La Provincia
Domingo 29 de Noviembre de 2015

Bordet le baja las expectativas a la composición del gabinete

El gobernador electo daría a conocer esta semana quiénes serán sus principales colaboradores en el gobierno provincial

La composición del gabinete del gobernador electo Gustavo Bordet se ha demorado más de la cuenta, al menos desde el punto de vista periodístico: hace 35 días que el intendente de Concordia conoce cuál será su destino desde el 10 de diciembre pero aún no anunció quiénes serán sus principales colaboradores.
Tal vez la primera observación que pueda hacerse es que pocos entrerrianos han perdido el sueño por tal motivo. Al ser un gobierno de continuidad el que comenzará el 10 de diciembre, seguramente el ciudadano menos politizado entiende que las designaciones se realizarán dentro del amplio abanico de posibilidades que ofrece el justicialismo entrerriano, que es el espectro político de referencia de la nueva gestión.
No se trata de una situación parecida a la generada a nivel nacional, en la que el recambio del Presidente, por un lado; y las tensiones en una novedosa coalición electoral, por otro; deparaban dudas y especulaciones de todo tipo respecto de la composición del gabinete.
Quien suponga que con Bordet es todo más previsible, en principio, no se equivoca. En un reportaje que publicó UNO en abril, cuando acababa de formalizar su precandidatura a gobernador, el hoy electo para ese cargo dio a entender que en caso de ganar su equipo sería acotado. A tono con esa idea, durante los últimos días circularon rumores sobre una reduccción del número de ministerios. Esas versiones, hablan de la unificación de las carteras de Producción y de Turismo en un nuevo esquema que incluiría también el área de puertos. El nombre que desde hace tiempo suena para ese cargo es el del actual intendente de Concepción del Uruguay, Carlos Scheppens.
También se habla de la unificación de las áreas de Justicia y Educación en una sola cartera, modificando el esquema que tras la reforma constitucional del 2008 desmembró el entonces megaministerio de Gobierno, Justicia, Educación, Obras y Servicios Públicos. También se menciona que los ministerios de Cultura y Comunicación, y de Trabajo pasarían a ser secretarías; y se habla de unificar nuevamente Salud y Desarrollo Social.
En caso de confirmarse totalmente estas versiones: quedarían cinco ministerios (Gobierno; Producción, Turismo y Puertos; Planeamiento, Infraestructura y Servicios; Economía, y Salud y Desarrollo Social) más la Coordinación de Gabinete, que a partir de una reforma legislativa aprobada este año tiene rango de ministerio. También se menciona que la Secretaría General de la Gobernación volverá a tener importantes funciones en el desarrollo.
En cuanto a los nombres propios, el de Mauro Urribarri es uno de los que más se escucha. El hijo del actual gobernador forma parte del círculo de colaboradores de Bordet y tuvo mucho que ver con el armado político especialmente en Concordia por lo que su inclusión en el nuevo gabinete de un dato casi certero.
Se menciona también la posibilidad de que el actual intendente de Gualeguaychú y diputado provincial electo Juan José Bahillo sea designado como ministro, eventualmente en la cartera de Planeamiento. Del mismo modo se menciona al exintendente de Paraná José Carlos Halle como posible titular de la cartera de Justicia y no se descarta incluir al intendente de Villaguay Adrián Fuertes en un cargo de importancia, sin embargo allegados a estos dirigentes señalan que no han recibido todavía ninguna propuesta.
Los dos ministerios que más especulaciones generan son los de Salud y de Gobierno. En el de Salud, por la aspiración de tallar en esa decisión del actual presidente de la Cámara de Diputados José Allende, quien a la vez es secretario general de la seccional Entre Ríos Unión del Personal Civil de la Nación. El de Gobierno por las amplias incumbencias que tiene y debido a que se piensa que en esa designación tendrá especial injerencia el actual ministro y vicegobernador electo Adán Bahl.

Sin sobresaltos
Bordet ha dicho en varias oportunidades que su primer objetivo es el ordenamiento financiero que permita una plataforma de crecimiento, especialmente cuando se produzca la salida de la actual coyuntura, a la que define como “un ciclo de caída generalizada de indicadores a nivel mundial” que configura un contexto que no hay manera de eludir.

En ese punto, y ante los rumores que dan cuenta de las dificultades que tendría a poco de asumir para pagar los sueldos y el medio aguinaldo, el gobernador electo aclaró que el actual mandatario Sergio Urribarri lo acompañó para gestionar el flujo de fondos que les va a permitir “cumplir con las obligaciones de noviembre y el aguinaldo de los empleados públicos con total normalidad”. Para Bordet esa situación es diferente de lo que habitualmente ocurría cuando concluía una gestión de gobierno . “Urribarri me ayuda para que asumamos en un marco de normalidad económica, con lo que significa eso para los comercios, la industria y los proveedores del Estado fundamentalmente”, señaló.




 

Comentarios