La Provincia
Miércoles 27 de Abril de 2016

Aumenta el número de afectados en el sur provincial

Buscan contener a las familias que debieron abandonar sus casas frente a las intensas lluvias y la creciente de los ríos. 

La provincia trabaja junto con los gobiernos locales en la emergencia suscitada por el fenómeno climático, que ahora afectó al sur entrerriano. “El panorama es complejo. Son cada vez más las familias afectadas”, sostuvo la ministra de Desarrollo Social, Laura Stratta. La labor se centra en los centros de evacuados y en la contención de las familias que se fueron de sus hogares por sus propios medios.

A la situación ya existente en los últimos días se sumó la complicación en Concordia, Concepción del Uruguay, Gualeguaychú y Colón. Ahora buscan acelerar el proceso de implementación del programa de distribución de frazadas.  

Cada organismo, municipio y Junta de Gobierno, con sus recursos, ha realizado relevamientos de diferentes maneras, algunos los cuentan como familias otros como personas y de ahí las dificultades para poder cuantificarlas en concreto. De todos modos, de manera oficial, fue informado que en Gualeguaychú son más de 1.000 las personas afectadas por la inundación. Hay 180 familias evacuadas y más de 25 autoevacuadas. 

En tanto y a partir de los datos provistos por las áreas de Desarrollo Social de los municipios y las Juntas de Gobierno, los números de personas y familias afectadas son: en Concordia hay 60 familias evacuadas; en Ñancay (Departamento Islas del Ibicuy) son 15 familias evacuadas y 60 personas autoevacuadas; en Villa Paranacito son 58 las familias evacuadas y 435 las personas autoevacuadas; en Ibicuy hay cuatro familias evacuadas y 173 personas autoevacuadas, en Mazaruca (Departamento Islas del Ibicuy), son 128 las familias autoevacuadas; en ciudad de La Paz son 120 personas evacuadas y 200 autoevacuadas; en Colón hay 22 familias evacuadas; en Concepción del Uruguay son 67 familias y 156 las personas autoevacuadas; en Feliciano son 100 personas las autoevacuadas; en tanto que en El Quebracho de Santa Elena son 150 las personas evacuadas y 82 en igualdad de condiciones en esa misma ciudad.

En algunas ciudades con zonas aisladas como en Villa Paranacito la ayuda social debe llegar con lanchas que recorren el lugar para alcanzar las viviendas de cada vecino que todavía no se fue de su hogar. Mientras, otros se encuentran en centros destinados para alojarlos a la espera de que el río baje y les de una tregua. 

Desde la Casa de Entre Ríos en Buenos Aires informaron que enviaron a la provincia una total de 60 toneladas en donaciones durante los últimos 20 días que fueron destinados a las distintas ciudades afectadas. 

Gualeguaychú pasó a ser una de las más complicadas después del fin de semana. Al respecto, el intendente Esteban Martín Piaggio destacó  la actitud solidaria de la gente. “Es muy importante la cantidad y diversidad de donaciones”, sostuvo.

Como sea, los pronósticos indican que a partir de esta semana, la situación comenzará a mejorar.

***
Las barrancas de Diamante

Ediles de Cambiemos de Diamante plantearon su interés en que sean retomadas las gestiones para la estabilización de las barrancas del frente costero de esa ciudad y solicitaron gestiones a fin de obtener el financiamiento necesario.

Las barrancas en Diamante sufrieron deslizamientos como otras en la provincia, sobre todo en ciudades de la costa del río Paraná donde es Santa Elena la más preocupante al memento ya que son unas 500 viviendas las que están en peligro de derrumbarse. En Diamante, la preocupación está presente y los ediles solicitaron atender la problemática frente a los niveles de lluvia que provocaron una serie de movimientos que preocupan por los probables episodios que puedan producirse.

Comentarios