Ovacion
Miércoles 02 de Marzo de 2016

Bértoli en la piel

El referente y arquero de Patronato se ganó el cariño del hincha, pero jamás se imaginó ver tatuajes suyos en los fieles. Sabrina y Sebastián son los ejemplos.

Andrés Martino / Ovación
amartino@uno.com.ar


No quedan dudas de que Sebastián Bértoli se convirtió en uno de los ídolos máximos de la historia de Patronato. El uno tuvo varios momentos memorables con la casaca del Negro, pero queda claro que el último penal atajado, el del ascenso a Primera División, jamás de borrará de la retina de los fanáticos Santos y, en algunos casos, de la piel de ellos.

Sabrina Sarubba (23 años) y Sebastián Regner (37) decidieron tatuarse la mano de San Sebastián y ellos mismos contaron cómo dieron semejante paso, de algo que quedará grabado por el resto de sus vidas.  

“Sebastián es un referente e ícono de lo que es Patronato. Creo que fueron 11 los que salieron a la cancha, pero a la mayoría de los hinchas siempre nos tira Sebastián por todo los que nos dio, entre ellos los tres ascensos obviamente”, expresó en su primera declaración la dama y continuó: “Lo de ídolo se comparte un poco con Olsen, pero en lo que va de mi historia sí él es mi referente máximo y de muchos”.

Sabrina contó cómo la idea del tatuaje fue tomando forma hasta que llegó el momento de concretarlo en la piel. “Hace como dos años que lo venía pensando porque ya tenía otros tatuajes de Patronato. Lo venía analizando y el día del ascenso fue una revolución emocional para todos y entre tantas promesas una de ellas fue esa. Yo se lo dije deposité la confianza en vos. No vi los penales porque la verdad lloré e imploré toda la noche. Después uno de los pedidos fue que si él atajaba un penal yo me hacía algo que tuviera que ver con él y que pudiera reflejar ese momento”.

“No le conté, simplemente me lo hice. Después cuando lo subí a facebook él lo vio y me dijo que no  lo podía creer. Yo lo tengo de amigo en la red social y nos comunicamos. Me dijo que no tenía palabras de agradecimiento, que era un honor y que si no me ofendía quería concretar un lugar para conocerme y regalarme una camiseta. No me ofendí le dije que sí que no tenía drama. Imaginate que de tantos años de ir a la cancha jamás me lo crucé en la calle ni a él ni a ninguno de los chicos. Hacía un año atrás lo había cruzado por primera vez a él y a Walter (Andrade). Son los dos pilares. Les pedí una foto. Pensar que pasó eso y ahora fue a mi casa a traerme una camiseta. Fue como mucho. Justo fue en el día de mi cumpleaños. El negocio fue redondo”.

Pensando en el futuro, Sabrina no descarta la posibilidad de seguir tatuándose historias o jugadores del Rojinegro. “Algunos dicen que los tatuajes son un vicio, entonces puede ser que sí en algún otro momento. Ahora estamos todos revolucionados con Primera, pero primero vamos por los promedios y después veremos si podemos soñar en grande y porqué no jugar la Libertadores”.

Por su parte Sebastián también contó su historia con el tatuaje de Bértoli. “La historia se da en el último penal del ascenso a Primera. Estaba sufriendo, nervioso y dije como lo diría cualquiera que si lo atajaba me tatuaba la mano con la que atajaba ese penal y fue así. En el momento no me acordé, festejé, pero después entré a pensar, lo hablé con Sebastián y él muy buena onda. Me dio el teléfono y me dijo que hacíamos la foto cuando yo quisiera. Me invitó a la casa, fui, vimos el guante, sacamos varias fotos con la pelota y el que más le gustó al tatuador lo hicimos. Y ya está, quedó grabado en la piel con la firma y todo”.

“En realidad debería tatuarme varios jugadores, pero Sebastián es quien prácticamente nos dio los ascenso con las atajadas y los penales. Es el San Sebastián como dicen. Es el de los momentos claves. Está Diego Jara con sus goles y La Pulga Díaz también, pero las atajadas fueron claves en los partidos claves”, agregó Regner respecto de los ídolos que tiene la entidad.

Regner contó la reacción de Bértoli cuando se enteró de este tatuaje en particular. “Sebastián no lo podía creer. Fue a lo de mi viejo a comer y me dijo vos estás loco. Antes de darme la firma y la camiseta me dijo vos estás enfermo. Yo le dije que sí, pero que necesitaba hacerlo. Yo le puse el ejemplo de Maradona. Hay muchos tatuajes y hay gente que no lo conoce a Diego. Yo a Sebastián lo conozco y como persona. La mujer también me dijo que estaba loco, porque él era una persona igual a mí. Sí le dije yo, es una persona igual a mí, pero que me dio mucho”.

Sebastián Regner tiene su tatuaje y encima se llevó un amuleto. “Cuando me hice el tatuaje él tuvo un gesto grandísimo porque me regaló la primera camiseta de Patronato en Primera, ante San Lorenzo. Me la guardó, con el olor y todo. Yo no lo hice con ese fin, pero fue fantástico”, cerró.

Homenajeado
Bértoli. “La verdad, ¿qué te puedo decir al respecto? Siento orgullo y es un elogio muy grande para mí. Que ellos decidan llevar mi nombre, el guante, la fecha del ascenso o lo que sea en la piel es muy significativo y me llenó de sorpresa y es una muestra más de cariño que me tocó recibir por parte de los hinchas. Lo de ellos superó todas la expectativas que un deportista puede tener porque nunca me imaginé que alguien podía tatuarse mi nombre. Solo tengo palabras de agradecimiento y para mí es un orgullo muy grande”.

Comentarios