Policiales
Miércoles 06 de Enero de 2016

Buscan al acusado de acribillar a un joven en el Lomas II

Rodrigo Podestá, de 20 años, murió de tres balazos por la espalda. “Gula” Flores continúa prófugo

La seguidilla de disparos que comenzó a las 22.10 y terminó a las 22.30 del lunes, confundió a algunos vecinos del barrio Lomas del Mirador II de Paraná con la pirotecnia de las Fiestas que se siguen escuchando. Pero los más avezados sabían que, por el estruendo de las detonaciones, eran disparos: “Esos son de una nueve”, dijo uno, y otro agregó: “Y esos de una 11.25”. Minutos después, la noticia corrió rápido por los celulares: “Mataron a Rodrigo Podestá”. Tenía 20 años, causas penales y varios que lo buscaban para vengar algunos asuntos. De lo que nadie duda en el barrio es que el crimen es uno más de los ajustes por la venta de droga. El principal sospechoso, Nahuel Flores Siegfried, alias Gula, de 25 años, anoche continuaba prófugo.

El personal de la División Homicidios y el fiscal Álvaro Piérola tomaron las riendas de la investigación, y ubicaron a cuatro testigos clave: dos que estaban con la víctima y dos vecinos que observaron las circunstancias del hecho. Nicolás Escobedo, de 19 años, también recibió un disparo que le alcanzó el glúteo y la herida no reviste gravedad. Él y otro joven señalaron a Gula como el culpable.

Según lo narrado por los testigos, los amigos iban caminando por un pasillo interno en el corazón del Lomas II cuando fueron interceptados por Flores, quien habría estado acompañado también por sus hermanos. Podestá recibió tres balazos y murió minutos después. Luego los allegados a la víctima buscaron represalias: fueron hasta la casa de Gula, ubicada a unos 50 metros del lugar del ataque sobre calle Quinquela Martín, a metros de Longo, y se armó una balacera infernal. La Policía levantó casi 50 vainas servidas calibre 9 milímetros y 11.25. En la vereda estaba estacionado un auto Ford Ka negro, propiedad de la hermana de la novia de Flores, que estaba en la vivienda, y quedó con unos 38 impactos.
El audio de la balacera
Las versiones sobre los motivos del homicidio son varias: por un lado, se cree que la víctima “se habría quedado con algo” del acusado, siempre hablando acerca del ambiente narco. De hecho, un par de días antes Flores le pegó a Podestá por alguna razón y el lunes a la noche finalizó la venganza. Otra hipótesis es que el blanco del ataque haya sido otro muchacho conocido del barrio que vive cerca del lugar del hecho, quien le habría quitado un kilo de marihuana a Flores hace unas semanas, pero las balas terminaron con la vida de otro joven. Por último, según fuentes del barrio confiaron a UNO que Podestá habría estado vinculado con otro joven que vende sustancias en la zona, por lo que estaría enfrentado con los Flores.

Luego de conocido el asesinato, se escucharon festejos en el barrio Municipal, ubicado a pocas cuadras: disparos al aire y música a alto volumen. Es que los personajes del ambiente delictivo de este barrio estaban enemistados desde hace tiempo con los Podestá (Rodrigo y su hermanos Cristian y Maximiliano, ambos presos por un homicidio y otros delitos). Pero también guardan rencores con los Flores Siegfried por la muerte de Ramón Abasto, en la que fue condenado uno de los integrantes de aquella familia, y también estuvo nombrado el Gula.

Un vecino contó a UNO: “Yo lo conozco desde que nació al pibe, todos los medios dicen que fue una disputa entre bandas y no fue así. Le dispararon cuando iba caminando y lo rematan en el piso. Después fue la balacera cuando balean el auto”, y agregó acerca de los posibles motivos del asesinato: “Ya vienen broncas desde antes por las porquerías que venden”.

Comentarios