Pais
Jueves 01 de Octubre de 2015

Aseguraron que una mujer conocida como "La llorona" camina por las calles de Santa Fe

Una lectora envió a Diario UNO Santa Fe imágenes de la mujer caminando por la ciudad. Según los que la vieron se trata de una persona que vaga sin rumbo mientras balbucea y llora, como la tradicional leyenda.

Una lectora de Diario UNO Santa Fe hizo llegar las imágenes que dan cuenta de que “La Llorona” está en Santa Fe. A través de distintos videos se puede ver como una mujer, de largos cabellos negros, a quien no se le ve la cara, deambula por las calles de distintos barrios de la ciudad.
Todos aseguran que se trataría de este legendario personaje ya que, quienes la pudieron ver, escuchan como la mujer balbucea y se siente que llora.
Según las imágenes registradas, el primer video es de barrio Los Hornos, de Santa Fe, la semana pasada, en horas de la madrugada.
En el segundo se la puede ver caminando por uno de los canteros centrales de la avenida Facundo Zuviría y Berutti, en barrio Nueva Pompeya, de Santa Fe.
La aparición de la llorona ya había sido noticia anteriormente en la provincia. Primero fueron vecinos de San Carlos Centro quienes relataron cómo una persona asustaba a quienes salían de trabajar en una fábrica por las madrugadas.
Luego fue el turno de la localidad de Rincón, donde los vecinos alertaron de su presencia y el municipio tomó recaudos ante la posibilidad de que la finalidad de la persona sea con fines delictivos.
La leyenda de “La Llorona”
La Llorona es un espectro del folclore hispanoamericano que, según la tradición oral, se presenta como el alma en pena de una mujer que asesinó o perdió a sus hijos, busca a estos en vano y asusta con su sobrecogedor llanto a quienes la ven u oyen. Si bien la leyenda cuenta con muchas variantes, los hechos medulares son siempre los mismos.
En Argentina: se dice que La Llorona era una mujer que mató a sus hijos arrojándolos a un río, por lo que se suicidó a causa del sentimiento de culpa. Se la describe como una mujer alta y estilizada vestida de blanco, a quien no es posible verle la cara y, en algunas ocasiones, tampoco los pies, de modo que parece que flota en el aire. Se aparece por los caminos emitiendo estremecedores lamentos que enloquecen incluso a los perros. En algunos relatos cumple la función de espíritu vengador al subirse a los caballos de los trasnochadores y matarlos de un helado abrazo mortal.
Es considerada un espíritu de malos presagios. Puede causar enfermedades a las personas, empeorar la condición de quienes ya están enfermos o traer desgracias a los seres queridos. En otros relatos se presenta como una mujer inofensiva que necesita consuelo y ayuda, por lo que despierta la piedad de la víctima, pero, cuando esta se acerca a consolarla, le roba todas sus pertenencias.
Fuente: unosantafe.com.ar

Comentarios