Femicidio
Martes 20 de Septiembre de 2016

Baleó a la novia, mató a la suegra y a un vecino y se suicidó

El joven irrumpió en la casa de su ex novia armado con un revolver y atacó a la chica que resultó baleada pero fue la única sobreviviente. Sucedió en la Villa Uruguay.

Un joven baleó a su ex novia, mató a su ex suegra y a un vecino y se suicidó, en un episodio ocurrido en la mañana de este martes en la Villa Uruguay, ubicada en la localidad bonaerense de San Isidro, en el marco de un conflicto de pareja, informaron fuentes policiales y judiciales.


El hecho ocurrió alrededor de las 9.15 en un pasillo del mencionado barrio ubicado en la intersección de las calles Uruguay y Avelino Rolón, en el límite de los partidos de San Isidro y San Fernando.


El protagonista de la masacre fue identificado por los investigadores como David Rosas (22), apodado "El Chucky", quien vivía en la Villa Los Sauces, de San Isidro -situada a unos 400 metros del lugar de los ataques-, tenía problemas con las drogas y con su ex pareja y solía estar armado en el barrio, según reconstruyeron los investigadores en base a los dichos de vecinos.


El caso es investigado por el fiscal de San Isidro Patricio Ferrari, quien encabezó por la mañana las primeras diligencias en la escena del crimen junto a los peritos y a policías de la seccional 5ta. de ese distrito, con asiento en Beccar.


La principal hipótesis es que la masacre se desencadenó cuando Rosas fue a conversar con Verónica Díaz (21), la madre de sus tres hijos y de quien estaba separado, tuvo una discusión, sacó su pistola, una Bersa calibre .22, y comenzó a los balazos.


Si bien se espera el reporte final de los peritos en la escena del crimen, fuentes judiciales indicaron que de acuerdo a los dichos de un testigo presencial la secuencia del ataque de "El Chucky" fue la siguiente: primero mató a la ex suegra, identificada como Silvia Fabiana Márquez (39), luego baleó a su ex novia, después asesinó al vecino Matías Nicolás Pavón (25) y finalmente se suicidó.


Todo el hecho ocurrió en el pasillo y si bien no fueron testigos directos en el momento de los disparos, los tres hijos de la pareja estaban en la casa cuando ocurrió el ataque y escucharon todo.


"El testigo cuenta que Chucky se puso a discutir con Díaz y empezó una pelea a golpes. Incluso, al asesino le quedaron en la mano pelos de su ex pareja, como si la hubiera tironeado del cabello. Ahí salió la madre de la chica y empezaron los tiros. La mató de un tiro en un pómulo", dijo a Télam una fuente judicial.


Siempre según la secuencia que pudieron reconstruir los investigadores, luego de matar a su ex suegra, le efectuó un disparo en la nuca a Díaz, quien sobrevivió y permanecía este mediodía internada en el Hospital Central de San Isidro en estado crítico.


Después, el vecino Pavón se acercó al pasillo para ayudar y recibió un tiro en la cabeza que lo mató en el acto.

Finalmente, Rosas, apoyó su pistola en su sien derecha y se suicidó de un tiro, por lo que quedó tendido en el pasillo junto al cadáver de su ex suegra.



Fuentes judiciales indicaron a Télam que los peritos de Policía Científica recolectaron en la escena del crimen un total de seis vainas servidas y dos balas percutadas que no salieron disparadas y seguramente en algún momento del ataque le quedaron encasquilladas en el arma, por lo que tuvo que expulsarlas tirando de la corredera.


En el Facebook del autor de la masacre, se puede observar que su último posteo lo realizó pasada la medianoche y consistió en dos fotos de él junto a Díaz con el siguiente mensaje: "Y bueno gorda, qué decirte. Sos todo en mi vida. Gracias por darme tres hijos hermosos y bancarme en todas. Gracias por entenderme. Te amo Verónica Díaz".


La prima de Pavón, el vecino asesinado por querer ayudar, dijo a la prensa que la masacre quizás se hubiera podido evitar, ya que la semana pasada hubo un incidente en el que la policía no detuvo a Rosas.


"Vino a tirar tiros y la policía le dijo 'anda a tu casa' y no se lo llevó preso. Ahora hay tres muertos", dijo la mujer.

Una vecina llamada Eliana explicó a Télam que "El Chucky" era "violento" y que ya "le había pegado" a Díaz en otra oportunidad en la que "tuvo que intervenir para separarlos Gendarmería".


Sobre lo sucedido contó que escuchó "entre cuatro y cinco tiros y los gritos de los chicos que pedían ayuda, que venga la policía y la ambulancia. Alguien gritaba 'están muertos'".


Otro vecino llamado Gustavo dijo a Télam que Rosas "cuando estaba drogado se ponía loco y le tiraba tiros a todo el mundo por cualquier cosa".


Un cuarto vecino aseguró a Télam que "el problema de la pareja era que ella no le dejaba ver a los chicos" y al hacer mención al último mensaje del Facebook de Rosas dijo que "hasta ayer estaba todo re romántico entre ellos".


Voceros policiales indicaron que Rosas tenía antecedentes por "robo a mano armada, infracción a la Ley de Drogas 23.737 y violencia de género", y que incluso el último Día del Niño, en agosto, fue detenido por haber ido a la puerta de la casa donde ocurrió la masacre a efectuar disparos.


El fiscal Ferrari ordenó que los cuerpos sean trasladados a la morgue policial para las correspondientes autopsias y esperaba el informe balístico y de los peritos para poder establecer la mecánica del ataque.


Comentarios