La Provincia
Sábado 14 de Febrero de 2015

Buscan declarar a Entre Ríos Provincia No Eutanásica

El proyecto de ley fue presentado por Natalio Gerdau, senador provincial del FPV. Prohibe sacrificio de perros y gatos como método de control poblacional, como así también todos los actos que impliquen malos tratos o crueldad.

La iniciativa establece que sea “la práctica de esterilización quirúrgica, de acuerdo a los protocolos veterinarios de actuación, como único método ético y eficiente para el control del crecimiento poblacional de animales domésticos”; al tiempo que propone, a los “efectos del control de la salubridad de animales domésticos” se realicen “tareas de prevención y atención de enfermedades”, al tiempo que, para el control de la reproducción de animales, “desarróllense y ejecútense los planes para que, a través de la esterilización quirúrgica se logre el adecuado control poblacional. Dicha tarea deberá ser gratuita y se realizará en puntos estratégicos de cada municipio como acción en terreno, que podrán ser -alternativamente- Centros de Atención Primaria de Salud (CAPS), Sociedades de Fomento, Entidades de Bien Público, Clubes, etc.”.


Por otra parte el legislador solicita se declare “obligatoria en la Provincia de Entre Ríos, la vacunación, el tratamiento antiparasitario de perros y gatos, y la aplicación de todos los métodos preventivos contra todo tipo de zoonosis”, proponiendo que “el Poder Ejecutivo determinará la autoridad de aplicación de la presente ley, debiendo la misma coordinar con los ejecutivos municipales, la implementación y difusión masiva de las actividades a realizar para el cumplimiento de la presente”, por lo que pide se autorice “a la Autoridad de Aplicación a realizar todo tipo de convenios para implementación de esta ley”.


Por la salud

Gerdau explicó en sus fundamentos que “uno de los problemas más importantes que atañe a la salubridad pública, producto de la superpoblación de animales domésticos en un medio urbano, es la transmisión de enfermedades como la rabia, la leishmaniasis visceral, la hidatidosis, la toxocariasis, la leptospirosis, la brucelosis y la toxoplasmosis”, para luego acotar que “un crecimiento no controlado de ellos importa un grave riesgo a la población que puede traducirse en la posibilidad de que estos animales perpetúen enfermedades transmisibles al ser humano”.


Ética y eficacia

Al mismo tiempo agrega que “la superpoblación de perros y gatos en la mayoría de las comunas y municipios de esta provincia sigue siendo una problemática sin resolver y los sistemas utilizados hasta el presente (matanza de animales sin dueño, muerte por inanición, envenenamiento o captura y encierro en perreras oficiales) han demostrado carecer de fundamentos éticos y de eficacia por no haber disminuido la cantidad de animales sin dueño ni haber solucionado las causas que lo originaron”.

En ese sentido especifica “tales métodos, además, han confirmado su ineficacia porque la muerte actúa sobre las consecuencias de la situación y no sobre las causas, ofreciendo una solución aritmética al problema de la superpoblación animal cuando en realidad, un perro o un gato, se reproduce en progresión geométrica”.

Es por eso que Gerdau “a fin de profundizar el cuidado y la tenencia responsable de perros y gatos, tendiendo al mejoramiento del estado sanitario y al bienestar de los mismos y de la comunidad, resulta propicio el dictado de una norma que refleje la articulación de estas premisas con la preservación de la salud pública y la diversidad biológica”.

 

“En tal andarivel, la presente normativa pretende lograr un equilibrio real entre la salud pública y el bienestar animal sobre la base de la prevención. Y la herramienta adecuada para dicho extremo es la esterilización, ya que es una inversión, a través de la cual se logra, con algunos años de trabajo intensivo y sistemático, solucionar el problema. En cambio, matar es un gasto que debe ser repetido año a año sin fin y sin solución”, explica el legislador de Gualeguaychú, quien destaca que “el municipio de mi ciudad, junto con entidades proteccionistas de bien público como son los refugios `Patitas´ y ´La Casita´ (ambos espacios, estos últimos, que trabajan denodadamente con perros que han sido abandonados o maltratados), es uno de los ejemplos claros de cómo se debe trabajar en el tema a legislar e inspirador de este proyecto”.

 

Según un comunicado enviado a esta Agencia, no obstante “es el compromiso que asuman cada uno de los Estados Municipales de la Provincia ante esta forma de accionar, la clave fundamental en la misión de brindar solución a estos temas, ya que serán ellos los que deberán llevar adelante los cometidos expresados por esta Ley”.

APFDigital

Comentarios