Ovacion
Domingo 08 de Febrero de 2015

Barcelona se impuso ante el Bilbao con dos goles de Messi y se acerca a la cima de la Liga<br>

El elenco catalán le ganó 5-2 al Athletic Bilbao con goles de Messi, Suárez, De Marco (en contra), Neymar y Pedro. Descontaron Mikel Rico y Aduriz. Los de Luis Enrique quedaron a un punto del líder, el Real

Athletic Club y Barcelona se miden hoy en San Mamés, en un clásico liguero que va a enfrentar al equipo rojiblanco, impulsado por sus dos últimas victorias frente a Málaga, en Copa, y Levante, con un rival en racha que llegará a 'La Catedral' tras encadenar ocho triunfos seguidos.

El Barcelona visita un estadio en el que no ha conseguido aún ningún victoria, habiendo perdido el año pasado en un encuentro en el que el tropiezo de los de Gerardo Martino no les privó de seguir líderes.

Después de tres años sin ganar en San Mamés, aunque sólo ha perdido una de las últimas ocho visitas (el año pasado, 1-0), el grupo de Luis Enrique llegará a Bilbao tras ocho victorias seguidas y con la ilusión de quedar a un punto de Real Madrid, goleado ayer en el Calderón ante el Atlético de Madrid, para intentar reducir a la mínima la diferencia de cuatro puntos que ahora existen entre madridistas y barcelonistas.

El Barcelona tiene en mente que el calendario de media docena de partidos de Liga que se le presenta en el horizonte pasa por sumar los dieciocho puntos; y así recibir en el séptimo encuentro al Real Madrid, en el Camp Nou, donde una victoria le pueda llevar al liderato o a emparejarse con su rival en el primer puesto.

Antes de esta especulación a medio plazo, los de Luis Enrique, que vienen de ganar al Villarreal en el Camp Nou, tras remontar en dos ocasiones el marcador, tendrán la pendiente más pronunciada contra el Athletic de un camino de seis partidos antes del clásico que le son teóricamente bastante favorables (Athletic, Levante, Málaga, Granada, Rayo y Eibar).

Va a ser un mes de febrero decisivo para los azulgrana, ya que conocerán, igual que el Athletic, su futuro en la Copa, pues ambos disputarán semifinales; en la Liga, si son capaces de mantenerle el pulso al Madrid; y en la Liga de Campeones, con la disputa de los cuartos de final contra el Manchester City.

Después del decepcionante partido del año pasado en San Mamés (1-0, gol de Muniaín, min.70), sin Messi ni Víctor Valdés, esta vez el equipo de Luis Enrique llega embalado tras ocho victorias seguidas, en Liga y Copa, y con mucha confianza.

Tiene a todos sus jugadores al máximo rendimiento, y sólo la proximidad de la ida de las semifinales de la Copa contra el Villarreal en el Camp Nou incidirá en el grado de las rotaciones que determinará el entrenador.

Comentarios