sido canceladas alrededor de 1.207 millones, por lo que queda en circulación el equivalente a poco menos de 530 millones de pesos.
De acuerdo a lo previsto  en el artículo 2 de la Ley Nº 10.111 que modificó el artículo 67 de la Ley Nº 5.140, el Poder Ejecutivo está autorizado a emitir Letras del Tesoro por hasta una suma -en circulación- que  no supere al equivalente al 5% de la totalidad de los recursos tributarios netos de coparticipación a  municipios.
Sobre los datos de 2015, ese cálculo señala un límite de 938,36 millones de pesos para letras en circulación, por lo que los 529,8 millones que  quedaron  en circulación al cierre del ejercicio 2015 representan el 56,4% del total permitido.
Tal como lo señaló el jueves el ministro Ballay, en lo que refiere a la deuda pública, la preocupación inmediata del gobierno de Bordet es lograr refinanciaciones con plazos y tasas de interés que mejoren su  perfil a futuro.


“Números que esperábamos”

El gobernador entrerriano, Gustavo Bordet, se refirió a la difusión periodística de los números de la deuda provincial. “Es la deuda consolidada, la deuda que se ha ido acumulando. Si uno la toma y la compara con el resto de las provincias se advierte que claramente Entre Ríos está en la media nacional”, indicó.
“ También es muy importante tomar y confrontar lo que significa la deuda sobre el porcentual respecto del presupuesto total y 13.000 millones está aproximadamente en la mitad de lo que es el presupuesto, cuando en otras épocas, recuerdo el año 2003, la totalidad del presupuesto estaba ocupado por deuda”, agregó luego.
Según Bordet,  hay que ver “no en la cifra en valor absoluto, sino lo que la cifra en valores porcentuales representa”.
En ese sentido, destacó la postura de su gobierno. “Estamos abocados con todo el equipo de Economía a poder ver cómo generamos un ordenamiento financiero que nos permita ir acortando la deuda que existe y también la posibilidad de lograr un equilibrio fiscal”.
Y aclaró: “Son los números que esperábamos, los números que nosotros manejábamos y es una situación que para nada pone en riesgo la gobernabilidad de la provincia”.

Comentarios