Mundo
Lunes 02 de Febrero de 2015

Brasil tiene un nuevo Congreso que es más conservador

Renovación en Brasilia. Los diputados de la nueva Cámara baja son en su amplia mayoría hombres blancos. Solamente hay 51 mujeres sobre un total de 513 escaños.

Los diputados que asumieron ayer en la 55ª legislatura de la Cámara baja de Brasil son mayoritariamente conservadores en materia económica y de seguridad, y muestra una composición con amplia mayoría de hombres blancos. Datos oficiales de la Agencia Cámara de Noticias indican que 462 del total de 513 diputados federales —el 90 por ciento— son hombres, y solo 51 son mujeres, seis más que las elegidas en 2010.
  Esta proporción se contrapone a la de la población brasileña, en la que existe una relación de 96 hombres por cada 100 mujeres, lo que representa casi cuatro millones más de mujeres que de hombres, según datos del censo demográfico de 2010. Respecto a la representación racial, en la nueva legislatura el 80,1 por ciento de los diputados son blancos, el 15,8 son mulatos y el 4,1 por ciento son negros.
  Y al igual que sucede con la representación por género, en este caso también existen diferencias entre la proporción de legisladores y la de la población del país. Según el censo de 2010, del total de la población brasileña —que entonces era de 191 millones de personas pero hoy supera levemente los 200 millones— el 47,7 por ciento son blancos, el 43,1 por ciento son mulatos y el 7,6 por ciento son negros.
  En tanto, del total de 28 partidos con representación parlamentaria en la legislatura que se inicia, una cifra inédita, buena parte tiene perfil conservador, con legisladores que defienden discursos de “línea dura”, como iniciativas para bajar la edad de imputabilidad de 18 a 16 años y contrarios al matrimonio homosexual y a la legalización del aborto y de la marihuana.
  Según el estudio Radiografía del Nuevo Congreso, realizada por el la Intersindical de Asesoría Parlamentaria, la Cámara tiene más cantidad de partidos, es más liberal desde el punto de vista económico y más conservadora desde el punto de vista social, está “atrasada” en la defensa de los derechos humanos y es conservadora en medio ambiente. Esto ocurre aún cuando hubo una renovación del 46,78% de los asientos de la Cámara, que tiene un total de 513 escaños. Un dato que indica que esas tendencias provienen de la sociedad que la Cámara baja representa, aunque no gusten a ciertos grupos formadores de opinión o académicos.
  La mayoría de los 198 diputados que conquistaron su primer mandato en los comicios de octubre son “millonarios o adinerados”, religiosos —en especial evangélicos—, policías, animadores de programas televisivos, celebridades ajenas a la política y familiares de políticos, enumera el informe, de sesgo muy negativo. Paralelamente, se redujo de 83 a 50 el número de legisladores que “defienden a la clase trabajadora”, según la Intersindical, mientras continúa siendo la más representativa entre las bancadas informales la del sector empresarial.
  En doctrina económica, el estudio detectó una mayoría liberal en la nueva Cámara baja, donde existe una presencia mayor de parlamentarios que consideran que el mercado es el que debe regir la economía del país, sin intervención del Estado.

Comentarios