Pais
Viernes 19 de Junio de 2015

Brutal agresión de un padre y su hijo a un director de una escuela

El docente sufrió el ataque en un institución de Mendoza. En Santa Fe ocurrió otro caso terrible. 

Mendoza.— Un padre y su hijo, de 14 años, agredieron el miércoles al director de la escuela Nicolás Avellaneda de la localidad mendocina de Palmira. Tras el hecho, los docentes decidieron no dar clases y realizaron una jornada de reflexión.

Todo comenzó cuando el miércoles dos jóvenes comenzaron a pelearse en la escuela. En ese momento, Casas intentó separarlos, pero todo fue en vano. Es que el director de la institución también fue agredido por unos de los jóvenes. 

Tras recibir un golpe, Casas se cayó al piso y fue golpeado con patadas en la cabeza por el joven, de 14 años, según diario El Sol. 

Luego, ambos alumnos fueron mandados a sus casas, pero alrededor de las 19, el padre del chico más violento fue hasta la escuela y allí también golpeó al director. Por la agresión, Casas tuvo que ir al hospital de la zona. 

Asimismo, el director del establecimiento hizo la denuncia en la Fiscalía 12 de San Martín. En tanto, durante el día jueves docentes hicieron una “jornada de reflexión”. 

“Durante la jornada de reflexión hemos decidido los profesores no dictar clases luego de la tremenda agresión sufrida por el director”,  relató uno de los profesores.

Le arrancó la oreja a golpeas

En la ciudad de Santa Fe se informó que una mujer llegó con su hijo de 11 años a la comisaría 7ª, y denunció que el padre los había golpeado con un cable en todo el cuerpo, y exhibió la espalda del menor con las heridas sangrantes. Se ordenó que una partida fuera hasta el domicilio en Chaco al 6900 del barrio La Ranita y lo detuvieran, cuestión resuelta media hora después. 

Pero, mientras la madre estaba con su hijo de 11 años en la comisaría, otro hijo, en este caso de 13 años, llegó con la mujer que es la actual pareja de su exmarido y el chico tenía una venda en una de sus orejas. 

La mujer dijo que su marido le pegó a sus hijos porque perdieron la tarjeta de cobro del plan social, y al adolescente de 13 años le cortó la oreja con golpes y como él le prohibió llevarlo al hospital, ella le pegó la oreja con “la gotita”. El menor, además, tenía la espalda completamente ensangrentada por los golpes con cables.

La novedad fue informada al Centro de Atención para Víctimas de Violencia Familiar y Sexual, que se hizo cargo de la investigación e informaron al fiscal en turno.

 

Comentarios