La Provincia
Viernes 13 de Noviembre de 2015

Aumentó 25% la bolsa de harina y remarcan el precio del pan

Según la Federación de Panaderos de Entre Ríos, el incremento de la materia prima es especulativo y no tiene justificación. 

Las panaderías de Paraná que compraron harina el martes se encontraron con aumentos en las bolsas de 50 kilogramos. Algunos hablan de entre un 25% y un 40% más caras que la semana anterior. Según información brindada por la Federación de Industriales Panaderos y Afines de Entre Ríos, la medida de los abastecedores de materia prima es una especulación.

Las compañías molineras vendieron esta semana con aumentos en todo el país y en Paraná, una bolsa de 50 kilogramos que costaba el lunes 200 pesos, desde el martes tuvo un precio de casi 250 para algunos comercios. Por supuesto que hubo variaciones según cada proveedor, pero las panaderías que compraron en estos días confirmaron los costos.

Para la Federación que las nuclea, la medida no solo es especulativa, sino que carece de justificación y así lo informaron ayer a UNO desde la entidad. 

Sostuvieron incluso que la decisión de incrementar los precios está amparada en posibles fluctuaciones del dólar según los futuros resultados electorales y otras medidas posibles; explicaron que, de alguna manera, los grande molinos pretendieron adelantarse a los hechos.  

Asimismo, en varias panaderías de la capital provincial que fueron consultadas, confirmaron que con esos precios de la harina es muy difícil sostener el costo actual del kilogramo de pan, aunque las proporciones no siempre se mantienen iguales: no porque incremente esta materia prima un 30%, esa cantidad se trasladará directamente al producto terminado. De todos modos, el aumento para el consumidor, al menos en lo que queda de esta semana, es prácticamente un hecho. 

Cuando alguien paga un kilogramo de pan, abona los impuestos como el IVA, las diferencias en la cadena de pagos, el salario de los empleados del comercio y el beneficio del dueño de la panadería entre otros componentes que forman el precio final.  

Ayer había comercios de elaboración propia que en la capital provincial habían empezado a remarcar el costo para el consumidor entre un 10% y un 12% más caro. 

Las opiniones coincidieron: no saben cómo va a seguir, pero tienen indicios de que la semana próxima, cuando vuelvan a comprar harina, puede haber incluso más aumentos. Así se lo dijeron los proveedores. Años atrás, un kilogramos de pan, costaba tres veces el kilogramo de harina; los precios ahora tienen esas otras cargas. En las panaderías hablaban ayer de incertidumbre, esa palabra que usa mucho el comerciante para sostener que no sabe lo que va a pasar con los precios.  

En el centro de Paraná, un kilogramo de pan cuesta entre 20 y 25 pesos, según su calidad y ubicación del comercio. En algunos barrios no superaba los 18. El lunes, las diferentes federaciones de panaderos del país se van a reunir para manifestar una postura conjunta y tratar de arribar a una solución. 

Hubo momentos en 2013 que la bolsa  de harina llegó a costar 400 pesos y luego comenzó a bajar hasta ubicarse entre los 120 y los 130. Después empezó a subir otra vez hasta llegar a los 200 y desde el martes, al menos, llegaron a pagarse hasta 250.

Números

- 250 es el costo de una bolsa de 50 kilogramos de harina abonado el martes por algunas panaderías. El aumento fue de 50 pesos. Entre dos y tres pesos más, es lo que puede aumentar al consumidor el kilo de pan, según sea en el centro o en los barrios.
- 48 son los kilogramos de pan que se pueden lograr, si la harina es de buena calidad, con una bolsa de 50 kilogramos. 

***
Vaticinios con clima político

Frente al incremento. Afirmaron que no hay escasez de trigo. Foto UNO/Archivo 

El Foro Farináceo de la República Argentina emitió un comunicado: Panaderos y fabricantes de pastas, en alerta por subas en la harina.

Los referentes nacionales del pan y las pastas se reunieron para intercambiar impresiones respecto de las subas que registró la harina durante las últimas dos semanas. Según la entidad, van desde un 30% al 50% en algunas zonas del país como en el noroeste, y advirtieron que aún podría haber nuevos incrementos

Las cámaras que integran este Foro de la harina manifestaron incluso que, sumado al aumento del precio, hubo establecimientos en el país que anunciaron la posibilidad de cupos en futuras entregas. El Foro está integrado por sectores sensibles de la canasta básica como panaderos de todo el país, fabricantes de pastas frescas artesanales de Capital Federal, Provincia de Buenos Aires y Córdoba y fabricantes de pastas secas de Argentina. En el comunicado aclararon: “Los industriales buscan evitar que, ante un escenario de incertidumbre, se repitan experiencias negativas como la de 2013. En cualquier escenario la prioridad pasará por asegurar la oferta de producto a un precio razonable”.

Según la Confederaciones Rurales Argentina (CRA), el mercado interno está abastecido con más de 13 millones de toneladas.

“La oferta es tal que los Molinos han comprado más trigo que el año pasado (5 millones de toneladas), según consta la información del propio Ministerio de Agricultura de la Nación, por lo que la harina no debería sufrir ningún incremento y menos aún el precio del pan al consumidor”, afirmó el comunicado de la entidad. 

La producción de harina en un 90% se destina principalmente al mercado interno y el precio del trigo hoy incide en un 5% del precio final del pan, por lo que una modificación en el tipo de cambio tampoco debería incidir.

“También es necesario recordar que los Molinos están pagando el trigo a un precio menor de la mitad de lo que pagaban hace dos años, por lo que un reacomodamiento de precios del trigo no debería impactar en el valor de la harina”, manifestaron.

Sin embargo, según fabricantes de alimentos y del sector de supermercados del país sostuvieron que habrá fuertes subas en los productos básicos de concretarse una futura baja en las retenciones y suba del precio del dólar. Hablaron ayer de incrementos, en general, del 120% en los comestibles como el aceite, cortes de porcino, carne vacuna y cordero, la leche y toda la línea de lácteos, los huevos y el pollo. 

Algunos vaticinan aumentos mientras otros, al menos con la harina, ya comenzaron a aplicarlos.  
 

Comentarios