La Provincia
Jueves 25 de Junio de 2015

Ayudar a los más necesitados con una historia de 120 años

La Sociedad de Damas Vicentinas lleva adelante el Hogar de Ancianas San Vicente  de Paul y hoy cumple un nuevo aniversario

Un día como hoy de hace 120 años, un grupo de mujeres paranaenses lograba la personería jurídica para su Sociedad de Damas Vicentinas. Corría 1895 y según las actas que aún se conservan, ofrecían un bono de cinco pesos a quienes vivían en la calle y fundaron un asilo en Belgrano 224. Rita Devetac, María del Carmen Berzano y Teresita Hilarza contaron la historia, herederas de esas primeras personas que decidieron hacer de la caridad, una manera de vivir. 

El domingo harán un gran almuerzo en el Hogar de Ancianas San Vicente de Paul de la capital provincial. A la tarde prepararán chocolate caliente. La Sociedad de Damas Vicentinas, fundadoras del hogar, se ha renovado con el paso del tiempo y hoy son 14 las mujeres que la conforman. La pelea la dan a diario y no bajan los brazos frente a las dificultades. “Suponemos que estas señoras, las que impulsaron la Sociedad, trabajaban como venían hasta que lograron la personería jurídica. Además de juntar de la calle a quienes no tenían dónde estar, daban un bono de cinco pesos, no sabemos cuánto significaba entonces”, dijo a UNO la presidenta de la Sociedad, Rita Devetac. 

Contó que por ejemplo, en las actas aparece que un día decidieron rifar dos gallinas vivas en la puerta de la Catedral para juntar dinero. 

“Llevamos el nombre de Vicentinas por San Vicente, el patrono de la caridad”, agregó. El traslado del asilo a avenida Zanni 1011 fue después de 1937 cuando María Nicocia Pauma de Federik donó el terreno y eso también aparece en las actas aunque sin mayores detalles.  

El asilo se transformó luego en Hogar de Ancianas y hoy cuenta con 49 personas. Cada una aporta un porcentaje de su jubilación para su estadía, independientemente del monto total que cobre. La Sociedad de Damas Vicentinas es prestadora del PAMI y eso también es una gran ayuda. “Acá todo es de a miles: el teléfono, el gas, pagamos 5.000 pesos en la boleta completa de luz. Gastamos 2.500 pesos por semana solo en leche. Es un gasto importante”, agregó Devetac.

El lugar es amplio, cómodo, una construcción de otra época, un casco de estancia en el medio de la ciudad. Ayer al mediodía cocinaron un pastel de carne cuyo aroma llegó hasta el patio. Lo cierto es que gozan de prestigio y la lista de espera de aquellas familias que quieren un lugar es muy grande. Entre las necesidades más urgentes, destacaron la importancia de contar con un sanitario para personas discapacitadas. “Lo requiere la legislación y se nos cayeron los subsidio para construirlo. Apelamos a la generosidad de empresarios, comerciantes y al más humilde de los paranaenses para que nos dé una mano como sea. Quien nos entregue dinero tiene la seguridad de que lo vamos a usar para esto. Necesitamos 80.000 pesos más la mano de obra. Ofrecemos como garantía, estos 120 años que transitamos”, sostuvo la presidenta de la Sociedad de Damas Vicentinas. 

Contaron, además, que la mayoría de las mujeres que llegan hasta la institución lo hacen porque no pueden ser contenidas por sus familias. El Estado provincial realiza aportes que son útiles, pero a veces insuficientes. Por eso, los segundos sábados de cada mes realizan una feria americana con ropa en muy buenas condiciones; con el dinero recaudado también sostienen la labor. 

Una forma de ayudar es suscribirse como socio con una cuota mensual de 25 pesos y hay un cobrador. Para hacerlo solo hay que llamar al 4363849.

Pasaron 120 años de aquellas primeras mujeres que un día decidieron hacer algo por el otro y hoy, las herederas de este trabajo incansable, demuestran que la persistencia es la clave para sostener en el tiempo la voluntad de ayudar.

 

Comentarios