Policiales
Martes 28 de Abril de 2015

Barrientos denunció que fue agredido por uno de los policías que lo custodiaba

El líder de la Barra Brava de Patronato, que aceptó pasar 11 años en la cárcel por el doble homicidio del barrio Paraná XX, ocurrido en noviembre de 2012, relató ante el Tribunal lo que le pasó en el interior del penal de Gualeguay.

En un clima de tensión creado por el halo de violencia que rodea al acusado, con más personal de seguridad  que periodistas y público dentro de la sala de audiencias, Gustavo Petaco Barrientos aceptó cumplir 11 años de prisión por el doble homicidio del barrio Paraná XX, acontecido en noviembre de 2012.

El acuerdo celebrado entre la fiscalía y la defensa fue rubricado ayer ante el tribunal de la Sala II de la Cámara del Crimen de Paraná integrado por Elisa Zilli, Marcela Badano y Alejandro Grippo.  

A las 13.25, unas cuatro horas después de lo pautado, el líder de la Barra Fuerte entró al salón de juicio rodeado de uniformados. La demora fue producto de un supuesto incidente entre Barrientos y uno de los policías que tenía que trasladarlo desde la cárcel de Gualeguay a Paraná. El caso será investigado por el Ministerio Público Fiscal (Ver Recuadro Denuncia).  

Durante los 30 minutos que duró la lectura de la acusación, Barrientos permaneció con la cabeza levantada y la mirada fija hacia el Tribunal. Cuando escuchó el monto de la pena, que tendrá que cumplir por el crimen de Matías Giménez y Maximiliano Godoy, hizo silencio, y dijo: “Si, si”.

Poco antes, la fiscalía le había informado que el acuerdo implicaba pagar las costas del juicio y acerse cargo del pago de los honorarios del abogado querellante Juan Carlos Rubio Pérez. “Si, no hay problemas”, indicó el hombre nacido en la ciudad de Chajarí hace 38 años.

Barrientos, que está preso desde el 11 de noviembre de 2012 por el doble crimen, está alojado en la cárcel de Gualeguay, ya que en Paraná protagonizó incidentes que derivaron su traslado.

El hombre que se domicilia en calle Las Piedras en el barrio Municipal y dijo ganarse la vida como comerciante, ya tiene una condena anterior  a siete años de cárcel por el asalto a la empresa Megatone de Paraná, ubicada en Rondeau y Almafuerte. Este hecho violento se produjo el 18 de enero de 2005 y desde ese entonces el acusado se mantuvo prófugo hasta que fue detenido en 2007. Dos años después fue juzgado y condenado.

En los últimos años, la vida de Barrientos siempre estuvo en la escena pública y más desde los logros deportivos del club de sus amores. Antes de volver a caer, Petaco protagonizó un incidente que le dejó secuelas para toda su vida. En enero de 2011,  durante una salida socio familiar, fue baleado de gravedad en el interior del barrio Municipal, por lo que debió ser internado en grave estado. Producto de las heridas perdió un pulmón.

Los balazos partieron de una camioneta conducida por un hombre vinculado a la Barra de Patronato que tuvo que dejar la capital entrerriana.

Sentencia

Acompañado de su abogado defensor Marcos Rodríguez Allende, el jefe de la barra brava de Patrón reconoció su responsabilidad en el doble homicidio. “Nosotros presentamos un escrito donde acordamos la responsabilidad de Barrientos y la pena. Eso fue homologado por el Tribunal”, explicó a UNO Allende.

Tras una deliberación de 30 minutos, los camaristas adelantaron que en resolución unánime aceptaban el acuerdo. En ese sentido, Zilli indicó que las pruebas permiten arribar al grado de certeza necesario para dictar una condena por el delito de doble homicidio simple en concurso real. Barrientos fue condenado por “haber tomado parte” del hecho que terminó con la vida de Giménez y Godoy.

Los camaristas fijaron para el 7 de mayo la lectura de los fundamentos del fallo.

La escasa concurrencia de público, contrastaba con la multitudinaria presencia policial. Un rumor que circuló durante la mañana indicaba que seguidores de Petaco se iban a hacer presente en Tribunales. Por ende, la manzana donde está ubicado el Palacio de Tribunales, en pleno centro cívico de la capital entrerriana, fue ocupada por más de una veintena de policías, uniformados y de civil, que se movilizaban en el interior y exterior.


Crimen, más causas y movilización

El hecho por el que recibió condena Barrientos ocurrió el 9 de noviembre de 2012, a las 21.30, cuando Matías Giménez y Maximiliano Godoy se encontraban en el playón del estacionamiento del barrio Paraná XX, en Garcilazo y Temple Argentino, reparando un auto Peugeot 207. Dos sujetos en moto y con cascos, llegaron y abrieron fuego con una pistola calibre 9 milímetros. Giménez murió cinco horas después, y Godoy resistió 20 días más, hasta el 30 de noviembre.

Barrientos siempre sostuvo su inocencia. A tal punto que su primer abogado quedó envuelto en un problema judicial. Alberto Salvatelli tiene un expediente abierto por los  delitos de instigación al falso testimonio. Esta denuncia fue motorizada por el procurador general de la provincia, Jorge García, ya que hay un testigo que supuestamente ha sufrido coacciones para que cambie su exposición original realizada en sede policial, favoreciendo de esa manera a Barrientos.

De inocente a culpable

En un primer momento, Petaco afirmó que la noche del doble homicidio estaba en su casa con la Vero, su pareja. La defensa presentó numerosos testigos que lo ubican en su vivienda. “Soy inocente, por eso se me detuvo en mi casa, en mi domicilio”, afirmó en la indagatoria. Ahora se declaró culpable.

Además, remarcó que pese a que sabía que era nombrado en el barrio como el autor del hecho, se quedó en su vivienda y al llegar la Policía lo encontró mirando el partido de Colón y Boca que terminó en un aburrido 0 a 0.  Luego de la detención de Petaco, hinchas de Patronato se manifestaron en la puerta de Tribunales en reclamo de su liberación, con bombos, redoblantes, bombas de estruendo y banderas rojas y negras. También había personas identificadas con Colón de Santa Fe, tal vez en solidaridad y devolución de gentilezas.

Al parecer, las manifestaciones no tuvieron el efecto deseado: se inició una causa judicial caratulada Actuación de oficio sobre Atentado a la autoridad, Incitación a la violencia y Perturbación del ejercicio de las funciones públicas, impulsada por la Procuración. La misma, que se tramita en el Juzgado a cargo de Eduardo Ruhl que tiene alrededor de una decena de imputados, identificados entre los manifestantes. 

Barrientos  denunció golpes

Gustavo Barrientos tenía que llegar a Paraná ayer a la mañana, pero su arribo se atrasó debido a un incidente acontecido en el interior del penal de Gualeguay.

Barrientos relató ante el Tribunal que fue agredido por uno de los policías que lo custodiaba y afirmó que recibió golpes en la mano y la cabeza. Dijo que se los ocasionó un policía cuando lo trasladaron. “Me tiré de la camioneta”, aseguró.  “Ese policía capaz que tiene problemas familiares, pero no puede venir a atacarme así. Yo siempre respete a todo el mundo”, sostuvo el acusado quien informó que las agresiones están grabadas por el servicio de videovigilancia del penal.

El fiscal Rafael Cotorruelo señaló que “se va a investigar y tratar de esclarecer qué ocurrió y esto no quiere decir que haya pasado como fue expuesto, pero es tarea del fiscal investigar”.
 

Comentarios