La Provincia
Miércoles 07 de Enero de 2015

Asistieron a damnificados en Bajada y Anacleto Medina

En Paraná llovió casi 40 milímetros. Se registraron viviendas anegadas y árboles caídos. La sensación térmica trepó a los 42º durante la tarde

La de ayer fue una jornada signada por el agobiante calor en la ciudad de Paraná: tanto se hizo sentir el verano que la  sensación térmica trepó a las 15 a 41,9º. Producto de la inestabilidad, cerca de las 18 se desató una intensa lluvia, con fuertes ráfagas de viento y que se extendió -por lo menos- hasta las 20. El fenómeno meteorológico causó un fuerte descenso de la temperatura: a las 19 el termómetro marcaba 21,3º, casi 20º menos que a la hora de la siesta. Como suele suceder en este tipo de circunstancias, el volumen de agua caído en tan poco tiempo hizo que algunas familias tuvieran que ser asistidas por organismos estatales. Desde la Dirección de Protección Civil del municipio confirmaron a UNO que -al cierre de esta edición- tuvieron que prestar colaboración en los barrios Bajada Grande, Anacleto Medina y Toma Nueva. Allí el personal de la repartición trabajó colocando bombas extractoras para que descendiera el nivel del agua.

 

Otro de los inconvenientes que se tuvo que atender fue por la caída de árboles en la zona céntrica de la capital provincial. Según precisaron desde la repartición oficial se registraron seis árboles caídos, los cuales tuvieron que ser cortados para evitar accidentes u otra contingencia. “Hasta anoche cayeron 39 milímetros en Paraná”, consignó un empleado de la dependencia. Por su parte la presidenta de la comisión vecinal de Los Arenales, Belén Núñez, dijo a UNO: “En el barrio no tuvimos problemas, porque el lunes se limpiaron los desagües y de esa manera se evitaron inconvenientes mayores”.

 


Las precipitaciones también se hicieron sentir en varias localidades entrerrianas. En el caso de La Paz, las lluvias provocaron anegamientos en diferentes puntos del casco céntrico: la más perjudicada fue la esquina de Berutti y Belgrano. La abundante cantidad de agua causó trastornos en el tránsito, obligando a los automovilistas a circular con precaución. En la localidad del norte entrerriano cayeron casi 15 milímetros.

 


En tanto, en Diamante el nivel de precipitaciones alcanzó los 29,4 milímetros. Esta situación obligó a suspender la cuarta noche del festival de Jineteada y Folclore. Las marcas pluviométricas también fueron importantes en otras localidades. En La Picada (Departamento Paraná) cayeron 61,2 milímetros, en el Departamento Victoria se registraron 45,6 milímetros. En la costa del Uruguay la zona más golpeada fue Gualeguaychú, pero Concepción del Uruguay no se quedó atrás: debido a las inclemencias climáticas tuvieron que evacuar a las primeras familias debido a la crecida del río Uruguay. La emergencia fue dada a conocer por Rocío Aranda, secretaria de Desarrollo Social de la Municipalidad, que en comunicación con LT 14  aseguró que el nivel del río se encuentra en 5,13 metros. La funcionaria indicó que el pico máximo de la creciente llegaría el domingo a la zona ribereña. Son tres las familias que debieron ser damnificadas,  todas oriundas del barrio Cantera 25. “Esto nos permite que las familias no tengan, en primera instancia, pérdidas materiales, la labor es en conjunto”, expresó. Por último, mencionó que la altura del río podría trepar los 6,50 metros.

 

 

Corrientes: decretaron emergencia

 


Desde la Municipalidad de Perugorría, en la provincia de Corrientes, confirmaron que “la intendenta Angelina Lesieux recibió la ordenanza del Concejo Deliberante que avala la declaración de emergencia hídrica y agropecuaria, y justamente está en Corrientes para presentar en el Ministerio de la Producción”. “Los ganaderos, sobre todo los más pequeños, tiene ya una pérdida de hasta el 50% de su ganado, mientras que los arroceros  están perdiendo a hoy,  entre el 20% y el 25% de su producción”, aseguró en diálogo con Salsa Mixta, Jorge Corona,  presidente del Concejo Deliberante de Perugorría, al comentar sobre las pérdidas que causaron las reciente lluvias y la crecida del río Corrientes en esa zona de la provincia. Se mostró optimista  ante las posibles lluvias venideras y recordó que “se tomaron las previsiones necesarias”, y reiteró que la asistencia a afectados continúa.

 

 “Por eso –dijo- nos pusimos en contacto con la gente que controla una de la represas más grandes de la zona, que es la de puesto Capitán de Oscuro, que contiene unas 2.000 hectáreas  de campo de agua, y hemos comprobado que han cerrado las compuertas de ingreso del Villanueva a la represa, por lo tanto, todas las lluvias que están por venir, la represa va a poder contener tranquilamente”, manifestó el concejal.

 

 

Al respecto recordó: “En 1998 esta represa se rompió dejando sumergida a la localidad de Paso Tala”, en más de dos metros de agua que produjo la pérdida total del ganado y el arroz de la zona, además de la pérdida de cuatro vidas humanas.

 

 

Retorno a casa

 

En este aspecto, Corona comentó que las familias evacuadas “en muchos casos volverán dentro de una semana por lo menos, a sus casas, más aún si ellas estuvieron sumergidas en las agua de la crecida. Primero debemos ver las condiciones de salubridad, ver si los pozos están aptos, limpiarlos, potabilizarlos, adecuarlos al consumo… ni hablar de los pozos ciegos, que deberán ser desobstruidos y limpiados”.

 

 “La única ayuda efectiva proviene de los módulos alimentarios de Desarrollo Social que nos facilitó Defensa Civil y de lo proveniente del municipio. Esperemos que la situación se normalice”, reflexionó.

 

 

 

Comentarios