La Provincia
Miércoles 01 de Abril de 2015

Bressán permanecerá en prisión hasta que termine el juicio

El único acusado por el homicidio de Priscila Hartman permanecerá en la cárcel hasta que termine el juicio cuya elevación será el lunes 6.

Esta mañana se realizó la audiencia para tratar el pedido de prórroga de prisión preventiva de Facundo Bressán, formulado por la Fiscalía, que vencía el jueves 2 de abril.

 

La jueza de Garantías Nº 1, Marina Barbagelata, resolvió que el único imputado por el homicidio de la joven Priscila Hartman permanezca en la cárcel por tiempo indefinido, a la espera del juicio que iniciará el lunes 6.

 

En la audiencia participaron los representantes del Ministerio Público Fiscal doctores Juan Francisco Malvasio y Álvaro Piérola; los apoderados del querellante particular doctores Walter Rolandelli y Marcos Rodríguez Allende, los Defensores Particulares, doctores Miguel Cullen y Guillermo Vartorelli, y el imputado, Facundo Bressán.

 

Bressán fue detenido en el marco de la investigación del homicidio de la joven Hartman, de 22 años, cuyo cadáver fue hallado el domingo 26 de octubre del año pasado en un descampado de la zona de San Benito, localidad ubicada a 10 kilómetros de Paraná, luego de una intensa búsqueda policial que se inició el viernes 24, cuando la familia denunció que la chica salió de su casa la noche anterior, y que no regresó más a su domicilio.

 

Elevación a juicio

El lunes 6 de abril será la audiencia de remisión de causa a juicio. Así lo resolvió la jueza de Garantías Nº 1, doctora Marina Barbagelata, luego de considerar el pedido de los abogados defensores de Bressán, quienes habían argumentado que no habían recibido la notificación sobre la primera audiencia de remisión a juicio, fijada previamente para el día de hoy, 1º de abril.

 

Argumentaciones

E joven de 20 años quedará alojado en la cárcel de Victoria hasta que termine el debate oral y público, dentro de aproximadamente 50 días.

La Defensa se opuso a la prolongación de la privación de la libertad, que fue solicitada por el Ministerio Público Fiscal y la Querella.

Barbagelata explicó que la prórroga no es por un número exacto de días, pero como el debate oral y público en el que se ventilará el homicidio de Priscila Hartman deberá llevarse a cabo dentro de los treinta días posteriores al dictado del auto de apertura a juicio, y la audiencia de remisión de la causa a juicio fue fijada para el próximo lunes 6 de abril, calculó que la prórroga dispuesta tendrá una duración aproximada a los 50 días.

 

Al prorrogar por segunda vez la prisión preventiva, la jueza de Garantías explicó que coincide con el planteo de los defensores, doctores Miguel Angel Cullen y Guillermo Vartorelli, que señalaron que la regla es la libertad del imputado durante el proceso, en atención al estado constitucional de inocencia. Sin embargo, la jueza aclaró que “existen situaciones que excepcionan esa garantía. Ese estado jurídico de inocencia no se pierde, pese a que se pueda limitar los derechos del imputado, tal como lo ha expresado la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Esas limitaciones de derechos son legítimas cuando son razonables” explicó la jueza, y añadió que el lapso de 6 meses que demandará la Investigación Penal Preparatoria y la realización del Plenario Oral y Público en el caso Hartman, es “absolutamente razonable”.

 

“El aseguramiento de la prueba es imprescindible”, expresó la Dra. Barbagelata, y agregó que ello es así, sobre todo en el nuevo sistema de enjuiciamiento penal que rige en Paraná desde septiembre del año pasado, en el que “la prueba no es tal hasta que no se produce en juicio”.

 

Precisamente, ese fue el núcleo del planteo de los fiscales, doctores Juan Francisco Malvasio y Álvaro Piérola, y del querellante particular, doctor Marcos Rodríguez Allende: prorrogar la prisión preventiva de Bressán hasta la finalización del juicio, para evitar que el imputado intente presionar o influir sobre los testigos que fueron propuestos para declarar en el juicio, cuyos nombres ya son de conocimiento del acusado.

 

“Ahora está más claro el riesgo procesal consistente en el posible entorpecimiento, que ya fue acreditado en anteriores oportunidades, y es necesario cautelar ese peligro para preservar la libertad de los testigos” argumentó el fiscal Piérola.

 

A su turno, los defensores Cullen y Vartorelli negaron rotundamente que haya alguna prueba de que Bressán haya intentado influir sobre los testigos, e insistieron –como lo hicieron cuando se dispuso la prisión preventiva por 90 días, en octubre de 2014 y cuando se prorrogó por otros 60 días, en febrero de este año-, en la posibilidad de sustituir la prisión preventiva por otras medidas alternativas, tales como el arresto domiciliario en la casa del imputado en San Benito, con o sin vigilancia policial.

 

Comentarios