Policiales
Martes 06 de Octubre de 2015

Baleó a un joven y al día siguiente mató a otro: pagará con 12 años

Matías Silva, de 19 años, aceptó la pena de prisión por cuatro hechos cometidos en La Paz desde el año pasado: atacó a balazos a un hombre, luego asesinó a otro para robarle la moto, quedó libre y robó otras dos veces a mano armada

El joven paceño Matías Silva tuvo un año agitado en hechos delictivos: el 16 de junio de 2014 baleó a un muchacho en un kiosco por un altercado, al día siguiente iba con un cómplice y asaltó a dos jóvenes en una plaza, les robó la moto y mató de un disparo a uno de ellos. Unos meses después fue excarcelado y en enero y junio de este año asaltó a mano armada dos veces. Por los cuatro delitos acordó la pena de 12 años de prisión con la Fiscalía.

Aquel lunes de mediados de junio de 2014 el joven de 19 años conocido con el apodo de Pekín discutió con otro de 25 que estaba en un kiosco del barrio Feria de la ciudad de La Paz, y tras el breve cruce de palabras sacó un arma de fuego y le disparó en la espalda. 

El martes siguiente por la noche Silva pasó por la plaza del barrio Belgrano. Allí estaban, alrededor de las 20, Adrián Alberto Riquelme, de 19 años, conocido como el Gordo y oriundo del barrio Puerto Márquez, junto a su amigo José Godoy, apodado Naricita. Silva se acercó desde la oscuridad con un arma de fuego (un revólver calibre 22), le apuntó a Riquelme y le exigió sus pertenencias y las llaves de la moto. El joven se negó y se trabó en lucha con el ladrón, y en el forcejeo recibió un balazo en el pecho.

Su amigo lo sostuvo y lo llevó al hospital 9 de Julio, donde pocos minutos después falleció debido a que el proyectil le dañó órganos vitales. Según informaron fuentes allegadas a la investigación, en su agonía, poco antes de morir, Riquelme le dijo a su amigo: “Fue Pekin el que me tiró, el que ayer baleó a otro por la espalda”.

La autopsia reveló que el balazo recibido por la víctima fatal fue efectuado desde un metro y medio de distancia. Esto hizo presumir que Silva le disparó cuando ya huía con la moto.

Silva se había dado a la fuga, pero en La Paz ya todos hablaban de él. Acorralado, decidió entregarse en la Policía junto a un familiar. Fue imputado por ambos hechos delictivos y le dictaron prisión preventiva por 30 días.

Tiempo después quedó libre y le probaron otros dos delitos: un robo a mano armada el 6 de enero, y a mediados de junio otro hecho similar.

Negociación y juicio abreviado

Por los cuatro episodios, a Silva le imputaron cuatro delitos: Homicidio en grado de tentativa, Homicidio en ocasión de robo, Robo agravado por uso de arma de fuego y Robo agravado por uso de arma cuya aptitud para el disparo no pudo ser acreditada.

Luego de negociar con la Fiscalía, Silva llegó a un buen acuerdo por el que aceptó cumplir la pena de 12 años de prisión efectiva.

Ayer se realizó la audiencia de juicio abreviado en Paraná, ante el tribunal presidido por Elbio Garzón. En la misma se formalizó el acuerdo al que llegó el imputado, quien fue asistido por los defensores oficiales Jorge Suelo y Jorge Balbuena, con los fiscales de la ciudad de La Paz Maximiliano Hass y Rosana María Sotelo. 

Silva le reconoció al juez Garzón su responsabilidad en los cuatro delitos y su aceptación de la mencionada pena, que ya purga en la Unidad Penal.

Juzgan al acusado de matar al primo

Hoy por la mañana comenzará en los Tribunales de Paraná el juicio por un asesinato ocurrido en Villa Mabel en 2012. Marcos Mendoza está acusado de matar al primo Miguel Alberto Solioz de 34 años, un hombre que se encontraba con salidas de la cárcel socio familiares, por una condena por homicidio.

El imputado, según se informó a UNO, es hijo de Claudia Bernal, quien se encuentra detenida acusada de enriquecimiento ilícito por venta de drogas. La mujer, así como otros familiares, están citados a declarar como testigos.
 

Comentarios