Policiales
Lunes 21 de Diciembre de 2015

Banda narco de Paraná y Colonia Avellaneda traía la cocaína desde Bolivia

Aseguran que los dos kilos de cocaína que fueron secuestrados eran de máxima pureza y llegaron a la capital entrerriana a través de los contactos que mantenía el presunto líder de la banda.

La banda narco desbaratada el viernes por la Justicia Federal, en un procedimiento de la Policía Federal en los barrios Paraná XVI, San Agustín y en Colonia Avellaneda, se dedicaba a la venta de cocaína. Llamó la atención en los investigadores que los dos kilos que fueron secuestrados en la casa de un policía retirado eran de máxima pureza. Según trascendió, la misma llegaba a Paraná a través de los contactos que mantenía el presunto líder de la banda que también cayó preso el viernes, Nicolás Castrogiovanni, con narcotraficantes que lograban ingresarla al país desde Bolivia. Luego en Paraná se desarrollaban los procesos de estiramiento con otras sustancias, y se vendía a distinto precio según el porcentaje de pureza.

El juez Leandro Ríos indagó a todos los detenidos por conformar una banda dedicada al tráfico de drogas en la ciudad. Como se informó, entre ellos está Castrogiovanni, uno de sus hermanos, el ahora exdirector de la Unidad Penal N° 6 de Paraná, Victorio Aguirre, su hermano Guillermo, la novia de este, Evangelina Álvarez, también integrante del Servicio Penitenciario, el suboficial de la Policía de Entre Ríos Rodrigo Medina, y su padre Hugo , que también había sido integrante de la fuerza. Además hay un panadero del Paraná XVI, David Villaverde, quien se desvinculó.

Además de las pruebas de la investigación que unirían a los acusados en la actividad narco, también hay vínculos familiares. Por ejemplo, el hermano de uno de los detenidos está en pareja con una hija de uno de los penitenciarios presos.

El juez Ríos tiene 10 días para analizar las pruebas de la causa, tejer las relaciones entre los acusados, establecer los roles de cada uno y luego expedirse sobre la situación procesal de los imputados.

La investigación lleva más de tres años, y fue iniciada en 2012 por una denuncia anónima a partir de la cual la Justicia inició las instrucciones a los efectivos de la Delegación Paraná de la Policía Federal. El caso impactó con fuerza en el SPER y también en instituciones deportivas de la zona oeste de Paraná, donde Castrogiovanni tiene importantes vínculos.
 

Comentarios