Ovacion
Jueves 21 de Abril de 2016

Bruno, el entrerriano del sueño olímpico cumplido

Federico llegó ayer de Alemania donde logró la marca mínima para estar presente en los Juegos Olímpicos de Río.  

Andrés Martino / Ovación
amartino@uno.com.ar


Federico Bruno ya está en su Concordia natal con el deber cumplido de haber alcanzado el sueño olímpico. En Hamburgo, Alemania corrió el maratón de 42 kilómetros, alcanzó la marca mínima que exigía la Confederación Argentina de Atletismo y de este modo se metió en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro que se disputarán este año, en unos tres meses. Apenas arribado, el gran atleta entrerriano tomó contacto ayer con Ovación y repasó el éxito alcanzado.

“Es una alegría inmensa. Cumplí una de las metas soñadas por cualquier deportista que es llegar a los Juegos y así se dio. En mi caso se dio en el maratón donde logré la marca mínima y además con un debut. Sabía que estaba muy bien, pero tan bien no la podía hacer porque estaba el factor de la experiencia y por ahí no me daban las piernas para aguantarla, pero por suerte salió todo bien. Lo demostré bajando la marca que pedía la Confederación que era 2 horas, 16 minutos y yo hice 2 horas, 15 minutos y 40 segundos que me deja clasificado para los Juegos”, expresó Bruno, feliz por el logro alcanzado.

El atleta argentino, llamado por varios especialistas el Messi del Atletismo, es crack en 1.500 metros, pero en esta clase de pruebas realizó su bautismo en las calles de Hamburgo. Así lo vivió: “El primer medoa maratón con sensaciones muy buenas. Es más, fue muy fácil. Del kilómetro 21 al 30 también, mejor todavía. Fue muy, pero muy fácil. Yo decía esto no es nada, estaba debajo de los parciales y decía me va a salir un marcón. Iba corriendo con muy buenas sensaciones. Cuando llegué al kilómetro 35 ahí empecé a sentir la deshidratación porque me confié y muchos puestos de agua los pasé de largo. Iba tan bien que pensé que era fácil. Lo manejé al ritmo, la capacidad aeróbica también, muscularmente después del 38 comencé a sentir la fatiga y la deshidritación por no haber tomado agua. Lo pagué en el 39 hasta la llegada, pero 38 kilómetros fueron bárbaros, no sufrí. Cuatro kilómetros fue la carrera, los sufrí y ahí dije esto es pura cabeza para aguantar”.

Está claro que el maratón dejó muy buenas sensaciones, fundamentalmente, pero a la vez un aprendizaje para el entrerriano. Hay cuestiones que deberá tener en cuenta para Río. “Es así como decís. Si hablamos de entrenamiento la preparación fue muy buena porque corrí con muy buenas sensaciones. Hay que acomodar detalles que uno por ahí, al ser principiante en maratón, no le da importancia. Correr 10 kilómetros en calle pasás de largo el agua y no pasa nada, pero en este caso subestimé la hidratación y hasta los geles mismos. Dije, que el cuerpo se acostumbre. Además los africanos no tomaron nada. Después, claro, me dí cuenta que había que tomar geles y agua más algunas sales. Con eso vamos a bajar dos o tres minutos, solo con esos ajustes. Para los Juegos llegaría mucho mejor. No tengo que hacer lo que hice allá”.

Federico Bruno viajó con su novia a Alemania, como única compañía y aliento. El concordiense contó cómo se acompañaron en Hamburgo. “En este resultado ella tiene mucho que ver porque estar solo en un país donde uno no conoce el idioma y vas a correr una prueba donde psicológicamente tenés que estar bien por lo que sea, ella fue clave. Se alquiló una bici en el hotel y me fue acompañando por la ciudad, entonces en cada kilómetro yo sabía dónde ella iba a estar. Corriendo pensaba en el 15 está ella y así iba corriendo sabiendo que cada 5 la iba a encontrar. Eso me dio energía”.

Comentarios